Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Lidiando con tendones de la corva adoloridos

Lic. Shoshana Hebshi-Holt
Calambres en el tendón de la corva

Tener los tendones de la corva adoloridos puede causar estragos en la vida diaria. El dolor puede hacer que el simple acto de caminar sea toda una tarea. Aunque el dolor no siempre se puede evitar, hay algunas buenas maneras de aliviar la incomodidad.

Cuidado de los tendones de la corva adoloridos

El dolor en los tendones de la corva causado por el ejercicio excesivo o un aumento en el esfuerzo es una experiencia común. El ácido láctico se acumula en las fibras musculares, lo que puede causar dolor o malestar inicial. El daño microscópico hecho a los músculos durante un entrenamiento intenso puede retrasar el dolor, causando que la altura de la molestia llegue dos o tres días después.

Hay algunas maneras de aliviar el dolor, incluyendo el uso de hielo, descansar, tomar líquidos y hacer ejercicio suave. Ten en cuenta que hay una diferencia entre lastimar o desgarrar un tendón de la corva y experimentar un músculo adolorido. Un tirón del tendón de la corva se debe tratar de modo absolutamente diferente pues hay daño del músculo que necesita ser reparado. El dolor requiere un poco de cariño.

Hielo

Inmediatamente después de un entrenamiento duro que ha estresado los tendones de la corva, aplica compresas de hielo directamente en la parte posterior de las piernas. La terapia con frío disminuirá el flujo sanguíneo al área, reduciendo así la hinchazón, que causa dolor. Se puede colocar una compresa fría en los tendones de la corva durante 20 minutos cada cuatro a seis horas.

Descanso

Después de un entrenamiento duro en el que aparece el dolor, es importante descansar y recuperarse. Acuéstate, levanta los pies y dale un respiro a tus músculos. El descanso es una parte importante del ejercicio. Incluso añadir un poco de masaje (autoaplicado o encontrar un amigo que te ayude) puede sentirse muy bien en los tendones de la corva doloridos.

Estiramiento

Si el dolor en los tendones de la corva es relativamente menor y no hay una lesión mayor en los músculos, es una buena idea estirarte. Sin embargo, primero calienta el cuerpo para que la sangre fluya hacia los músculos, lo que aumentará la flexibilidad.

Tomar una clase de yoga o una clase de estiramiento es una buena manera de obtener una rutina de estiramiento completa. Pero asegúrate de escuchar atentamente al cuerpo mientras estiras un músculo adolorido. Si hay algún dolor agudo, deja de hacer ejercicio. El estiramiento debe sentirse bien, no doloroso.

Rodillo

Un rodillo de espuma puede proporcionar un alivio muy necesario para los tendones de la corva doloridos. Varias repeticiones con el cilindro de espuma largo y redondo pueden doler un poco durante, pero después, las piernas comenzarán a sentirse mejor. El rodillo enciende la liberación miofascial, que aplica presión en los puntos desencadenantes para liberar nudos o torceduras en los músculos y ayudar a la recuperación.

Hidratación

El agua y el ejercicio van de la mano. El cuerpo necesita hidratarse para reparar adecuadamente los músculos cansados y adoloridos. El experto en acondicionamiento físico Ben Greenfield dice que beber de 20 a 24 onzas de agua por cada hora de ejercicio es una buena regla a seguir.

Ejercicio

Incluso si tienes dificultades para moverte debido a tus tendones doloridos y tu intuición te dice que te mantengas no tan activo, lucha contra el impulso de holgazanear. Es mejor que sigas moviéndote. El ejercicio ligero, o la recuperación activa, que hace que la sangre circule te ayudará con el proceso de curación, y tú experimentarás un aumento de bienestar en el estado de ánimo en el proceso. Lo mejor de todo es que al mejorar tu condición física menor será el dolor y más rápido te recuperarás.

Es solo temporal

Felicítate por moverte lo suficiente como para crear tendones de la corva adoloridos. Aunque el dolor es incómodo, sabrás que es solo temporal. Dentro de unos días, tus piernas volverán a la normalidad y te moverás con gracia y facilidad una vez más.

Tú puedes tener la tentación de usar un analgésico de venta libre, como ibuprofeno o acetaminofeno, para aliviar la molestia. Sin embargo, los estudios han demostrado que los analgésicos y los medicamentos antiinflamatorios hacen poco para aliviar el dolor, e incluso pueden causar daño al sistema digestivo.

Las sugerencias en esta lista deberían ayudar a reducir el dolor muscular, pero si el malestar persiste o empeora durante más de una semana, consulta a tu médico.

Lidiando con tendones de la corva adoloridos