Náuseas durante el tercer trimestre

Pregnancy and nausea

Mientras que la náusea es más común en el primer trimestre del embarazo, también puede ocurrir en el tercer trimestre. La mayoría de las veces, las náuseas en lo último del embarazo, con o sin vómitos, no son causa de preocupación seria. Sin embargo, si presentas síntomas adicionales, podrías tener un trastorno más grave que requiera atención médica inmediata, incluyendo un parto inmediato.

Mareos matutinos en el tercer trimestre

Las náuseas en el tercer trimestre podrían deberse a la recurrencia o continuación de los mareos matutinos. A pesar de que por lo general desaparecen poco después del primer trimestre, algunas mujeres siguen teniendo los síntomas hasta el tercer trimestre del embarazo. Otras mujeres se ven libres de náuseas matutinas durante el segundo trimestre sólo para que recurran en la tercera.

Según un artículo monográfico del American College of Gastroenterology (Colegio Americano de Gastroenterología)(página 21):

  • La disminución de la motilidad del estómago y los intestinos contribuye a las náuseas y otros síntomas intestinales en el embarazo. La motilidad intestinal es aún más lenta en el tercer trimestre.
  • El retraso en el vaciado del contenido del estómago en el último trimestre puede traer de vuelta las náuseas del primer trimestre o empeorar tus mareos matutinos.
  • No se sabe a ciencia cierta si el aumento de la presión del útero, ahora más grande, en el estómago, juega algún papel.

Se cree que los altos niveles de hormonas durante el embarazo son la causa de la motilidad intestinal más lenta durante el tercer trimestre.

Cómo manejar tus síntomas

Tú puedes manejar las náuseas relacionadas con los mareos matutinos en el tercer trimestre, con los remedios sugeridos para los síntomas del primer trimestre. Esto incluye la dieta BRAT (bananas, arroz, compota de manzana y pan tostado), galletas saladitas, ginger ale y otros tratamientos, como las pulseras de acupresión.

Cuándo buscar ayuda

Si no recibes alivio de tus náuseas con los remedios anteriores en dos días, no dudes en hablar con tu obstetra acerca de esto. Esto es especialmente importante si:

  • Tus náuseas son graves o tienes vómitos
  • Si no puedes comer o beber adecuadamente
  • Si pierdes peso
  • Si sientes aturdimiento o mareos por deshidratación
  • Si notas disminución del movimiento de tu bebé
  • Si tienes otros síntomas que sugieran una causa diferente de tus náuseas, tal como dolor abdominal, dolor de cabeza, o disminución de la salida de orina

Acidez estomacal e indigestión

Si tienes acidez estomacal, también puedes sentir náuseas. La acidez estomacal se produce en 30 a 70 por ciento de las mujeres embarazadas y es más común en el tercer trimestre, de acuerdo con Maternal, Fetal, and Neonatal Physiology: A Clinical Perspective (Fisiología Materna, Fetal y Neonatal: Una Perspectiva Clínica) (página 426).

Heartburn during pregnancy

Los síntomas de acidez incluyen ardor en el pecho, náuseas e indigestión - por lo general empeora después de comer. Los síntomas son causados por reflujo de alimentos o fluidos ácidos desde el estómago hasta el esófago debido a:

  • Relajación del esfínter muscular entre los dos órganos
  • Mayor presión del útero contra el estómago

La náusea y otros síntomas pueden ser aún más molestos si también tienes una hernia hiatal, que es más común en el tercer trimestre y le ocurre al 15 o hasta al 20 por ciento de las mujeres embarazadas.

Cómo manejar tus síntomas

El manejo de lo síntomas incluye realizar los siguientes cambios:

  • Evitar los alimentos picantes.
  • Disminuir el consumo de cafeína.
  • No comer cerca de la hora de acostarse.
  • Elevar la cabeza de la cama al recostarse.

Cuándo buscar ayuda

Si no obtienes el alivio adecuado a tus síntomas con los cambios anteriores, consulta a tu médico o partera. Es posible que necesites otro tratamiento con antiácidos o medicamentos recetados, como cimetidina, ranitidina u omeprazol.

Inicio del trabajo de parto

Algunas mujeres experimentan náuseas, diarrea y otros síntomas intestinales cerca del inicio del parto, de acuerdo con el Maternity Nursing Care (Cuidado de Enfermería de Maternidad) (página 472). Otros síntomas o señales te ayudarán a averiguar si esta es la causa probable de tus náuseas, incluyendo:

  • Pérdida del tapón de mucosidad
  • Ruptura de la fuente de líquido amniótico
  • Contracciones uterinas y dolor de espalda
  • Presión pélvica

Si crees que estás en trabajo de parto, comunícate con tu médico o partera o ve al hospital. Ten en cuenta que si tienes dolor de vientre constante, que no se siente como contracciones, puede haber una explicación diferente para tus náuseas.

