Congelar el alimento para el bebé

Lic. Stacy Zeiger
Puré de verduras congeladas

Preparar y congelar alimentos caseros para bebé es una forma de asegurarte que tu bebé reciba una nutrición adecuada y puede ayudarte a ahorrar mucho dinero. Sin embargo, congelar los alimentos para bebé no es tan simple como hacerlos puré y guardarlos en el congelador. Si vas a congelar la comida para bebés, necesitas saber lo básico sobre qué es lo que se congela bien, qué tamaño de porciones hacer y asegurarte de que la comida siga siendo segura para que tu bebé la coma.

Congelar alimentos para bebés

Congelar comida casera para bebés es bastante simple cuando sabes lo que estás haciendo. Una vez que hayas hecho comida para bebés, es relativamente fácil congelarla.

  • Verter la comida del bebé en recipientes estériles para congelar.
  • Dejar que los alimentos se enfríen a temperatura ambiente antes de colocarlos en el congelador.
  • Nunca dejar la comida a temperatura ambiente por más de dos horas.

Alimentos para congelar en puré

Si planeas congelar alimentos para el bebé, comienza con algunas de las siguientes frutas y verduras que no pierden mucho ni en su forma ni en su sabor o textura cuando se congelan en forma de puré:

  • Patatas dulces
  • Chícharos
  • Coliflor
  • Arándanos
  • Brócoli
  • Guindas o cerezas
  • Las remolachas
  • Zanahorias
  • Calabacita zucchini
  • Fresas
  • Frijoles y lentejas
  • Calabaza

Alimentos que no se congelan bien

Si bien la congelación de los alimentos para bebé te dan la oportunidad de introducir una variedad de alimentos a tu bebé de manera regular, no todos los alimentos se congelan bien. Ciertos alimentos se vuelven marrones o acuosos cuando se congelan y pueden cambiar de textura y sabor. Los alimentos que no se congelan bien incluyen:

  • Plátanos
  • Peras
  • Ciruelas
  • Aguacates
  • Albaricoques
  • Peras
  • Kiwis
  • Pepinos

Alimentos para congelar en trozos

Algunas frutas y verduras que no se congelan bien en forma de puré pueden congelarse bien en otra forma, lo que te permite descongelarlas y hacerlas puré para hacer una porción o dos de alimentos caseros para bebé rápidamente. Los siguientes alimentos pueden ser cortados y congelados en trozos. Descongela y hazlos puré cuando estés lista para usarlos:

  • Melón
  • Mangos
  • Papayas
  • Nectarinas
  • Duraznos
  • Espárragos
  • Brócoli
  • Berenjenas
  • Frijoles
  • Carne de res
  • Aves
  • Pescado
  • Tofu
  • Carne de cerdo

Otros alimentos para congelar

También puedes congelar otros alimentos en diferentes formas que los purés o trozos. Por ejemplo, puedes:

Guisantes de jardín congelados
  • Preparar manzanas en salsa de manzana y congelar.
  • Congelar las uvas enteras o cortadas por la mitad.
  • Congelar el arroz, la quinua y los fideos ya preparados y hacerlos puré después de descongelarlos.
  • Congelar el maíz entero cocido y descongelar antes de hacer puré.
  • Congelar los guisantes enteros crudos, y cocinarlos y hacerlos puré una vez descongelados.
  • Congelar la avena cocida y hacerla puré una vez descongelada.

Los alimentos comerciales para bebés también se pueden congelar

También puedes congelar purés comprados en la tienda. Sin embargo, la mayoría de los recipientes que contienen los purés comprados en la tienda no están diseñados para ser congelados. Los frascos de vidrio para alimentos para bebés pueden romperse en el congelador a medida que los alimentos se expanden y los recipientes de plástico no están diseñados para preservar bien los alimentos. Si planeas congelar los purés comprados en la tienda, transfiere el puré a recipientes estériles que sí se pueden congelar.

Congelar las sobras de alimentos

A veces, tu bebé no come toda su comida. Si tienes sobras constantemente, toma las siguientes precauciones:

  • Descongela solo la porción de comida que sabes que tu bebé va a comer.
  • Si estás utilizando alimentos comerciales y sabes que el bebé no come un frasco entero, vierte una pequeña cantidad en un tazón y alimenta a tu bebé con eso.
  • No vuelvas a congelar la comida si ya ha sido congelada antes.
  • Desecha cualquier alimento en el que hayas sumergido una cuchara usada.
  • Si tienes restos de comida comercial en frascos, colócalos en uno de los recipientes mencionados aquí antes de congelarlos.

Recipientes para congelar alimentos para bebés

Para repartir los alimentos para bebés antes de que se congelen y ayudar a conservar los nutrientes, debes usar recipientes especiales y estériles para congelar los alimentos del bebé.

