Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Entendiendo los niveles de oxígeno en la sangre durante el ejercicio

Lic. Jonathan Thompson
Mano con Oximetro de Pulso

La cantidad de oxígeno y otros gases que circulan a través de la sangre durante el ejercicio es una buena indicación de la eficacia con la que estás tomando y procesando el oxígeno. Por extensión, esto puede proporcionarte un medio para medir tu capacidad física, particularmente cuando se trata de eventos de resistencia como las carreras de larga distancia.

Saturación de oxígeno

El término clínico para los niveles de oxígeno en la sangre es en realidad saturación de oxígeno. Esto es significativo porque proporciona una base para que entiendas los números que se usan para describir cuánto oxígeno hay en tu sangre. En realidad, las cifras producidas por el equipo de medición serán en forma de porcentaje, que representa la cantidad de glóbulos rojos en tu sangre que están llenos de oxígeno. Cuando tu sangre no tiene suficiente oxígeno, se conoce como hipoxia.

En las situaciones más minuciosamente controladas, estos porcentajes reportan números tanto arteriales (sangre rica en oxígeno dirigida hacia tus músculos) como venosos (sangre oxigenada que regresa rápidamente hacia tu corazón).

Qué significan los números

Mide tus niveles en la sangre usando la siguiente guía:

  • Del 95 al 100 por ciento son normales
  • 91 al 94 por ciento indican hipoxia leve (pérdida de oxígeno)
  • 86 al 90 por ciento indican hipoxia moderada
  • Cualquier cosa por debajo del 85 por ciento indica hipoxia grave que requiere atención médica inmediata.

Si notas niveles consistentes de 86 a 90 por ciento, es posible que necesites ver a un médico, o que tu medidor no esté midiendo con precisión. Pruébalo en algunos otros sujetos para ver si el medidor también mide sus niveles de oxígeno con números tan bajos, para determinar si necesitas buscar atención médica, o si solo estás experimentando dificultades técnicas.

Cómo cambian los números

Cuando los números arteriales son normales, por lo general entre el 95 y el 100 por ciento, tú estás inhalando y usando mucho oxígeno. Estos números generalmente no cambian durante el ejercicio de intensidad moderada e incluso pueden aumentar un poco con la intensidad, lo que sugiere que estás respirando más rápido y por lo tanto estás tomando más oxígeno. Con ejercicio más vigoroso, puedes notar una pequeña caída en los niveles de oxígeno en la sangre de aproximadamente dos a tres por ciento si tu respiración no continúa trayendo suficiente oxígeno para satisfacer las necesidades actuales de tu cuerpo. En este caso, tú puedes notar niveles tan bajos como 92 por ciento. Sin embargo, cuando dejes de hacer ejercicio, estos niveles volverán a su lectura normal. Cuanto más en forma estés, más rápido verás que estos niveles regresan a su rango normal.

Curiosamente, las mediciones venosas son siempre un poco más bajas que sus contrapartes arteriales. Sin embargo, esto tiene sentido ya que representa la sangre a la que ya se le ha extraído el oxígeno. Lógicamente, entonces, los niveles de oxígeno en la sangre venosa disminuyen gradualmente a medida que aumenta la intensidad de tu entrenamiento, lo que demuestra que tu cuerpo está usando el oxígeno que estás tomando.

Por qué es importante

El oxígeno, aparte de todas sus otras funciones vitales en el cuerpo, es necesario para una producción de energía rápida y eficiente. Es cierto que tu cuerpo todavía puede quemar combustible sin oxígeno, pero este método es lento, ineficiente y un poco torpe.

Si tus niveles de oxígeno arterial permanecen altos durante el ejercicio, esta es una buena indicación de que tu cuerpo está bien adaptado y puede continuar trayendo y procesando suficiente gas, incluso cuando está trabajando a altas intensidades. Los niveles bajos de oxígeno en la sangre también podrían ser una señal de ciertas condiciones de salud, además de un bajo nivel de aptitud física.