Apendicitis en el embarazo tardío

Las náuseas y los vómitos son síntomas comunes de apendicitis, que pueden ocurrir durante todo el embarazo, incluso durante el tercer trimestre. Según el artículo "Las complicaciones gastrointestinales en el embarazo", publicado por la Global Library of Women's Medicine ( Biblioteca Mundial de Medicina del 2008) (GLOWN), la apendicitis ocurre en 1 de cada 1000 embarazos.

Pregnant woman pain in side

Además de náuseas y vómitos, los síntomas incluyen:

  • Pérdida del apetito
  • Dolor abdominal
  • Calentura / fiebre

En el tercer trimestre, el dolor o sensibilidad abdominal podrían estar ubicados en la parte superior derecha, en lugar de la parte inferior del abdomen, lo que dificultaría un diagnóstico definitivo.

Manejo de la situación y posibles complicaciones

No dejes de ver a tu médico si tienes una combinación de los síntomas anteriores. El diagnóstico rápido y el tratamiento de la apendicitis son importantes para reducir el riesgo de complicaciones. El ultrasonido es el estudio de diagnóstico por imagen que se elige en estos casos.

El artículo de GLOWN señala que la remoción de un apéndice infectado es la cirugía más común realizada durante el embarazo por razones no obstétricas. Un retraso en el diagnóstico y la ruptura del apéndice antes de llegar a cirugía aumentará el riesgo de mortalidad materna del 5 por ciento al 20 por ciento. La tasa de mortalidad fetal aumenta del 4 por ciento a por lo menos un 30 por ciento.

Preeclampsia del embarazo

La Clínica Mayo enumera náuseas o vómitos entre los síntomas y señales de preeclampsia del embarazo. La preeclampsia es un trastorno grave que se desarrolla en algunas mujeres embarazadas que tienen presión arterial alta. Por lo general comienza después de 20 semanas de embarazo, pero es más común en el tercer trimestre.

Síntomas adicionales

Las primeras señales de la preeclampsia incluyen hinchazón en las extremidades y proteínas en la orina. Si desarrollas náuseas o vómitos en el tercer trimestre y presentas cualquiera de los siguientes síntomas adicionales, comunícate con tu médico de inmediato:

  • Hinchazón facial, especialmente alrededor de los ojos (edema periorbital)
  • Dolor abdominal, especialmente en el lado derecho de la parte superior del abdomen (cuadrante superior derecho)
  • Dolores de cabeza severos y cambios repentinos en tu visión
  • Disminución de la producción de orina

Estos síntomas indican empeoramiento de la condición y un mayor riesgo para ti y para tu bebé, incluyendo la muerte.

Complicaciones

La preeclampsia puede provocar eclampsia (convulsiones), aumentando el riesgo de:

  • Insuficiencia hepática e insuficiencia renal
  • Coágulos de sangre y líquido en los pulmones
  • Accidente cerebrovascular y coma

La preeclampsia/eclampsia severa puede conducir rápidamente a tu muerte y la de tu bebé. El parto inducido de inmediato es vital para disminuir las probabilidades de estos resultados.

Síndrome HELLP

Human Liver system

La náusea, que puede ir acompañada de vómitos, se presenta como un síntoma en el síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas, bajo recuento de plaquetas), uno de los varios trastornos hepáticos del tercer trimestre del embarazo. Estas condiciones del hígado pueden tener efectos adversos severos en tu bebé y en ti.

Según la monografía del American College of Gastroenterology (ACG) (Colegio Americano de Gastroenterología) citada en la parte superior del artículo (página 38), el síndrome HELLP se produce en alrededor del 0,1 por ciento de los embarazos, pero la incidencia aumenta hasta el 10 por ciento en mujeres embarazadas con preeclampsia.

Síntomas y señales

Además de náuseas y vómitos, los primeros síntomas y señales del síndrome HELLP pueden incluir:

  • Dolor abdominal medio superior
  • Sensibilidad en el hígado
  • Presión arterial alta

Si tienes el síndrome HELLP, tus análisis de sangre mostrarán evidencia de descomposición de los glóbulos rojos (hemólisis), altas enzimas hepáticas y disminución del recuento de plaquetas.

Complicaciones

No dudes en ir al hospital si tienes los síntomas anteriores aunados a las náuseas. Tú y tu bebé corren el riesgo de sufrir complicaciones importantes dependiendo de la gravedad de los síntomas y los resultados del laboratorio, entre ellos:

  • Existe el riesgo de presión arterial alta extrema y convulsiones (eclampsia), insuficiencia renal y problema de coagulación de la sangre.
  • Un pequeño riesgo de ruptura del hígado con la posibilidad de muerte para ti y para el bebé.
  • Tu bebé está en riesgo de retraso del crecimiento, parto prematuro, muerte fetal o de muerte post-parto.

