Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Desventajas del entrenamiento físico

Lic. Jonathan Thompson
Dolor después del entrenamiento

La aptitud física es algo por lo que todo el mundo debe esforzarse. La aptitud física es importante no solo por razones médicas, sino también por razones de salud mental y de calidad de vida en general. Aunque estas ventajas superan con creces las desventajas, la verdad es que sí hay algunas cosas a considerar acerca de estar en "tu mejor condición".

El buen estado físico a veces tiene un precio

La gente hace ejercicio por muchas razones. Pero, todo ese ejercicio también podría causar problemas que a menudo pasan desapercibidos. A veces, el miedo a estas complicaciones puede incluso impedir que alguien empiece a hacer ejercicio en primer lugar.

Lesiones por actividad excesiva

Para entender algunos de los problemas que puedes encontrar en tu búsqueda de un buen estado físico, es importante entender una verdad básica: El ejercicio daña tu cuerpo. Este daño, sin embargo, es algo bueno. En respuesta, tu cerebro inicia una cascada de procesos biológicos que reconstruyen el tejido afectado dejándolo más fuerte que nunca.

El problema, sin embargo, es que el estrés puede llegar a ser demasiado si tú te ejercitas demasiado o con demasiada frecuencia, negando a tu cuerpo la oportunidad de recuperarse adecuadamente. Cuando tú corres, por ejemplo, tus rodillas se enfrentan a fuerzas de impacto que son cuatro veces tu peso con cada paso. Correr todos los días, entonces, hace que tus articulaciones pasen por más de lo que están preparadas a manejar con seguridad.

Como resultado, tú podrías enfrentarte a cualquier variedad de lesiones por actividad excesiva. Usado como un término genérico, las lesiones por actividad excesiva pueden incluir cualquier cosa, desde tendinitis, como el codo de tenista, hasta pequeñas fracturas por estrés en el hueso.

Síndrome de sobre-entrenamiento

Muy estrechamente relacionado con las lesiones por uso excesivo, se encuentra también la posibilidad de desarrollar una afección a menudo ignorada llamada síndrome de sobre-entrenamiento. Como lo sugiere el nombre descriptivo, el síndrome de sobre-entrenamiento ocurre cuando un atleta se ejercita repetidamente más allá de su capacidad o trata de impulsar el progreso demasiado rápido. Aunque el síndrome de sobre-entrenamiento puede ocurrir - y a menudo ocurre - junto con las lesiones por uso excesivo, las dos condiciones son muy diferentes.

A diferencia de las lesiones por actividad excesiva, que afectan a una articulación o músculo en particular, el síndrome de sobre-entrenamiento puede afectar muchos aspectos de tu salud y bienestar general. Algunos de los síntomas más comunes de sobre-entrenamiento incluyen:

  • Cansancio
  • Depresión
  • Trastornos del sueño
  • Cambios de humor
  • Disminución del rendimiento físico
  • Falta de enfoque mental
  • Dolores de cabeza
  • Sed extrema
  • Falta de apetito
  • Pérdida o aumento rápido de peso
  • Aumenta el dolor en las articulaciones y los músculos
Mujer durmiendo en la oficina

Cambios en el apetito

Junto con todas las otras cosas que puede hacer, el ejercicio puede tener un impacto poderoso tanto en tu apetito como en la manera en que tu cuerpo usa la energía de su comida. Desafortunadamente, esos cambios podrían no ser lo que crees que son. De hecho, ni siquiera los expertos están completamente seguros de cómo el ejercicio puede afectar tu nivel de hambre.

En algunos casos, el ejercicio parece disminuir el apetito. Esto es particularmente cierto durante o inmediatamente después de entrenamientos intensos. Desafortunadamente, también hay alguna evidencia que sugiere que esos mismos entrenamientos te dejarán con más hambre más tarde mientras tu cuerpo intenta recuperar el combustible que quemaste en el gimnasio.

En su mayor parte, parece que el tipo de ejercicio que tú estás haciendo, así como la composición general de tu dieta, controlará si tú experimentas más o menos hambre a medida que tu nivel de condición física progresa.

Decepción

La frustración y las metas insatisfechas son una parte muy importante del viaje de acondicionamiento físico. A medida que trabajes para progresar y tener oportunidades en tu vida, es probable que las cosas se interpongan en tu camino. Lamentablemente, esto podría convertirse en un gran problema para algunas personas.

Con frecuencia, los individuos que han hecho muchos intentos en el pasado para perder peso o alcanzar alguna otra meta simplemente se dan por vencidos cuando esas metas no son alcanzadas. Pero lo mismo puede ocurrir con aquellos que han estado haciendo ejercicio durante años y ya están relativamente en forma. Estas personas pueden encontrar que su progreso se ha ralentizado o que los cambios en sus circunstancias les han dificultado el mantenerse al día con la vieja rutina. Todos estos factores podrían contribuir al desaliento e incluso a la depresión y la ansiedad.

Impacto Social

Puede sonar como una broma, pero la realidad es que estar en mejor forma física puede afectar tus relaciones sociales. La aptitud no se trata solo de comer de cierta manera o hacer ejercicio unas cuantas veces a la semana, sino que exige un cambio completo de estilo de vida. Esto podría dificultar el mantenimiento de las relaciones existentes por diversas razones.

Tu nuevo estilo de vida podría requerir que tomes un nuevo horario que entre en conflicto con los planes de tus amigos para salir. O tú podrías elegir no comer los mismos alimentos nunca más. También es una posibilidad que tus amigos puedan ser una mala influencia para ti, incluso animándote a tomar decisiones que entren en conflicto con tu nuevo estilo de vida.

Horario apretado

Una de las razones más citadas para no hacer ejercicio es que la gente ya está de por sí demasiado ocupada. Tener que dedicar de 30 minutos a una hora extra para hacer ejercicio podría ser un verdadero desafío para muchas personas. Si bien es completamente posible hacerlo, será necesario que realices algunos cambios.

A menudo, sin embargo, la gente se da cuenta de que pasa mucho tiempo haciendo cosas no esenciales, como navegar por los medios sociales o ver la televisión, que podrían convertirse en tiempo de entrenamiento. O bien, su único tiempo libre puede estar en un momento difícil del día, como antes de ir a trabajar. Esto significaría que tendrías que salir de la puerta antes de lo normal. Aun así, es posible. De donde sea que provenga el tiempo para hacer ejercicio, tendrá un efecto en otros aspectos de tu día.

Los beneficios superan los inconvenientes

Aunque hay algunas desventajas claras en el acondicionamiento físico, realmente son mínimas cuando se comparan con los beneficios potenciales. A menudo, estos inconvenientes pueden incluso evitarse por completo mediante una planificación cuidadosa, el establecimiento de objetivos adecuados y el seguimiento de un programa bien diseñado.

Desventajas del entrenamiento físico