Cómo medir los niveles de oxígeno en la sangre

Existen múltiples enfoques para medir los niveles de oxígeno en la sangre.

El enfoque tradicional

El método más comúnmente utilizado para medir los niveles de oxígeno en la sangre en los hospitales es un pequeño dispositivo, similar a un clip, llamado oxímetro de pulso. El oxímetro se coloca en una parte pequeña y translúcida del cuerpo, como la punta de un dedo o el lóbulo de una oreja, donde no hay mucha actividad. Al hacer brillar una luz a través de tu piel hasta un sensor en el otro lado, el dispositivo utiliza muy ingeniosamente el color de tu sangre arterial para estimar la cantidad de oxígeno que contiene.

Los oxímetros de pulso pueden oscilar entre $15 para un FaceLake FI400 y $400 para un Massimo MightySat de grado profesional.

Versiones caseras

Esta misma tecnología se puede encontrar ahora tanto en los seguidores de fitness como en los teléfonos móviles con diferentes grados de fiabilidad. Sin embargo, los rastreadores de fitness, que generalmente se llevan en la muñeca, pueden tener problemas. Después de todo, hay huesos, músculos, tejido conectivo y venas en la muñeca que pueden distorsionar la lectura que produce el dispositivo. Cuando los smartphones intentan utilizar esta técnica, generalmente se logra haciendo que el usuario coloque la punta de un dedo sobre el flash y el objetivo de la cámara.

Para la mayoría de las personas, las aplicaciones para teléfonos inteligentes o las prendas de vestir serán la herramienta de elección para medir los niveles de oxígeno en la sangre mientras hacen ejercicio. Sin embargo, como ya se ha mencionado, es posible que esto no sea fiable. Debe notarse que esta aplicación de la tecnología del oxímetro de pulso es bastante nueva y realmente no ha sido bien estudiada. De hecho, muchas de las aplicaciones están hechas por desarrolladores que tienen en sus manos las fórmulas utilizadas por los pulsioxímetros profesionales.

La prueba real

En el laboratorio, los investigadores a veces llegan a colocar un catéter en arterias específicas y venas correspondientes para obtener una medición directa de la cantidad de oxígeno contenido en la sangre. Este procedimiento, sin embargo, es altamente invasivo y sólo puede ser realizado por profesionales entrenados con equipo especializado.

Qué es lo que hay que buscar

Sin embargo, incluso sin un dispositivo para medir oficialmente los niveles de oxígeno en la sangre, existen síntomas bastante distintos que hay que tener en cuenta si te preocupa que tus niveles puedan ser demasiado bajos. Principalmente, te sentirás confuso, mareado y con falta de aliento. Tú puedes incluso experimentar una pérdida u oscurecimiento de la visión. Si sientes alguno de estos síntomas, detén inmediatamente el ejercicio.

Si tú continúas sintiéndote así durante un período prolongado después de que tu entrenamiento ha terminado, o si los síntomas surgen incluso sin hacer ejercicio, consulta a tu médico tan pronto como te sea posible.

¿Debes medirte tus niveles de oxígeno?

A menos que tu médico te recomiende que lo hagas, realmente no hay mucha razón para medir y llevar un registro de tus niveles de oxígeno en la sangre con regularidad. En la era del yo cuantificado, sin embargo, tú puedes elegir hacerlo por pura curiosidad. En última instancia, aunque los niveles de oxígeno en la sangre son un marcador bastante importante de la salud, es fácil detectar síntomas de niveles bajos. Además, no es probable que tengas niveles bajos a menos que también estés lidiando con alguna otra condición de salud o estés tomando ciertos medicamentos. Dicho esto, tú podrías tener curiosidad por saber qué tan bien estás usando todo el oxígeno que está tomando tu cuerpo. Para esos propósitos casuales, un rastreador portátil o una aplicación de teléfono celular debe ser lo suficientemente capaz de darte toda la información que necesitas.

Entendiendo los niveles de oxígeno en la sangre durante el ejercicio