Up Next
Up Next

Incontinencia urinaria durante el embarazo

Una mujer habla con su médico

El problema de la incontinencia de la orina durante el embarazo, aunque vergonzoso, es común. Sin embargo, para la mayoría de las mujeres, el problema generalmente desaparece cuando el cuerpo se recupera después de dar a luz.

Causas de incontinencia durante el embarazo

Incluso si nunca has tenido problemas con la fuga de orina (incontinencia) antes de quedar embarazada, es posible que de pronto te encuentres teniendo pérdidas de orina. Esto es más probable a medida que avanzas al tercer trimestre del embarazo. Todos los tipos de incontinencia urinaria pueden ocurrir durante el embarazo.

Incontinencia urinaria causada por esfuerzo

Según Medline Plus, la incontinencia urinaria por esfuerzo (IUE) es el tipo de fuga de orina más común en mujeres embarazadas. El problema ocurre más a menudo al final del segundo trimestre. En el tercer trimestre, es más probable que tengas IUE que otros tipos de incontinencia urinaria.

El embarazo, el trabajo de parto y el parto son las principales causas de la incontinencia urinaria por esfuerzo en las mujeres. Las cosas importantes que debes entender sobre cómo el embarazo puede causar IUE incluyen las siguientes:

  • Uno de los mecanismos que evita que la orina se filtre es la posición normal de la vejiga y el esfínter en la unión del cuello de la vejiga entre la vejiga y la uretra.
  • La IUE se produce cuando los músculos de la parte inferior de la pelvis que sostienen la vejiga, la uretra y el cuello de la vejiga se estiran, se debilitan y se relajan hacia la gravedad o el esfínter se daña de alguna manera.
  • Los cambios en el embarazo que afectan los músculos del piso pélvico y la posición de la vejiga y el esfínter incluyen:
    • una mujer embarazada
      Crecimiento del feto y del útero: a medida que el bebé y el útero crecen, esto aumenta la presión sobre la vejiga y los músculos del piso pélvico y disminuye la posición de la vejiga y el esfínter.
    • Efectos hormonales: tu nivel alto de progesterona en el embarazo suaviza el tipo de músculo que está en la vejiga. Esto podría facilitar que el cuello de la vejiga se afloje y que el esfínter de la vejiga se abra con facilidad. Además, un nivel más bajo de hormona relaxina en el segundo trimestre interfiere con tu soporte normal de la función del esfínter.
  • La orina se escapa cuando el esfínter uretral se abre fácilmente con el estrés de reír, toser, estornudar, levantar objetos pesados, hacer ejercicio u otros movimientos.

Las mujeres mayores y las obesas corren un mayor riesgo de presentar IUE durante el embarazo debido al efecto de estos factores en el debilitamiento de los músculos del piso pélvico.

Incontinencia de urgencia

El peso del útero en crecimiento ejerce presión y reduce su capacidad al igual que irrita la vejiga. Esto aumenta la necesidad de orinar y puede provocarte incontinencia urinaria.

El problema también ocurre si la pared del músculo de tu vejiga está hiperactiva y constantemente desencadena el impulso de vaciar (vejiga hiperactiva o irritable). La incontinencia de urgencia también puede ocurrir en las siguientes situaciones:

  • El movimiento fetal, como patadas fuertes, también puede causar una contracción involuntaria de la vejiga y pérdida de orina.
  • El sexo durante el embarazo también puede aumentar las ganas de orinar y hacer que la orina se filtre.
  • La presión adicional sobre la vejiga después de que la cabeza del bebé se acomoda en la pelvis durante el tercer trimestre también puede causar hiperactividad de la vejiga. Esto puede conducir a una necesidad más frecuente de orinar después de este punto y desencadenar incontinencia de urgencia.

Incontinencia de desbordamiento

Según el American Family Physician, la incontinencia por rebosamiento ocurre cuando la vejiga está demasiado dilatada. Antes de que sientas que tu vejiga está llena, puedes comenzar a perder orina. Durante el embarazo, una posible causa es el ablandamiento del músculo de la vejiga por el mayor nivel de la hormona progesterona en el embarazo.

