¿Cómo luce la mucosa cervical después de la ovulación?

Gynecology visit

Poco después de la ovulación, la mucosa cervical comienza a experimentar cambios específicos que hacen que se vea y que funcione marcadamente diferente a como lo hizo durante la primera mitad de tu ciclo menstrual. Estos cambios en la mucosidad pueden serte útiles si estás tratando de hacer un seguimiento de tu ovulación y de otras señales de fertilidad.

Efecto de la ovulación en la mucosa cervical

Menstrual cycle graph

Alrededor de un día después de ovular, puedes comenzar a notar menos secreciones en tu área vaginal externa (vulva), o en tu ropa interior. Esto se debe a que tus secreciones cervicales previamente claras y acuosas comienzan a disminuir en cantidad y se vuelven más gruesas y más turbias y cremosas. Según un artículo de la Biblioteca Mundial de Medicina de la Mujer, estos cambios ocurren a medida que aumenta la secreción ovárica de progesterona después de la ovulación.

La diferencia en los dos tipos de mucosidad se ilustra en las figuras 11.2 y 11.3 en el libro de texto, The Cervix, (página 159). La mucosidad posterior a la ovulación podría verse rojiza, rosada o pardusca en lugar de cremosa en algunas mujeres. Esto se debe a una pequeña cantidad de sangrado uterino que puede generarse por las fluctuaciones hormonales en el momento de la ovulación.

Progresión de cambios

Durante el resto de la segunda mitad de tu ciclo menstrual (fase lútea), a medida que tu nivel de progesterona aumenta, los cambios en la cantidad de mucosidad, el aspecto y la textura continúan progresando. Tu mucosa cervical:

  • Se vuelve más gruesa y parece más turbia
  • Se siente más pegajosa y gomosa
  • Se vuelve más difícil de estirar como un hilo cuando se intenta hacerlo entre dos dedos (el spinnbarkeit)

Aproximadamente una semana después de la ovulación, cuando tu nivel de progesterona está en su nivel más alto, puedes ver poca o ninguna mucosidad en tu ropa interior. Las infecciones o procedimientos en el cuello uterino pueden causar cicatrices y disminuir la producción de mucosidad durante todo el ciclo.

El efecto de los cambios en la concepción

Los cambios en la mucosa cervical hacen difícil que los espermatozoides penetren y naden hacia el útero después de la ovulación y durante el resto de la fase lútea. Esto hace que sea poco probable para ti concebir 24 horas después de la ovulación.

La Mucosa Cervical Antes de la Ovulación

En contraste con el periodo posterior a la ovulación, en la primera mitad de tu ciclo menstrual, la mucosa cervical es controlada por el estrógeno ovárico. En los primeros días después de tu período, cuando tu nivel de estrógeno es bajo, tendrás sólo una escasa cantidad de mucosa pegajosa, blanquecina o cremosa.

A medida que aumenta el nivel de estrógeno, las glándulas cervicales segregan cantidades crecientes de mucosidad. De acuerdo con The New Harvard Guide to Women's Health (Nueva Guía de Harvard para la Salud de la Mujer) (página 403), verás que tus secreciones se vuelven más y más:

  • Acuosas y resbaladizas
  • Delgadas y transparentes, con la apariencia de claras de huevo cruda (llamada mucosa cervical clara de huevo)
  • Fácil de estirar cinco centímetros o más entre dos dedos antes de que se rompa

En The Ovulation Method (El método de la ovulación) (página 9), se indica que el pico de estas características se produce justo antes de la ovulación. Esta mucosidad fértil totalmente estrogenizada permite que los espermatozoides se muevan fácilmente a través de tu útero.

Comprobación de la mucosa cervical

Puedes comprobar las propiedades de tu mucosa cervical en la vulva, ropa interior o papel higiénico después de limpiarte. También puedes recoger algo de mucosidad de tu vagina para examinarla de la siguiente manera:

  1. Female cervix
    Inserta un dedo limpio dentro de tu vagina hasta tocar tu cuello uterino, que se sentirá firme como la punta de la nariz.
  2. Suavemente trata de recoger algo de mucosidad de debajo del cuello uterino y saca el dedo de tu vagina.
  3. Examina la cantidad y la apariencia de la mucosa.
  4. Prueba el spinnbarheit viendo hasta dónde puedes estirar la mucosidad entre el pulgar y el dedo índice.
  5. Si llevas una gráfica de fertilidad, registra tus hallazgos.

Comprobar la coincidencia de las señales de los efectos de las hormonas en tu mucosa cervical con otros factores, como la temperatura corporal basal, puede ayudarte a ubicar cuando estás más fértil y cuando ovulas. La mucosa cervical es más fácil de evaluar si un médico toma una muestra directamente de tu cuello uterino.

Otras señales a tener en cuenta

Otros cambios de tu mucosa cervical pueden dificultar la evaluación de los efectos normales de tus hormonas. Estas señales pueden ser indicios de inflamación o infección bacteriana o fúngica en la vagina o el cuello uterino, en incluyen:

  • Olor desagradable
  • Color amarillento o verdoso
  • Apariencia gruesa y grumosa como de requesón
  • Mucosidad más viscosa o más espesa que lo normal
  • Secreción copiosa de color crema

La comezón vaginal y el ardor a menudo acompañan a estas señales en el caso de una infección. No te olvides que el semen, los espermicidas u otros medicamentos en la vagina, asi como las duchas vaginales también pueden cambiar el aspecto de la mucosidad que ves.

Observaciones útiles

Después de la ovulación la mucosa cervical luce muy diferente de la mucosidad justo antes de ovular. Observar estos cambios específicos, causados por el ciclo normal de tus hormonas, puede ayudarte a averiguar cuándo te encuentras más fértil y cuando ya has ovulado. Esto te ayudará a programar los tiempos del coito si estás tratando de concebir o de evitar un embarazo.

¿Cómo luce la mucosa cervical después de la ovulación?