Plantillas gratuitas pre-escritas para fideicomiso y testamento

Lic. Amy Newman
Chica llenando planillas

Las plantillas de fideicomiso en vida pueden ayudarte a realizar un testamento o un fideicomiso en vida revocable. Estos documentos no solo te permiten dictar quién recibirá tu patrimonio a tu muerte, sino que también le dan a tu familia la tranquilidad de saber que están llevando a cabo tus deseos finales.

Cómo usar estas plantillas

Las plantillas a continuación pueden ayudarte a crear un testamento o un fideicomiso vital revocable. Estas plantillas están diseñadas para patrimonios simples y directos. Puedes personalizarlos para nombrar quién recibirá tus bienes tangibles y personales así como el residuo (todo lo demás). Simplemente llena la información apropiada e imprímelos para luego firmarlos ante un notario.

  • Para descargar un formulario, simplemente da un clic en la imagen del formulario que desees. Esto abrirá una caja para que guarde el formulario en tu computadora. A continuación, puedes abrir el documento guardado desde tu ordenador y modificarlo según sea necesario.
  • Si estás creando un fideicomiso vital revocable, también debes completar la plantilla de Última Voluntad y Testamento e incluir el nombre del fideicomitente, del fideicomiso, del fiduciario y del fideicomisario en la cláusula de residuo de tu testamento.

Ejemplo de un fideicomiso revocable

Un fideicomiso en vida revocable es un documento creado durante la vida del otorgante (la persona que crea el fideicomiso, a veces llamado el fideicomitente). El otorgante actúa como fideicomisario (beneficiario) del fideicomiso y conserva el control total de los activos del fideicomiso durante toda su vida. Al fallecer el otorgante, los bienes restantes del fideicomiso se distribuyen de acuerdo con los términos del fideicomiso, de la misma manera que se distribuyen bajo una última voluntad y testamento.

Ventajas de un fideicomiso en vida

Un fideicomiso en vida es una opción atractiva para las personas con activos sustanciales, o para aquellos que quieren que los detalles de su patrimonio se mantengan privados. A diferencia de un testamento, los fideicomisos revocables no están sujetos a validación testamentaria a la muerte del otorgante, por lo que el documento de fideicomiso no se hace público. Además, la ausencia de un testamento significa que tu patrimonio enfrentará menos costos, a saber, los honorarios de los abogados, asociados con la administración de un patrimonio.

Otra ventaja de un fideicomiso en vida es que te permite seleccionar quién administrará el fideicomiso y, por lo tanto, administrar tus finanzas, en caso de que tú quedes incapacitado y no puedas manejar tus asuntos financieros. Si tú no tienes documentos con las necesarias previsiones y por alguna razón quedas incapacitado, el tribunal tendrá que nombrar a alguien para que se encargue de tus asuntos, y siempre existe la posibilidad de que la persona que se presente para ser nombrado no sea la persona que tú hubieras elegido.

Desventajas de un fideicomiso en vida

La mayor desventaja de un fideicomiso en vida es que tú debes recordar transferir todos tus activos al fideicomiso. Esto significa la ejecución de escrituras para transferir la propiedad de tu casa y otros bienes raíces al fideicomiso, cambiar los títulos de los vehículos, cambiar el propietario de todas las cuentas de cheques, ahorros y otras cuentas de inversión, y asignar todos los bienes personales al fideicomiso. Si tú te quedas con algunos bienes a tu nombre en el momento de tu muerte, existe la posibilidad de que tu fideicomisario tenga que efectuar trámites legales con ese patrimonio para transferir estos bienes al fideicomiso.

Esto significa que a pesar de que hayas creado un fideicomiso, todavía necesitarías ejecutar un testamento en caso de que se te hubiera olvidado transferir cualquier propiedad al fideicomiso. Este testamento también es conocido como "testamento de vertido", simplemente deja todos los bienes a tu fideicomiso.

Ten en cuenta que la colocación de activos en un fideicomiso revocable no elimina la necesidad de pagar impuestos federales y estatales sobre el patrimonio. Simplemente evita la necesidad de la legalización de un testamento.

Última voluntad y testamento

Un testamento es un documento legal que describe cómo el testador (la persona que realizó el testamento) quiere que se distribuyan sus bienes al momento de su muerte. También le permite seleccionar un representante personal, o albacea, para que se encargue de la administración de su patrimonio. Si tú mueres sin un testamento, la ley estatal dicta quién recibirá tus bienes y en qué proporciones.

