Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Ejercicios de cardio con lesión en las piernas

Lic. Laura Williams
Mujer nadando en la piscina

Si una lesión en la pierna te ha dejado fuera del juego, es posible que te sientas frustrado y a punto de enloquecer si no puedes seguir con tu rutina normal de ejercicios cardiovasculares. Lo bueno es que no tienes que dejar de hacer ejercicios cardiovasculares, hay varias opciones que te ayudarán a mantenerte en forma a pesar de tu lesión en la pierna.

Lo primero es lo primero

Si te lesionaste hasta el punto de dañar tu movilidad o causarte inmovilidad, asegúrate de hablar con tu médico para determinar qué tan seria es tu lesión. En algunos casos, puede ordenar un reposo completo de la parte inferior del cuerpo, mientras que en otros puede sugerir ejercicios que ayuden a mantener el rango de movimiento de tu pierna. Estos factores influirán en los tipos de ejercicios cardiovasculares que puedes realizar mientras te enfrentas a una lesión en una pierna. Cuando tienes una extremidad lesionada querrás asegurarte de discutir tu plan de ejercicios con tu médico antes de empezar a hacer cualquier tipo actividad física.

Opciones de ejercicios cardiovasculares

Al elegir qué ejercicios cardiovasculares realizar sin agravar aún más una lesión en la pierna, debes optar por una rutina de la parte superior del cuerpo o una rutina dirigida a las piernas, pero sin un impacto o estrés significativo. Considera las siguientes opciones:

Ergómetro de brazo

El ergómetro de brazo, o ciclo de brazo, actúa como una bicicleta, pero trabaja los brazos en lugar de las piernas. Tú te sientas en el asiento provisto por el aparato, o en tu silla de ruedas, y mueves los brazos por delante del pecho. Tú descubrirás que este ejercicio hace que tu corazón bombee rápidamente, y probablemente no serás capaz de pedalear por más de 10 ó 20 minutos las primeras veces que lo hagas. Esto se debe a que la mayoría de las personas no han desarrollado resistencia muscular en la parte superior del cuerpo, y los músculos del brazo son más pequeños y no son tan fuertes como los músculos de las piernas, caderas y glúteos.

La mayoría de los gimnasios y centros de acondicionamiento físico ofrecen ciclos de brazo porque les permite cumplir con los requisitos de accesibilidad de la ADA. Tú podrías incluso descubrir que un gimnasio en tu área ofrece una clase de Krankcycle - una clase de ejercicio en grupo diseñada alrededor de los ergómetros de la parte superior del cuerpo.

Brazadas de natación

Tú médico puede aprobar la natación de brazadas como una opción de ejercicio debido a que la flotabilidad del agua quitará la presión de tus articulaciones. Incluso si tú estás bajo las órdenes del doctor de descansar tus piernas, él puede sugerirte que uses una boya de tiro para mantener tus piernas inmóviles mientras usas la parte superior de tu cuerpo para tirar de ti a través del agua. Por otro lado, la realización de patadas ligeras durante las vueltas de natación te ayudará a fortalecer tus músculos mientras mantienes la flexibilidad y la amplitud de movimiento en tus articulaciones.

Si te preocupa la accesibilidad porque estás confinado a una silla de ruedas, casi todas las piscinas públicas ofrecen acceso al agua en forma de una silla de ruedas segura para el agua o una silla especial que te bajará a la piscina.

Caminar o correr en el agua

Si eres un ávido caminante o corredor y tu lesión en la pierna te está impidiendo golpear el pavimento, pregúntale a tu médico si aprobará una sesión de ejercicios para caminar o trotar en el agua. Tú puedes realizar estas rutinas en aguas poco profundas o profundas moviendo tus brazos y piernas exactamente como lo harías en tierra firme. Lo especialmente bueno de llevar tu caminata o trote a la piscina es que tú puedes mantener tu nivel de condición física mientras que también mantienes tu capacidad muscular para caminar y trotar efectivamente en tierra. Por lo tanto, cuando tu lesión en la pierna sane, no tendrás que pasar semanas o meses recuperando tu fuerza y resistencia.

Ciclismo

En algunos casos, tu médico puede sugerirte que empieces a ejercitarte en una bicicleta vertical o recostada. El ciclismo elimina la presión y el impacto de una rutina cardiovascular mientras mantiene el rango de movimiento y fortalece los músculos de las piernas. En la fisioterapia, el ejercicio acuático y el ciclismo suelen ser los primeros pasos en el camino hacia la recuperación.

Realización del ejercicio

No te sorprendas si experimentas algún dolor en tu pierna lesionada mientras realizas una rutina de cardio, particularmente si estás usando la pierna lesionada en alguna capacidad. La mayoría de la gente deja la fisioterapia porque duele y es difícil. Habla con tu médico sobre el tipo de dolor que sientes para determinar si es normal y esperado o no. Si todo parece estar progresando como se esperaba, tratar de realizar al menos 20 minutos de ejercicios cardiovasculares, de cinco a seis días a la semana, mientras te recuperas de tu lesión.

Ejercicios de cardio con lesión en las piernas