La relajación del músculo puede permitir que la pared de la vejiga se estire y se llene más antes de provocar el impulso de orinar (vejiga atónica). La incontinencia por rebosamiento puede comenzar tan temprano como en el primer trimestre y también puede ocurrir durante el embarazo debido a lo siguiente:

  • Cuando tu vejiga no se vacía cada vez que orinas, puede ocurrir un goteo persistente o intermitente de la orina. Los medicamentos, las lesiones nerviosas y las enfermedades como la esclerosis múltiple pueden causar este problema,
  • La diabetes gestacional también puede contribuir al problema de una vejiga atónica. Los síntomas de la diabetes incluyen sed y micción frecuente.
  • El aumento de la producción de orina debido a los cambios normales en el volumen de sangre y los cambios de líquidos desde el primer trimestre también pueden ser un factor en el desbordamiento de la vejiga.

Incontinencia urinaria mixta

Algunas mujeres pueden tener incontinencia urinaria mixta, una mezcla de todos los factores que causan diferentes tipos de pérdida de orina durante el embarazo. Los síntomas o actividades que tienden a desencadenar cada tipo pueden ayudar a identificar cuál es el que predomina.

Incontinencia debido a la infección del tracto urinario

A veces la orina se filtra debido a una infección del tracto urinario (ITU), que es más común en el embarazo. Una ITU puede irritar la vejiga y la uretra y hacer que el músculo de la vejiga se contraiga o que el esfínter se relaje y se abra sin previo aviso.

Una infección del tracto urinario aumenta el riesgo de abortos involuntarios o parto prematuro. Llama a tu médico de inmediato si estás goteando orina y tienes síntomas de una infección urinaria que incluyan:

  • análisis de orina
    Ardor u hormigueo al orinar (disuria)
  • Necesidad constante de orinar (urgencia urinaria)
  • Micción frecuente de pequeñas cantidades de orina (frecuencia urinaria)
  • Fugas inmediatamente después de que pensaste que habías vaciado tu vejiga
  • Orina de olor fuerte
  • Orina oscura o sangre en la orina

Efecto de embarazos múltiples

Las mujeres que han tenido embarazos múltiples y parto pueden encontrar que comienzan a perder orina más temprano en el próximo embarazo:

  • Cada embarazo relaja y debilita los músculos del piso pélvico, que también podrían dañarse durante el trabajo de parto y el parto.
  • Algunos de los cambios en los músculos podrían no volver a la normalidad entre embarazos. Los partos vaginales difíciles, los bebés grandes o el parto con fórceps pueden contribuir a este problema y causar incontinencia urinaria incluso cuando no estás embarazada.
  • La probabilidad de incontinencia urinaria en el embarazo aumenta después del primer embarazo. En un estudio Noruego de gran proporción se estudió a mujeres embarazadas de hasta 30 semanas, el 46 por ciento de las mujeres en su primer embarazo se quejó de la pérdida de orina en comparación con el 67 por ciento de las mujeres que habían tenido hijos anteriormente.

Orina versus fuga de agua

En el segundo y tercer trimestre, puede que te preguntes si el líquido que está goteando es orina o si significa que tu fuente de agua se está rompiendo. Si el patrón de tu fuga o la cantidad de líquido es diferente de lo que tenías anteriormente con tu incontinencia urinaria, el líquido podría líquido amniótico, o tus aguas.

También es posible que puedas diferenciar entre la orina y el líquido amniótico por el olor o el color:

  • Olor: ¿Huele el líquido como tu orina habitual o huele a amoníaco? Si no tiene olor o es un olor dulzón, es más probable que sean tus aguas.
  • Color: La orina es amarillenta, mientras que el líquido amniótico suele ser incoloro o muy pálido.

Si no estás segura, consulta con tu médico, especialmente si tienes dolor abdominal o de la espalda que se siente como contracciones.

