Estreñimiento durante el embarazo

Prevención

El estreñimiento es una de las quejas intestinales más comunes en el embarazo según el congreso estadounidense de obstetras y ginecólogos. Por lo general, puede aliviarse con simples cambios en la dieta y otros hábitos o con laxantes de venta libre. Consulta antes con tu médico antes de usar cualquier medicamento o laxante durante tu embarazo.

Causas de estreñimiento en el embarazo

Las causas del estreñimiento durante el embarazo rara vez son una preocupación importante para tu salud. Algunas de las causas pueden ocurrir dentro o fuera del embarazo, pero otras se asocian con los cambios que acompañan al embarazo. De acuerdo con las revisiones realizadas por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, las causas comunes de estreñimiento durante el embarazo incluyen:

  • Un cambio en la dieta, principalmente comer menos fibra
  • Beber menos líquidos
  • Disminución de la actividad física
  • Aumento de la absorción de agua de los intestinos
  • Suplementos de hierro y calcio en vitaminas prenatales
  • Se cree que el aumento de la hormona progesterona hace que los intestinos se vuelvan lentos al relajar la pared del músculo intestinal
  • Uso excesivo a largo plazo de laxantes para el estreñimiento antes del embarazo, que pueden debilitar los músculos del intestino y retrasar la actividad intestinal
  • Las hemorroides pueden hacer que sea doloroso evacuar las heces y evitar que vayas al baño con la debida frecuencia
  • Un hábito de mantener las heces y no ir cuando llega la urgencia
  • Hipotiroidismo
  • Diabetes mellitus

La dificultad con el estreñimiento puede aumentar a medida que el embarazo avanza hacia el tercer trimestre y el útero en crecimiento comprime el intestino. El estreñimiento puede ser especialmente problemático a corto plazo a medida que el bebé desciende a la pelvis y presiona sobre el intestino grueso y el recto.

Prevención y remedios de primera línea

Puedes prevenir el estreñimiento o aliviarte antes de que el problema empeore prestando atención a tu dieta y aumentando tus actividades físicas, siempre y cuando tu médico apruebe la actividad. Muchas mujeres obtendrán alivio siguiendo estos simples pasos:

  • Aumenta la fibra en tu dieta diaria y come más frutas, verduras, legumbres o cereales integrales.
  • Aumenta tu consumo de líquidos, incluidos el agua y bebidas sin azúcar.
  • Bebe uno o dos vasos de jugo de ciruela al día hasta que obtengas alivio.
  • Aumentar tu actividad física, como caminar y nadar, puede mejorar la actividad intestinal.
  • Vacía tus intestinos tan pronto como sientas la necesidad; no lo sostengas hasta que se vuelva difícil.
  • Habla con tu médico acerca de cambiar tus suplementos de hierro y vitaminas a opciones que causen menor estreñimiento.
Embarazo y nutrición

Opciones de laxantes

Si un cambio en tu dieta y otros hábitos no funcionan, los laxantes pueden ser útiles. Según una revisión de 2010 en Clínicas de Cirugía de Colon y Rectal, se han estudiado algunos laxantes que no puedes usar en tu embarazo, pero la mayoría se consideran seguros. De los que se investigaron y salieron como no seguros, la mayoría lleva una categoría B o C (no ideales en el embarazo) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de acuerdo con los informes actuales de gastroenterología. Al igual que con cualquier otro medicamento durante el embarazo, incluso si se considera seguro, consulta con tu médico antes de usar cualquier laxante.

De las opciones disponibles, los laxantes osmóticos, estimulantes y lubricantes deben considerarse solo si los remedios de primera línea y los agentes de aumento de volumen no funcionan debido a posibles efectos adversos y secundarios.

