Baja temperatura basal corporal después de la ovulación

Gráfica de temperatura corporal basal

Una caída en la temperatura corporal basal después de la ovulación puede indicar un problema que puede hacer que sea difícil concebir con éxito. Para determinar si esto es un problema en tu caso, deberás aprender a registrar la temperatura basal de tu cuerpo a lo largo de tu ciclo y seguir con precisión los cambios de temperatura. Si bien esto puede sonar intimidante, es realmente bastante simple y vale la pena aprender si estás tratando de concebir o tratando de evitar la concepción.

Trazando tu gráfica de temperatura corporal basal

Trazar una gráfica de temperatura corporal basal, o TCB, es la forma más fácil de determinar si tiendes a tener una caída en la temperatura corporal basal después de tu ovulación. Si bien puedes realizar un seguimiento de esto en una hoja de papel normal, es mucho más simple si tienes una gráfica de registro TCB, que puedes comprar o encontrar de forma gratuita en línea.

Para leer con precisión tu tabla, deberás mantener registros durante varios meses. Luego comenzarás a ver un patrón que te mostrará cuándo ovulas y cuándo no. También podrás ver cualquier irregularidad en tu ciclo que pudiera representar un problema si estás tratando de concebir.

¿Cómo se hace?

Primero, tendrás que comprar un termómetro basal para el cuerpo. Este tipo de termómetro es más preciso que un termómetro regular porque mide tu temperatura hasta una décima de grado. Tendrás que ser así de precisa mientras trazas tu TCB. Mantén este termómetro junto a tu cama junto con un bolígrafo y tu tabla TCB todo el mes. Cada mañana cuando te despiertes, antes de hacer cualquier otra cosa, toma tu temperatura. Puedes hacer esto por vía oral, vaginal o rectal, pero la forma que elijas debe ser siempre igual.

Marca tu gráfica con un punto para indicar tu temperatura de ese día. Después de varios días, puedes comenzar a conectar los puntos y ver cómo fluctúa tu temperatura día a día. Estas fluctuaciones serán pequeñas hasta que estés lista para ovular. La mayoría de las mujeres ven una ligera caída en su TCB justo antes de la ovulación seguida de un pico cuando ovulan. Si estás tratando de concebir, esta caída indica el mejor momento para tener relaciones sexuales.

Un aumento de alrededor de .4 grados o más sostenido durante tres o más días indica que ya has ovulado. Esto suena como un pequeño cambio de temperatura, pero en tu tabla TCB parecerá enorme. Mira la imagen para ver un ejemplo.

Una caída en la temperatura corporal basal después de la ovulación

Normalmente, después de ovular, tu TCB permanecerá elevada durante aproximadamente 12 días. Si observas un descenso en la temperatura corporal basal después de la ovulación, esto puede indicar un problema. Puedes tener una fase lútea corta o una fase lútea defectuosa. Esto puede causar problemas si estás tratando de tener un bebé.

Fase lútea

¿Qué es una fase lútea? La fase lútea es la segunda fase de tu ciclo, que se desencadena por la liberación del huevo del folículo. El folículo ahora se llama cuerpo lúteo y esto es lo que produce la progesterona.

La progesterona es necesaria para hacer que el revestimiento de tu útero se espese, permitiendo que un huevo fértil se adhiera y forme un embrión. Si la concepción no tiene lugar, el cuerpo lúteo muere y se desprende de tu útero cuando tienes tu período.

Fase lútea corta

Normalmente, la fase lútea dura de 12 a 14 días. Una fase lútea que es más corta no permitirá que se produzca la suficiente progesterona para mantener un embarazo. Si tu tabla TCB muestra una caída demasiado pronto después de la ovulación, también deberías considerar usar un kit de predicción de la ovulación junto con tu tabla para que puedas mostrar los resultados a tu médico. Una fase lútea de 10 días o menos indica que es posible que no puedas concebir con éxito.

Tratamientos

Afortunadamente, una fase lútea corta no es poco común y generalmente se puede tratar con éxito. Tu médico puede evaluar tu nivel de progesterona en la sangre o programar una biopsia endometrial para hacer un diagnóstico preciso.

Una biopsia endometrial no es tan aterradora como parece. Tu médico raspará una pequeña muestra de tu revestimiento uterino y lo enviará a un laboratorio para su evaluación. Si las células analizadas no son consistentes con la forma en que deberían verse en ese día de tu ciclo, entonces se clasificarán como fuera de fase. Ahora el tratamiento puede comenzar.

Tu médico puede elegir darte suplementos de progesterona o medicamentos para la fertilidad como Clomifeno. Siéntete libre de discutir cualquier sugerencia de tratamiento con tu médico para que te sientas cómoda y comprendas lo que está sucediendo. La mayoría de las veces, estos tratamientos son muy exitosos para ayudar a las mujeres a concebir al bebé que tanto anhelan.

Baja temperatura basal corporal después de la ovulación