Consejos para cocinar con un horno de convección

Horno de convección.

El horno de convección te puede ahorrar mucho tiempo y energía en la cocina, pero antes, hay que aprender algunas cosas si lo estás usando por primera vez. Sigue estos consejos para una cocción por convección exitosa.

La diferencia entre la convección y los hornos convencionales

Es importante saber cómo cocinan los hornos de convección los alimentos. Un horno convencional utiliza calor radiante que viene de debajo y encima de los alimentos de la parte superior e inferior del horno. Por otra parte, un horno de convección lleva el aire caliente sobre y alrededor de la comida. Todo ese aire caliente que rodea la comida ayuda a cocinarla de manera uniforme y más rápidamente de lo que se puede lograr por métodos convencionales.

Los hornos de convección pueden ser de gas y eléctricos. Hay modelos eléctricos para encimera también.

Cómo utilizar un horno de convección

Al usar el horno de convección correctamente te aseguras de que tus esfuerzos al cocinar y hornear resulten perfectamente.

Tiempo y temperatura

En general, al usar el horno de convección disminuye la temperatura unos 25°F y/o acorta el tiempo de un 15% a un 30% para adaptar tu receta de horno convencional al horno de convección. Esto dependerá de la receta que quieras hacer. Por ejemplo, si una receta para un asado de carne pide cocinarla a 350°F por 2 horas en un horno común, en el mundo de la convección perfecta, se cocinaría a 325°F (25 grados menos) durante 84 minutos (30% menos de tiempo). Reduce el tiempo de cocción de platos como guisos, verduras y alimentos horneados en un 15%. Como siempre, utiliza un termómetro de cocina de lectura instantánea para comprobar la cocción.

Elige los recipientes correctos

Puesto que un horno de convección cocina los alimentos llevando aire caliente a ellos, tú no deseas que haya ninguna interferencia entre el aire y los alimentos. Esto significa usar recipientes de bordes bajos para cocinar alimentos que desprendan grasas y jugos, asegurándote de que el alimento no toque los lados de la bandeja de hornear, y permitiendo por lo menos unas 2 pulgadas de espacio por todos los lados entre la cacerola y el horno. Para las galletas y otros alimentos sin grasas o con jugos limitados, utiliza las bandejas sin bordes.

Material para utensilios de cocina

Ventilador horno de convección.

Cualquier utensilio de cocina se puede utilizar en hornos de convección, siempre y cuando haya espacio para que el aire circule alrededor de las cacerolas. Uno de los beneficios de la convección es que puede dorar los alimentos de la misma manera que las ollas de fierro fundido lo hacen. Sin embargo, siempre verifica con el fabricante de tus utensilios de cocina para asegurarte de que se pueden utilizar en un horno de convección.

Nunca cubras los estantes del horno con papel de aluminio u otro producto porque evitará que el aire circule libremente.

"Más vale prevenir que…"

Si utilizas papel para hornear en tus bandejas para hornear, las esquinas tendrán que ser ancladas con pesos para pastel o con algún otro método. De lo contrario, el aire del horno de convección los elevará hacia arriba de los alimentos, posiblemente arruinando la apariencia y evitando que se doren.

Familiarízate con el ventilador

La mayoría de los hornos de convección se pueden utilizar con el ventilador apagado, esencialmente convirtiéndolo en un horno convencional. Algunos modelos también ofrecen diferentes niveles de aire e instruyen cuándo cambiar de Aire Alto a Aire Bajo y qué alimentos se cocinan mejor bajo esas condiciones.

Pasa algún tiempo leyendo el manual que viene con tu horno para asegurarte de que entiendes exactamente cómo funciona.

Cuándo utilizar un horno de convección

Cuando se desea una corteza crujiente y dorada, o cuando se desea acortar el tiempo de cocción en un trozo grande de carne, utiliza un horno de convección. Otras ocasiones en las que tu horno de convección es ideal son:

  • Estofados: Cuando los alimentos se cocinan a fuego lento y cubiertos, un horno de convección es una buena opción, ya que puede reducir el tiempo considerablemente.
  • Asados: Los asados, el pavo y las verduras se cocinan más rápido y más uniformemente en un horno de convección. Además, el aire caliente los dorará y caramelizará la piel creando un sello que los mantendrá jugosos.
  • Ciertos alimentos horneados: Puesto que los alimentos se cocinan uniformemente en los hornos de convección, las instrucciones de recetas que recomiendan recipientes giratorios y cambios en los niveles de cocción pueden ser ignoradas. Las recetas con bases de grasas como las cortezas de pastel y las galletas que dependen del vapor para hacerlas esponjosas quedarán muy bien en los hornos de convección.
  • Deshidratación de los alimentos: Los hornos de convección producen excelentes resultados y toman mucho menos tiempo al hacer cueros de fruta, tomates secados al horno o simplemente deshidratar los alimentos en general. También es ideal para asar nueces y semillas y para secar merengues.

Cuando no usar un horno de convección

A pesar de que un horno de convección es más rápido, cocina más uniformemente y utiliza menos energía, hay momentos en que no deseas que el aire caliente sople en tu comida. Aquí están los alimentos que no se deben hornear en un horno de convección:

  • Pastelillos al vapor: Este tipo de pastelería se basa en el vapor para esponjar, pero el aire caliente soplando en ellos los hará sesgarse a un lado en lugar de levantarse altos y rectos.
  • Soufflés: Las delicadas claras de huevo batidas son las que hacen subir los soufflés. Cualquier movimiento leve, como el cerrar la puerta del horno o el aire caliente soplándoles, puede desinflarlos en un instante.
  • Pasteles: Los pasteles de tipo esponja, los de tipo ángel y los esponjados sin grasa o con casi nada de grasa necesitan ser tratados con pinzas, delicadamente. No con aire caliente que puede impedir que se levanten.
  • Panes: El jurado todavía está deliberando sobre el asunto, pero la mayoría de los panes que se basan en crecer al horno no quedarán bien en el horno de convección porque la corteza puede cocerse antes de que el interior se haya levantado totalmente. Los panes destinados a permanecer planos, como la focaccia y las galletas sin levadura o lavash, quedan bien en un horno de convección.

Cuándo sí y cuándo no

Al igual que con una mano de póker, uno debe saber qué alimentos cocinar en el horno de convección y que alimentos no. Esto es clave para una relación exitosa con este aparato de cocina que puede ahorrar tanto tiempo. Una vez que hayas pasado la etapa de experimentación y tengas una comprensión firme de esos conceptos, te sentirás más cómoda preparando ricos alimentos doraditos crujientes, cocinados más uniformemente en mucho menos tiempo.

Consejos para cocinar con un horno de convección