Tu testamento debe estar firmado por ti, frente a por lo menos dos testigos, y también notariado. Si tú no firmas delante de testigos, o si tú no consigues que el testamento sea notariado, todavía podría ser posible que tu representante personal lo pudiese someter al proceso de legalización de testamento. Pero requerirá procedimientos judiciales costosos, y no hay garantía de que el tribunal lo admita, lo que significa que de no dejar por escrito tu última voluntad, tu patrimonio se distribuirá de acuerdo con la ley estatal.

Ventajas de un testamento

Para la mayoría de las personas, un testamento es un documento relativamente sencillo. Si el patrimonio es simple - todos los bienes van a tu cónyuge o pareja y luego a tus hijos (o un pequeño grupo similar de beneficiarios), directamente y no en fideicomiso - es poco probable que la legalización testamentaria sea difícil o costosa.

Tampoco hay necesidad de cambiar la propiedad de ningún activo como la hay en los casos en los que se crea un fideicomiso en vida. Esto significa que no hay costos adicionales asociados con la ejecución de un testamento, ya que no tendrás que redactar ni archivar escrituras u otros documentos de propiedad.

Desventajas de un testamento

Una vez registrado, notariado y admitido un testamento en el Registro Público de Sucesiones y Testamentaría, este se convierte en un documento público. Esto significa que cualquier persona dispuesta a ir a la corte local puede sacar tu registro de legalización de un testamento y ver a quién le dejaste (o no le dejaste) tu patrimonio, y cuánto dinero tenías.

También es mucho más fácil impugnar un testamento que un fideicomiso. El representante personal debe notificar a los parientes más cercanos del fallecido (generalmente el cónyuge y los hijos) que la sucesión está siendo admitida a sucesión, y quiénes son los beneficiarios. Esto no es un problema si tu cónyuge o hijos están listos para heredar tu patrimonio.

Si tu cónyuge o hijos no están listos para heredar tu patrimonio, la notificación a los parientes más cercanos puede ser un problema porque la notificación también incluye los nombres de los beneficiarios. Tu hijo puede no estar contento de ver que dejaste todo su patrimonio a la caridad y puede tratar de impugnar tu testamento o intentar anularlo. El fideicomisario de un fideicomiso en vida, por otro lado, no está obligado a proporcionar a los familiares del fallecido ninguna información sobre la distribución de los activos del fideicomiso.

Cómo obtener un abogado de planificación patrimonial

Ni la Última Voluntad y Testamento ni las plantillas de Fideicomiso en Vida Revocable crean fideicomisos adicionales para menores de edad que podrían recibir herencia. Si bien, el documento le da al representante personal o fiduciario la autoridad para crear un fideicomiso para retener la herencia del menor, si deseas que la herencia de tu hijo se mantenga en un fideicomiso, debes buscar el asesoramiento de un abogado experimentado en planificación patrimonial que pueda ayudarte a redactar el fideicomiso para que se ajuste a tus necesidades.

También puedes utilizar fideicomisos si estás casado y tienes hijos de un matrimonio anterior. Un abogado experimentado en planificación patrimonial puede ayudarte a redactar un fideicomiso que le permitirá a tu actual cónyuge beneficiarse de tu patrimonio y que la mayor parte del mismo pase a tus hijos al momento de tu muerte.

Estas plantillas tampoco proporcionan protección para evitar o minimizar los impuestos federales o estatales sobre el patrimonio. La mayoría de los patrimonios simples nunca pagarán impuestos sucesorios; en 2015, la exención del impuesto sucesorio federal es de $5.43 millones, lo que significa que tu patrimonio solo pagará impuestos sucesorios si su valor excede esa cantidad. Sin embargo, si tú tienes un patrimonio considerable, necesitarás consultar a un abogado experimentado en planificación patrimonial.

Comienza a planificar ahora

Si deseas asegurarte de que tu patrimonio se distribuya de acuerdo con tus deseos cuando mueras, debes comenzar a planificar ahora. Estas plantillas gratuitas pueden ayudarte a poner tus asuntos en orden y dar tranquilidad tanto a ti como a tu familia.

AVISO:

Este artículo es una traducción -sin efecto legal alguno- exclusivamente informativa del original (también informativo) en inglés publicado en Lovetoknow.com (Free Forms for Living Trust and Will). Para todos los efectos que se deriven de la lectura e interpretación del mismo queda establecido que será el artículo original, en su propio contexto e idioma original, el que prevalecerá siempre y bajo cualquier circunstancia por sobre esta y cualquier otra traducción informativa.

Así mismo hacemos del conocimiento del lector que las leyes, secciones y subsecciones mencionadas, pueden perder vigencia y pasar por modificaciones de todo tipo en cualquier momento. Para mayor información, leer la propia ley actualizada, secciones y subsecciones pertinentes en su versión original actualizada y vigente en el propio código legal de la correspondiente jurisdicción.

Plantillas gratuitas pre-escritas para fideicomiso y testamento