Agentes para expandir el volumen del bolo alimenticio

Los agentes para expandir el volumen del bolo alimenticio se disuelven y se hinchan en los intestinos y lubrican las heces para que pasen más fácil y rápidamente. Son un siguiente paso efectivo y los laxantes más seguros de usar si los consejos de primera línea no te ayudaron. No se absorben en el intestino, se consideran seguros y no tienen una categoría negativa de la FDA contraria al embarazo. Los efectos secundarios incluyen gases, hinchazón y calambres.

Los productos dentro de esta categoría incluyen al Metamucil (psyllium), Citrucel (metilcelulosa) y FiberCon (polycarbofil).

Agentes osmóticos

Los agentes osmóticos parecen ser seguros para ser usados durante el embarazo, pero solo deben usarse si tu médico te los aconseja y solo a muy corto plazo. Si se usan con frecuencia, pueden causar desequilibrios electrolíticos o deshidratación. Sacan agua y aumentan la presión en el intestino al facilitar el paso de las heces. Pueden causar gases intestinales, calambres e hinchazón,

Los laxantes osmóticos incluyen sales tales como Leche de Magnesia, Citrato de Magnesio y otros agentes como sorbitol, lactulosa y Miralax (propilenglicol, PEG).

Estimulantes

Los laxantes estimulantes se consideran seguros durante el embarazo y son más efectivos que los aumentadores de bolo alimenticio, pero solo deben usarse si el médico los recomienda y solo por un tiempo breve. Pueden causar deshidratación y desequilibrios electrolíticos y calambres intestinales. Actúan estimulando la actividad muscular de la pared intestinal para impulsar las heces, disminuyendo la absorción de agua en el intestino grueso para dejar las heces más blandas.

Los productos incluyen Ex-Lax o Senekot (sen), Nature's Remedy (cáscara) y Dulcolax o Correctol (bisacodyl), disponibles en forma oral o como supositorio o enema.

Ablandadores de heces

Los ablandadores fecales (emolientes) permiten que el agua ingrese a las heces para que se ablanden y pasen por el intestino más fácilmente. No se cree que sean muy efectivos para tratar el estreñimiento, así que consulta con tu médico antes de usarlos. Las opciones incluyen Colace (docusato de sodio).

Evitar

Querrás evitar laxantes que puedan interferir con tu bienestar o el desarrollo saludable de tu bebe, especialmente los laxantes:

Lubricantes

Los lubricantes ablandan las heces al evitar la pérdida de agua y lubricarla. No se recomiendan su uso durante el embarazo debido a los efectos adversos. Las opciones incluyen:

  • El aceite mineral que no debe usarse durante el embarazo porque interfiere con la absorción de vitaminas del intestino. Si tomas anticoagulantes durante el embarazo, la mala absorción de la vitamina K puede hacer que la sangre se diluya demasiado y cause sangrado. Tu bebé también puede no obtener suficiente vitamina K.
  • El aceite de ricino tampoco se recomienda en el embarazo porque puede causar contracciones prematuras.

Además de los aceites minerales y de ricino, evita el uso de enemas o supositorios rectales para tratar el estreñimiento durante el embarazo a menos que te lo indique tu médico. También evita las preparaciones de hierbas "naturales" porque no hay manera de saber si contienen ingredientes que pueden ser tóxicos para ti o tu bebé.

Cuándo consultar a tu médico

El estreñimiento rara vez es causado por una enfermedad médica importante durante el embarazo, pero consulta con tu médico si notas lo siguiente:

  • Si hay dolor abdominal persistente de moderado a intenso después de mover los intestinos
  • Si no mueves tus intestinos por una semana
  • Si hay estreñimiento persistente a pesar de los remedios de primera y segunda línea
  • Si hay dolor rectal persistente
  • Si hay sangre en tus heces
  • Si hay pérdida de peso

Para la mayoría de las mujeres, el estreñimiento puede prevenirse o aliviarse durante el embarazo mediante unos simples cambios en los hábitos diarios o con laxantes seguros que tu médico puede recomendarte para el uso a corto plazo

Estreñimiento durante el embarazo