Concepción e infecciones del tracto urinario

Tratamiento de la ITU

No hay evidencia de que las infecciones en el tracto urinario inferior (ITUs) en una mujer afecten su capacidad de concebir, pero las infecciones del tracto superior (riñón) sí podrían. Lo que sí querrás tener en cuenta es que las infecciones en la pareja masculina pueden afectar su fertilidad. Además, una vez que estés embarazada, las ITU pueden causar problemas para la madre y el bebé.

ITU femeninas y la capacidad para concebir

Las infecciones urinarias son comunes en las mujeres. Aunque el tracto urinario inferior - vejiga y uretra - están a un lado del tracto reproductivo, una leve ITU en una mujer no es un problema conocido para la concepción. No hay reportes de bacterias que se propaguen desde el tracto urinario para infectar el tracto reproductivo, aunque sí puede ocurrir lo contrario.

Específicamente, una infección del tracto urinario no afecta a ninguno de los siguientes pasos en la fertilidad:

  • La capacidad de los espermatozoides para alcanzar el óvulo en la trompa de Falopio
  • Los procesos por los cuales un espermatozoide penetra y fertiliza el óvulo en el tubo
  • La capacidad del embrión inicial para alcanzar el útero e implantarse en el revestimiento

Infección renal

Ten en cuenta que si una infección en el tracto urinario inferior (vejiga) no es tratada adecuadamente, esta podría progresar para infectar el tracto superior y los riñones. Una infección renal (pielonefritis) puede dañar los riñones o propagarse a través de la circulación de la sangre a otras partes de tu cuerpo.

En última instancia, la enfermedad renal crónica puede afectar tu salud y el proceso de la ovulación haciendo más difícil el poder concebir. Por lo tanto, es importante, que si tienes síntomas de una ITU, la hagas diagnosticar, y trates la infección rápidamente.

Infecciones urinarias, infecciones del tracto reproductivo y concepción

Infección urinaria

Ten cuidado de no confundir tus síntomas de infección del tracto reproductivo con los de una ITU. Si tienes problemas para quedar embarazada y tienes síntomas recurrentes que sugieren una ITU, consulta a tu médico.

Un análisis de tus síntomas puede determinar si una infección de transmisión sexual (ITS) es la causa de tus dificultades de concepción en lugar de una ITU. Las infecciones en el tracto genital femenino son conocidas por causar daño en el cuello uterino, el útero, las trompas y los ovarios. De acuerdo con un artículo de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. estos daños pueden afectar gravemente la capacidad de concebir.

Síntomas similares

Ten en cuenta que una infección pélvica puede causar síntomas similares a los de una ITU, incluyendo:

  • Necesidad constante de orinar y el ardor al orinar
  • Sensación de malestar o presión en la vejiga
  • Molestias, presión o dolor en las áreas de la uretra, la vagina o los órganos pélvicos

Un examen médico y pruebas de laboratorio pueden revelar el diagnóstico correcto para que puedas obtener el tratamiento adecuado para cualquiera de los dos problemas.

Efecto de la ITU en el embarazo

La incidencia de infecciones del tracto urinario aumenta durante el embarazo debido a cambios en el tracto urinario. La mayor probabilidad de que las bacterias se acumulen en el tracto urinario y causen una ITU comienza poco después de quedar embarazada.

No hay riesgo para ti si intentas concebir mientras tienes una ITU. Sin embargo, una vez que estés embarazada, una ITU, o bacterias en tu orina aún sin una infección (bacteriuria asintomática), aumenta el riesgo de malos resultados del embarazo. En base a lo publicado en un artículo por American Prenancy Association (Asociación Americana del Embarazo), una ITU durante el embarazo incrementa el riesgo de:

  • Un aborto espontáneo antes de las 20 semanas de embarazo
  • Lento crecimiento fetal
  • Contracciones uterinas y comienzo del parto antes del término (37 semanas de gestación)
  • Nacimiento prematuro y bajo peso al nacer
  • Infección renal (pielonefritis) en la madre
  • Trastornos de la presión arterial alta del embarazo y la preeclampsia

Prevención y tratamiento

Mujer embarazada

Si estás tratando de concebir y te preocupa tu fertilidad, lo mejor es prevenir cualquier posible fuente de infección que pueda interferir con la concepción o el embarazo. Para evitar una ITU, bebe suficiente agua, vacía la vejiga tan pronto como tengas ganas de hacerlo, y ten cuidado de evitar contaminar tu uretra con bacterias cuando te limpies después de orinar.

Tratar la ITU prontamente

Para disminuir riesgos al inicio del embarazo es importante identificar y tratar cualquier ITU antes de concebir. Una infección puede tratarse fácilmente con antibióticos.

Muchas mujeres quedan embarazadas mientras toman antibióticos para una ITU sin ningún daño al feto. Puedes tomar con seguridad cualquier antibiótico utilizado para tratar las ITUs mientras intentas concebir. La mayoría de los antibióticos también son seguros de tomar durante el embarazo.

ITU masculina y concepción

A diferencia de las mujeres, una infección en el tracto urinario masculino puede afectar la fertilidad masculina y la concepción. Debido a la estructura de los sistemas reproductivos y urinarios masculinos, los organismos en la vejiga y la uretra del hombre pueden propagarse a su aparato reproductor.

La propagación de bacterias a la glándula prostática y otras estructuras reproductivas puede reducir el recuento de espermatozoides, disminuir la motilidad del esperma y otros factores del semen, que pueden causar infertilidad masculina si no se trata.

No ignores tus síntomas

No ignores síntomas en la vejiga o la pelvis, especialmente si estás tratando de quedar embarazada. Aunque es improbable que las ITU causen problemas con la concepción, el tratamiento a tiempo disminuye los riesgos durante el embarazo. Además, anima a tu pareja a obtener una evaluación y tratamiento para proteger su fertilidad si él presenta síntomas de una ITU o una ETS.

Concepción e infecciones del tracto urinario