Tratamiento de la Preeclampsia

Lic. Amy Hoover
Una mujer embarazada en el consultorio del médico

Aunque se desconocen las causas directas de la preeclampsia, hay algunas cosas que las mujeres y sus médicos pueden hacer con respecto al tratamiento de la preeclampsia. Debido a que el parto del bebé es la única cura para la afección, es importante manejarla adecuadamente para que el bebé tenga el período de gestación más largo posible.

Diagnóstico de la preeclampsia

Los médicos buscan una serie de signos y síntomas cuando diagnostican la preeclampsia. Debido a que no se ha identificado una causa definitiva, los profesionales de la salud buscan lo siguiente en cada reconocimiento médico:

Estas son solo algunas de las cosas que los médicos tendrán en cuenta al hacer el diagnóstico. Menos del 10 por ciento de las mujeres embarazadas terminan con esta afección. Las mujeres que son diagnosticadas necesitan tomar ciertas precauciones para asegurarse de que ellas y sus bebés estén a salvo.

Maneras en las que puede manejarse la preeclampsia

Una vez que una mujer embarazada ha sido diagnosticada con la condición, ella y su médico deben discutir lo que se necesita hacer para controlar la condición. Independientemente de cómo se controle la preeclampsia, el bebé finalmente necesitará nacer para que se dé una cura completa de la afección.

Inducción al trabajo de parto

Una de las maneras de controlar la afección es simplemente inducir el trabajo de parto. Por lo general, esto se hace una vez que el bebé ha alcanzado por lo menos las 36 o 37 semanas de gestación. Si hay una tensión increíble en la madre y/o el bebé, el trabajo de parto puede ser inducido antes, luego de que se hayan administrado medicamentos como esteroides para ayudar a acelerar el desarrollo de los pulmones y otros órganos.

El bebé puede nacer por vía vaginal o por cesárea, dependiendo de la evaluación médica de la salud del bebé. La madre puede recibir medicamentos durante el trabajo de parto para ayudar a controlar su presión arterial. El sulfato de magnesio a menudo se administra para que no se produzcan convulsiones.

Prolongar el embarazo

Las mujeres a las que se les diagnostica preeclampsia antes de que su bebé esté completamente desarrollado pueden terminar queriendo prolongar el embarazo. Aunque esto puede ayudar a reducir el riesgo de parto prematuro, también puede causar otros problemas. Las semanas 24 a 34 se consideran un "área gris" médica cuando los médicos no están seguros de que el parto pueda ayudar o dificultar la salud del bebé.

Los médicos pueden aconsejar las siguientes formas de tratamiento de la preeclampsia para situaciones que requieren la prolongación del embarazo:

  • Medicamentos para reducir la presión arterial
  • Restricciones en la dieta
  • Reposo en cama
  • Hospitalización

Independientemente del tratamiento que prescriba el médico, una vez que se ha diagnosticado la preeclampsia, se vigila muy de cerca a las mujeres. Los controles prenatales semanales, quincenales o incluso diarios pueden ser necesarios para las personas que no están hospitalizadas para verificar si hay cambios en la presión arterial, el peso y la orina.

Preeclampsia no controlada

Las mujeres que tienen preeclampsia pero no se toman el tiempo para controlar su afección adecuadamente se están poniendo a sí mismas y a sus bebés en riesgo de complicaciones que pueden incluso llevar a la muerte.

Según la Preeclampsia Foundation, la preeclampsia presenta los siguientes riesgos para los bebés:

  • Nacimiento prematuro (que lleva a otras complicaciones)
  • Restricción del crecimiento intrauterino (RCIU)
  • Acidosis
  • Desafíos continuos a lo largo de la vida
  • Muerte

La preeclampsia, especialmente cuando no se trata, puede presentar los siguientes riesgos para la madre:

  • Aumento del riesgo de accidente cerebrovascular
  • Aumento del riesgo de deterioro de la función renal
  • Deterioro de la función hepática
  • Problemas con la coagulación de la sangre
  • Edema pulmonar
  • Riesgo de convulsiones
  • Muerte

Aunque el tratamiento de la preeclampsia no puede garantizar un embarazo sin riesgo, ayudará a reducir las probabilidades de que ocurra cualquiera de las afecciones mencionadas anteriormente. Tanto las madres como sus bebés se enfrentan a graves consecuencias si la preeclampsia no se diagnostica o no se controla.

Investigación continua

Se sabe poco acerca de la causa directa de la preeclampsia, e incluso un caso bien manejado a menudo termina en una inducción temprana del trabajo de parto. Afortunadamente, muchos científicos, médicos e investigadores preocupados han estado llevando a cabo estudios para encontrar mejores tratamientos para controlar la afección.

En los últimos años, se han propuesto o completado estudios que se centran en las siguientes ideas de tratamiento:

  • Antioxidante y aspirina
  • Viagra
  • Digibind (medicamento para el corazón)
  • Aspirina

Las mujeres no deben intentar controlar o tratar su afección sin consultar a un médico.

Tratamiento de la Preeclampsia