Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Contacto visual con tu bebé

Lic. Susie McGee
Contacto visual con su bebé recién nacido

A los pocos minutos del nacimiento de un recién nacido, el contacto visual del bebé se convierte en la primera forma de comunicación entre el bebé y sus padres.

Sobre el contacto visual infantil

¿De verdad puede verte tu bebé? La respuesta es sí. Sin embargo, es importante entender que su visión no está completamente desarrollada al nacer. Podrás notar que los ojos de tu pequeño parecen cruzarse cuando trata de concentrarse en tu cara. Eso es porque su prioridad en este momento es hacer una conexión contigo. Si bien su vista no está funcionando completamente, tu bebé puede ver lo suficientemente bien su objeto favorito: tu cara.

Un forma de comunicación temprana

Los experimentos realizados por los investigadores durante la última década ofrecen una conclusión muy simple: tu bebé quiere comunicarse contigo. Como no es capaz de hacerlo verbalmente, usa su vista. Cuando una madre o un padre mira a los ojos de un recién nacido, el bebé puede mantener el contacto visual durante largos períodos de tiempo. Sin embargo, un bebé que mira a los ojos de su padre puede perder interés rápidamente si los ojos del padre se desvían dificultándole al bebé establecer contacto visual.

Desarrollo de la vista infantil

Al nacer, el bebé solo puede ver en tonos de gris. Esta es la razón por la que durante las primeras semanas los recién nacidos están más fascinados con los objetos en blanco y negro que con las imágenes, juguetes y objetos de colores. En el mismo sentido, los bebés inmediatamente se aferran y se familiarizan con las caras de sus padres, particularmente la cara de su madre. Estos primeros casos de contacto visual sientan importantes bases para establecer la capacidad de leer y responder a diversas expresiones faciales, que más adelante se convierten en señales sociales esenciales. A través del contacto visual con el infante, las habilidades sociales se desarrollan y perfeccionan. Cuando los primeros intentos de comunicación de un infante se recompensan, el bebé buscará más contacto con quienes interactúan con él.

Hitos del desarrollo de la visión del bebé

La vista de tu hijo no se desarrollará por completo durante varios meses, por lo que es importante entender lo que puedes esperar y también podría indicar una señal de problemas.

  • Antes del nacimiento: ayuda a mejorar el desarrollo de la vista de tu bebé comiendo alimentos saludables y evitando la nicotina, el alcohol y las drogas durante el embarazo.
  • Recién nacido: un recién nacido tendrá dificultades para concentrarse en los objetos porque las células nerviosas que controlan la visión no están completamente desarrolladas. Sin embargo, a medida que tu bebé crezca, su vista se desarrollará.
  • Los primeros meses: durante las primeras semanas, es posible que notes que los ojos de tu bebé se ven desenfocados o cruzados. Durante este tiempo, los ojos de tu bebé comenzarán a adaptarse a un mundo de color. Si bien puede que inicialmente prefiera los objetos en blanco y negro, gradualmente expresará más interés en los artículos coloridos a medida que crece. Cuando alcance los tres meses de edad, debería ver una mejora notable en su vista. Él será mucho más adepto a centrarse en objetos y caras. También notarás que su interés en los artículos dentro de su rango de visión lo inspiran a rastrear estos objetos a medida que se mueven.
  • Seis meses de edad: cuando llegue a los seis meses, tu bebé será capaz de ver distancias más largas y mover los ojos con mayor rapidez a medida que sigue objetos en movimiento. En esta etapa, su visión habrá mejorado de aproximadamente 20/400 al nacer hasta alrededor de 20/25. Su habilidad visual también será evidente en su coordinación mano-ojo.

Reconociendo problemas

¿Cuándo debes preocuparte? Inmediatamente después de que nazca tu bebé, el pediatra le hará un examen ocular. Después de eso, él continuará examinando los ojos de tu hijo en los chequeos de rutina. Sin embargo, entre estos exámenes, si notas algo preocupante, como ojos rojos, lagrimeo excesivo, desalineación de la vista u ojos saltones, comunícate con el pediatra y programa una cita con un oftalmólogo pediátrico. La falta de contacto visual también puede indicar autismo. Por último, no dudes en ponerte en contacto con el médico de tu hijo si tienes alguna inquietud sobre la salud de tu bebé.

Contacto visual con tu bebé