Manejo del síndrome

El síndrome HELLP puede empeorar rápidamente en cuestión de una noche, por lo que el parto inducido de inmediato es esencial tan pronto como el diagnóstico se confirme. Si tu embarazo es de menos de 34 semanas, tu médico puede optar por darte medicamentos durante dos días para madurar los pulmones de tu bebé antes del parto.

Hígado graso agudo del embarazo

El hígado graso agudo por embarazo (AFLP), causado por la acumulación de ácidos grasos en el hígado, ocurre en menos del uno por ciento de los embarazos. Ocurre con mayor frecuencia entre las semanas 34 y 37 del embarazo, de acuerdo con Sleisenger y Fordtran en Gastrointestinal and Liver Disease (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas) (páginas 634 a 636).

Una deficiencia genética en una enzima que descompone los ácidos grasos en tu hígado y el hígado de tu bebé causa la AFLP. Las necesidades del feto en el tercer trimestre pueden abrumar a esta enzima, llevando al aumento de los ácidos grasos en tu hígado.

Síntomas y señales

La acumulación de ácidos grasos en el hígado pueden causarte:

  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal superior medio (epigástrico)
  • Dolor abdominal superior derecho (cuadrante superior derecho)
  • Ictericia (color amarillento de los ojos y la piel) y otras señales de insuficiencia hepática

Complicaciones

La AFLP puede aumentar las enzimas hepáticas causando daños irreversibles en el hígado, esto puede generar aún más complicaciones y hacer necesario un trasplante de hígado. También puedes desarrollar presión arterial alta, insuficiencia renal y problemas de coagulación de la sangre. El trastorno también puede conducir a la muerte del bebé.

Manejo de la situación

Si tienes la combinación de síntomas anterior llama a tu médico o ve al hospital inmediatamente. El parto inducido inmediato podría ser vital tan pronto como el diagnóstico se confirme. Antes de que tu hígado falle o que tu bebé muera.

Colestasis intrahepática del embarazo

La colestasis intrahepática del embarazo (IHCP) es más común en el tercer trimestre y ocurre en menos del uno por ciento de los embarazos, según la monografía ACG antes mencionada (página 36). Con el IHCP, los ácidos biliares se acumulan y dañan el hígado.

Síntomas

Pregnant woman scratching belly

El IHCP provoca los síntomas siguientes:

  • Picazón severa de la piel (el sello distintivo del trastorno)
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal e ictericia

El análisis de sangre revelaría que tu enzima hepática la fosfatasa alcalina y tus ácidos biliares están a niveles muy altos.

Complicaciones

El trastorno es rara vez tan perjudicial como el AFLP, pero la picazón puede ser insoportable. Obtendrás alivio de tus síntomas luego de un día o dos después del parto. El IHCP puede ser más perjudicial para tu bebé que para ti. Los efectos adversos en tu bebé incluyen un mayor riesgo de un parto prematuro, pase de meconio y muerte fetal.

Manejo de la situación

Consulta a tu médico tan pronto como sea posible si tienes los síntomas anteriores. Debido a los riesgos, la recomendación es un parto inmediato si estás a término. Si estás a menos de 34 semanas y tú y tu bebé están estables, se recomienda un monitoreo fetal por 48 horas hasta que los pulmones del bebé maduren.

Plan general para manejar la situación

Las náuseas en el tercer trimestre pueden conducir a la mala ingesta de alimentos y líquidos. Algunas causas pueden afectar seriamente tu bienestar y el de tu bebé. El plan de acción dependerá de la gravedad de tus náuseas, síntomas adicionales y la causa subyacente.

  • El primer paso es evaluar tu salud y la de tu bebé.
  • El siguiente paso es controlar las náuseas y mejorar la ingesta de líquidos y nutrición según sea necesario y apropiado en acuerdo a tu diagnóstico.
  • Otros pasos incluyen el diagnóstico de la causa de las náuseas para guiar las opciones de tratamiento adicionales
  • Otro manejo podría incluir cirugía o planes para inducir el parto.

Presta atención a todos tus síntomas

Presta atención a la gravedad de tus náuseas y ten en cuenta cualquier otro signo o síntoma que pueda indicar que tienes un problema serio. Debido a que algunas causas de náuseas en el tercer trimestre pueden ponerte a ti y a tu bebé en riesgo, no dudes en comunicarte con tu médico si no te sientes bien.

Náuseas durante el tercer trimestre