Hacer frente a la fuga de orina durante el embarazo

Aunque es posible que no obtengas alivio de la incontinencia urinaria hasta después del nacimiento del bebé, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar con el problema durante el embarazo.

Los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer los músculos del piso pélvico. Haz al menos tres series de diez repeticiones durante el día. Los ejercicios de Kegel son seguros durante el embarazo según un artículo del 2010 en Maturitas y son especialmente útiles con la IUE. Sin embargo, pregúntale a tu médico si los ejercicios son seguros para tu embarazo y sigue sus instrucciones.

Visitas de baño programadas

Programa visitas regulares al baño para disminuir tus probabilidades de incontinencia por rebosamiento. Adicionalmente:

  • Vacía tu vejiga antes de hacer ejercicio o cualquier actividad prolongada.
  • No esperes hasta que sientas que la vejiga está demasiado llena antes de dirigirte al baño para evitar fugas antes de llegar allí.
  • Asegúrate de vaciar la vejiga por completo cada vez que vayas al baño. Si tienes dificultades para hacerlo, intenta presionar suavemente la vejiga con tu mano.

Almohadillas absorbentes

Usa toallitas absorbentes como los pantiprotectores o especializados para incontinencia como los de Depends para proteger tu ropa interior y ropa. Esto evitará momentos embarazosos en caso de una fuga accidental mientras estás en público.

Mantente hidratado

No reduzcas tu ingesta de líquidos para tratar de evitar la incontinencia urinaria. Recuerda que es importante mantenerte hidratada durante todo el embarazo. Bebe por lo menos de seis a ocho vasos de agua al día para evitar la deshidratación, dolores de cabeza durante el embarazo, parto prematuro y otros problemas. Lo que sí puedes hacer es, reducir la cantidad de cafeína, ya que puede hacer que tengas que orinar con más frecuencia.

Incontinencia posparto

La mayoría de las mujeres obtendrán alivio de su pérdida de orina inducida por el embarazo dentro de las seis semanas a tres meses después de dar a luz. Sin embargo, algunas mujeres continuarán teniendo incontinencia urinaria un año o más después del parto. A menudo, esto se debe a lesiones traumáticas en los músculos del piso pélvico, la vejiga, la uretra, la vagina o las fibras nerviosas durante el parto.

Un estudio reportado en 2006 en BJU International encontró que el 10.5 por ciento de las mujeres tenían problemas con la pérdida de orina un año después de dar a luz. En algunas mujeres, la incontinencia urinaria puede persistir muchos años después del parto.

Evaluación y manejo médico

Después del parto, la continuación de los ejercicios regulares de Kegel para fortalecer el suelo pélvico y los músculos de la uretra podría ser útil para algunas mujeres. Sin embargo, si la fuga urinaria persiste, consulta a tu médico para hacer una evaluación y tomar medidas adicionales.

Dependiendo de la causa de la incontinencia urinaria, según la National Kidney Foundation, las opciones para el tratamiento posparto incluyen:

  • Medicamentos incluyendo estrógeno vaginal
  • Terapia para músculos del piso pélvico y entrenamiento de la vejiga, que incluye:
    • La estimulación eléctrica que ayuda a fortalecer los músculos
    • La bioretroalimentación que ayuda a las mujeres a conocer y controlar la actividad de la vejiga y la uretra
    • La micción programada también ayuda a las mujeres a controlar y vaciar sus vejigas antes de sufrir incontinencia.
  • Terapia conductual combinada con biofeedback
  • Un pesario para sostener la vejiga y la uretra en una posición más normal
  • Cirugía para reparar cualquier daño a los tejidos o restaurar la vejiga y la uretra a su posición normal

Un médico te ayudará a decidir qué tratamiento es el adecuado para ti.

Tu bienestar en el embarazo

La fuga de orina y otros problemas urinarios son quejas comunes durante el embarazo y pueden alterar tu estilo de vida y tu bienestar, pero no tienes que sufrir. Sigue los consejos anteriores y habla con tu médico o partera para que te ayuden a controlar tu incontinencia de la mejor manera posible.

Incontinencia urinaria durante el embarazo