Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Bebés drogadictos

Lic. Susie McGee
Bebé Recién Nacido

Cuidar a los bebés adictos a las drogas a menudo puede ser frustrante. Sin embargo, una vez que entiendas algo de lo que están experimentando estos bebés, estarás mejor equipada para satisfacer sus necesidades.

Efectos del abuso de drogas

No es ningún secreto que las mujeres embarazadas corren el riesgo de dañar a su feto por nacer cuando abusan de las drogas. La cantidad de daño depende del tipo de droga, la gravedad del abuso de la droga y el período de desarrollo del feto durante la gestación. Si bien, por supuesto, hay algunos medicamentos recetados que una mujer puede tener que tomar durante un embarazo, incluso ciertos medicamentos recetados pueden ser peligrosos para un bebé en desarrollo. El alcohol puede ser igual de devastador, si no es que más, con bebés que a menudo sufren el síndrome del alcoholismo fetal.

Las drogas ilegales de hoy incluyen la cocaína, el crack y la metanfetamina, siendo la cocaína una de las más comunes. Los bebés expuestos a estas y otras drogas a menudo pasan más tiempo en el hospital inmediatamente después del nacimiento, y muchos experimentan problemas de salud de por vida.

Los síntomas

Los bebés adictos a las drogas pueden exhibir una variedad de síntomas. Debido a esto, muchas familias adoptivas y de acogida dudan en tomar el cuidado de un bebé drogadicto. Lamentablemente, esto significa que muchos bebés se envían a orfanatos o se dejan en el hospital por largos períodos de tiempo. Si bien, por supuesto, se atienden sus necesidades básicas, a menudo falta esa unión personal especial que un niño debe recibir de un padre. Estos niños no solo tienen que soportar problemas físicos que pueden estar asociados con el abuso de drogas de sus madres biológicas, sino que también pueden desarrollarse social y emocionalmente con lentitud.

Los bebés que han vivido los primeros meses de vida con padres que abusan de las drogas pueden ser aún más difíciles de convivir una vez que son adoptados o enviados a un hogar de acogida. Los niños pequeños que han vivido en este entorno a menudo han sido dejados solos durante largos periodos, prácticamente cuidándose a sí mismos de la forma en que podían. Estos niños pueden tener problemas de confianza y también evitan cualquier contacto físico. Otros síntomas de los bebés adictos a las drogas incluyen los siguientes:

  • Bajo peso al nacer
  • Patrones de sueño perturbado
  • Hiperactivos
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Fácilmente asustados
  • Fácilmente despertados
  • Irritables
  • Malos hábitos alimenticios
  • Latidos rápidos
  • Movimientos súbitos excesivos.
  • Defectos del tracto urinario
  • Habilidades motoras deterioradas
  • Habilidades sociales tardías
  • Problemas de comportamiento

Cuidando a un bebé adicto a las drogas

Los bebés que son adictos a las drogas pueden tener dificultades para vincularse inicialmente con un padre de crianza o adoptivo. En muchos casos, estos padres no saben cómo responder al rechazo o irritabilidad de un bebé. Perciben a un bebé que no va a hacer contacto visual o que parece estar más angustiado cuando se lo toma en brazos en lugar de verlo como un bebé que necesita más tiempo para estar solo, pero esto a menudo puede exasperar la situación.

La paciencia es la clave para cuidar a estos niños. Una vez que los padres se dan cuenta de que estos comportamientos son esencialmente normales para los niños que han estado expuestos a drogas durante el embarazo, pueden comenzar a pasar por alto las reacciones de sus bebés y seguir brindando mucho amor y afecto. Lentamente y con seguridad, un bebé se acostumbrará más a este tratamiento amoroso. ¿Cómo debes cuidar a un bebé que ha estado expuesto a las drogas?

  • Intenta mantener la calma. A pesar de que tu bebé puede tener numerosos episodios a lo largo del día, es mejor si reaccionas de manera tranquila y calmada. Si tienes tú también que pasar por algún desespero ocasionalmente, hazlo a puerta cerrada, lejos del bebé.
  • Trata de evitar los problemas. Pronto aprenderás las señales de que tu bebé está a punto de exasperarse. Los signos comunes que debes observar pueden ser movimientos agitados, aversión ocular y cambios en el color de la piel. Comienza a calmar a tu bebé antes de que las cosas se salgan de control.
  • Intenta envolverlo con una manta. Esto funciona para los bebés sanos, y puede hacer maravillas para un bebé que sufre los efectos de la abstinencia.
  • Intenta mecerlo. Si un tipo de movimiento no funciona, como de lado a lado, intente otro movimiento, como arriba y abajo.
  • No lo estimules de más. Observa si hay señales de que tu bebé se está sobre estimulando, y tranquilízalo en silencio.
  • Trata de darle un suave masaje infantil. Esto es genial para hacerlo cuando quieres que tu bebé se estabilice, o simplemente quieres pasar más tiempo con él.

Finalmente, habla con otros padres que están lidiando con estos mismos problemas, asiste a reuniones de grupos de apoyo y mantente en contacto cercano con tu pediatra.

Bebés drogadictos