Up Next
Up Next

34 semanas de embarazo

Revisado por Terri Forehand RN
una niña besa

A las 34 semanas, puede que ya te sientas lista para dar a luz a tu pequeño; Sin embargo, tu bebé todavía tiene pendientes algunos elementos de su desarrollo. Mientras esperas las últimas semanas de tu embarazo, aprovecha para preparar las cosas para la llegada de tu bebé.

El desarrollo de tu bebé

Tu pequeño ahora pesa casi cinco libras (2 kilos 268 gramos) y cerca de 18 pulgadas (46 centímetros) de largo desde la cabeza hasta los pies. Durante la semana 34 de tu embarazo, tu bebé está ocupado construyendo su sistema inmune. Cuando nazca, tendrá la inmunidad necesaria para combatir infecciones leves. Sin embargo, el sistema inmune no alcanzará su fuerza completa sino hasta mucho más tarde.

También puedes notar que tu bebé se mueve cuando tú lo haces. La espalda y el tronco de tu pequeño son más pesados que su parte de enfrente. Cuando te acuestas de lado, la gravedad puede hacer rodar a tu bebé de modo que su espalda esté ahora hacia ese lado. Si pasas la mayor parte del tiempo recostada en una silla o en el sofá, la espalda de tu bebé descansará contra la parte posterior de tu útero. Dado que la posición óptima para tu pequeño es con el tronco contra la parte delantera del útero, es una buena idea hacer todo lo posible para ayudar a facilitar esta posición.

En algún momento entre la semana 32 y la semana 36, la mayoría de los bebés se instalarán en una posición de cabeza abajo para el parto. Puede que te des cuenta de que esto sucede, pero también puede ser que no. También es posible que tu bebé continúe cambiando de posición hasta unos días antes de la fecha de parto.

Tu cuerpo cambiante

Según la Asociación Estadounidense del Embarazo, es posible que puedas sentir la parte superior de tu útero a una altura de unas cinco y media pulgadas (14 centímetros) por encima de tu ombligo. Parte del volumen dentro de tu útero se debe al líquido amniótico. En este punto del embarazo, la cantidad de líquido amniótico está cerca de los niveles máximos. Sin embargo, este volumen disminuirá lentamente para permitir que tu pequeño siga creciendo. Puedes notar que los movimientos de tu bebé se vuelven más pequeños ya que tiene menos espacio para moverse. Sin embargo, si notas que tu bebé no se ha movido durante varias horas, debes llamar a tu médico o partera.

Como siempre, si notas señales de parto o un cambio en el flujo vaginal, debes comunicarte con tu proveedor de atención médica.

Más información sobre la semana 34 de tu embarazo

Si aún no lo has hecho, la semana 34 es un buen momento para preparar el hogar para el nacimiento de tu bebé. Si bien la mayoría de las mujeres no dará a luz hasta después de las 37 semanas, siempre existe la posibilidad de que tu paquete de alegría llegue antes de lo esperado. Si llevas múltiples, es especialmente importante estar preparada para el parto. La mayoría de las madres de grupos múltiples entrarán en trabajo de parto antes de la semana 37 del embarazo. De hecho, el 60 por ciento de los partos de gemelos ocurren antes de las 37 semanas.

Prepararte para la llegada de tu bebé puede ser una excelente forma de despejar tu mente de los malestares que conllevan las últimas semanas de embarazo. Puedes empacar tu bolso para el hospital, lavar la ropa de tu bebé y abastecerte de pañales. Si todavía te sientes con ganas de cocinar, es posible que desees abastecer tu congelador con sopas, guisados, y otras comidas ya preparadas fáciles de servir. También es una buena idea mantener tu auto lleno de gasolina en todo momento.

Si tienes otros niños en casa, involucrarlos en los preparativos puede ayudar a facilitar el proceso de vinculación. Haz que tus hijos pequeños hagan una pancarta para la guardería o una tarjeta hecha a mano para el libro del bebé de su nuevo hermano o hermana. Si tus hijos son lo suficiente mayores, usa una muñeca para enseñarles a cambiar pañales y cargar a un bebé. Debido a que muchos niños se sienten excluidos cuando llega un nuevo hermano, conviene dedicar un tiempo de calidad uno a uno con los hijos mayores durante estas últimas semanas de embarazo.

Mirando hacia el futuro

Si estás empezando a cansarte de estar embarazada, puedes sentirte reconfortada al saber que ahora hay una luz al final del túnel. Solo necesitas soportar algunas semanas más de estrías, picazón, indigestión, estreñimiento, dolores de ligamentos redondos, orinar con frecuencia y otros molestos síntomas del embarazo antes de conocer a tu bebé por primera vez.

34 semanas de embarazo