Bandejas de cubitos de hielo

Las bandejas de cubitos de hielo ofrecen la manera perfecta de hacer la porción de la comida para el bebé. Puedes verter la comida directamente en la bandeja de cubitos de hielo, cubrirla con una envoltura de plástico y congelarla. Una vez que los cubos están congelados, puedes transferirlos a un recipiente más compacto, como bolsas plásticas para congelar.

Moldes de magdalenas

Los moldes para muffins, incluidos los mini moldes para muffins o los moldes para muffins de silicona, funcionan de manera similar a las bandejas de cubitos de hielo. Una vez congeladas, las porciones se pueden transferir a una bolsa de plástico para congelador o un recipiente de plástico con tapa.

Bolsas de plástico para congelador

Las bolsas plásticas para congelar, especialmente las del tamaño de un galón, te permiten congelar múltiples porciones de alimentos para bebés sin ocupar mucho espacio en el congelador. Si almacenas alimentos para bebés en bolsas de plástico para congelar, etiquétalos claramente con el tipo de alimento y la fecha. No tienes que descongelar toda la bolsa de una vez. Simplemente retira las porciones que necesitas y guarda el resto en el congelador.

Bandejas para hornear galletas

Si no tienes bandejas de cubitos de hielo, puedes congelar porciones de comida para bebés en una bandeja para hornear galletas. Cubre la hoja con papel de cera o pergamino. Llena una bolsa de plástico con el puré y corta una esquina de la bolsa. Exprime montículos de puré en la bandeja para galletas, luego colócalos en el congelador. Cuando estén congelados, transfiere los montículos a una bolsa de plástico para congelar.

Contenedores especiales

También puedes comprar recipientes especiales diseñados para congelar alimentos para bebés. Algunos de los productos más populares incluyen:

¿Cuánto tiempo congelar?

Los alimentos congelados para bebés debenconsumirse un mes después de la congelación.

Consejos para congelar alimentos

Alimentos congelados recetas vegetales

Al congelar alimentos para bebés, considera los siguientes consejos:

  • Asegúrate de que tus manos estén limpias cuando congeles los alimentos para bebé.
  • Lava y esteriliza los recipientes y las tapas en el lavaplatos antes de usarlos.
  • Etiqueta claramente los alimentos con su contenido y la fecha en que están congelados.
  • Mantén los alimentos congelados para bebé bien sellados

Uso de alimentos congelados para bebé

Una vez que hayas congelado la comida de tu bebé, es relativamente fácil usarla cuando estés lista.

Descongelando los purés congelados

Cuando llegue el momento de usar tu comida para bebé congelada, debes descongelarla primero.

  • Los alimentos para bebés descongelados solo duran hasta tres días en el refrigerador, así que solo descongela lo que sabes que usarás.
  • Si planeas usar la comida para bebés en el transcurso de unos pocos días, puedes transferirla a un frasco o recipiente pequeño de plástico con tapa y dejar que se descongele en el refrigerador.
  • Si deseas usar los alimentos para bebé de inmediato, puedes descongelarlos a fuego lento en la estufa o colocarlos en un recipiente apto para microondas en incrementos de 15 segundos hasta que alcance la temperatura y la consistencia que deseas.

Congelar de nuevo los alimentos congelados para bebés

Nunca debes volver a congelar un alimento para bebé casero o comercial una vez que se haya descongelado.

  • Cualquier alimento para bebés que se haya descongelado y no se haya utilizado dentro de los tres días debe desecharse por la seguridad de tu bebé.
  • La única excepción es si la comida no fue cocinada o hecha puré antes de ser congelada. Luego se puede volver a congelar y descongelar una vez más.

Precauciones de seguridad

Toma las siguientes precauciones de seguridad al congelar alimentos para bebé:

  • Vuelve a calentar los alimentos a una temperatura interna de 165 grados para tu seguridad y luego deja que se enfríen antes de dárselos de comer a tu bebé.
  • Evita descongelar los alimentos para bebés a temperatura ambiente o en agua estancada, ya que puede hacer que crezcan bacterias dañinas.
  • Si usas un horno de microondas u otra fuente de calor para descongelar la comida de tu bebé, asegúrate de revolverla varias veces para romper los focos de calor y evitar que se queme luego tu bebé.
  • Prueba los alimentos descongelados en el microondas para asegurarte de que no haya bolsas de calor.

Prueba congelar los alimentos de tu bebé

Aún si no estás seguro de si la comida para bebés congelada es adecuada para ti y tu bebé, no puede hacer daño probarla. Comienza con un alimento que se congele bien y ve cuánto tiempo queda congelado y consumido. Si te gustan los resultados, gradualmente comienza a agregar más alimentos congelados para bebé. Limpiar un estante o canasta en el congelador para guardar los alimentos para bebé hará que sea más fácil hacer un seguimiento de lo que tienes y tener acceso cuando lo necesites. Esto hará que sea más fácil comenzar a preparar y congelar tus propios alimentos para bebés.

Congelar el alimento para el bebé