Vómitos en el tercer trimestre

Mujer embarazada con náuseas

Después de lidiar con las náuseas matutinas al principio del embarazo, algunas mujeres se sorprenden de experimentar vómitos en el tercer trimestre. Aunque el tercer trimestre es más bien la etapa donde hay que preparárse para el trabajo de parto y el parto, los vómitos sorprender a algunas futuras mamás. Muchas de las causas más comunes de los vómitos están relacionadas con problemas estomacales y de digestión, pero un malestar crónico en el estómago también puede ser un signo de problemas graves de embarazo.

Razones para vomitar en el Tercer Trimestre

Algunas mujeres piensan que vomitar en el tercer trimestre es simplemente una extensión de las náuseas matutinas que tuvieron en los primeros meses. Esto a veces puede ser el caso, especialmente si tus náuseas matutinas estuvieron presentes durante el segundo trimestre. Dado que los cambios en los niveles hormonales aumentan durante el tercer trimestre, es posible pasar varias semanas sin vómitos para luego experimentarlas de nuevo más tarde.

Cuando las nauseas solo aparecen en el tercer trimestre

Si no tuviste náuseas o vómitos durante el primer o segundo trimestre, o si el vómito aparece repentinamente, esto podría ser signo de una complicación grave. Cada vez que experimentes vómitos inesperados durante el embarazo, debes contactar a tu médico. Las mujeres embarazadas pueden deshidratarse y perder nutrientes vitales rápidamente, por lo que tu médico querrá realizar algunos análisis de sangre para asegurarse de que todo esté bien.

Causas de vomito

Algunas de las razones más comunes de vómito en el tercer trimestre incluyen:

  • Trabajo de parto: además de las contracciones y el dolor de espalda, algunas mujeres experimentan vómitos cuando comienzan el parto. Si tienes vómitos o náuseas o estás acompañada de cualquiera de los otros signos del parto, contacta a tu médico o partera de inmediato.
  • Molestias en el estómago: Vomitar en el tercer trimestre puede ser tan simple como un caso de intoxicación alimentaria o la reacción de su cuerpo a algo inusual que comiste. También puede ser un virus o un caso de gripe. Dado que cualquiera de esto puede causar una aparición repentina de vómitos y diarrea, puedes deshidratarte muy rápidamente. Asegúrate de beber mucha agua y de mantener informado a tu médico sobre la frecuencia con que te enfermas, incluso si has determinado que no existe una causa más seria para el vómito.
  • Tamaño del feto: a medida que el feto crece, simplemente no hay suficiente espacio en el abdomen de algunas mujeres. El útero en crecimiento puede empujar sobre el estómago, lo que dificulta que la madre digiera una comida grande. Esto a menudo causa indigestion, reflujo ácido y acidez estomacal. A veces, especialmente después de una gran comida, una mujer en su tercer trimestre puede experimentar eructos y vómitos repentinos. Mientras esto no ocurra a menudo, es poco probable que esto sea un problema.

Complicaciones serias

La preeclampsia, también conocida como hipertensión en el embarazo o la toxemia, es una afección grave que debe tratarse rápidamente. Los vómitos son uno de los principales signos de preeclampsia y, a menudo, se acompañan de dolores de cabeza, cambios visuales, aumento repentino de peso, hinchazón y presión arterial alta. Si no se trata, la pre-eclampsia puede provocar convulsiones, coma e incluso la muerte de la madre o del bebé.

Tratar la preeclampsia

El parto del bebé es el medio más eficaz para tratar la preeclampsia si el embarazo es lo suficientemente prolongado y es seguro el parto. Si la preeclampsia ocurre antes de la semana 36, la madre generalmente ingresa en el hospital, se recuesta en la cama y se la supervisa de cerca hasta que sea posible el parto. Los medicamentos se pueden usar para tratar algunos de los síntomas de la preeclampsia, pero el parto es la única cura.

Vomitos como problema de salud

Al igual que durante los períodos de no embarazo, una mujer puede experimentar vómitos como síntoma de problemas de salud relativamente menores. Sin embargo, cualquier vómito que ocurra más de una vez o que empeore a lo que has experimentado ya durante tu embarazo debe ser evaluado inmediatamente por tu medico obstetra. En casos raros, esta puede ser una de las primeras señales de un problema de salud grave que debe abordarse de inmediato.

Vómitos en el tercer trimestre