Embarazo después de la ablación endometrial

Doctora explicando el diagnóstico a paciente

Si bien es posible quedar embarazada después de una ablación endometrial, existe un mayor riesgo de complicaciones desde el inicio de tu embarazo hasta después del parto, incluida la muerte. Las ablaciones endometriales no son buenas opciones para las mujeres que aún no han decidido dejar de tener bebés.

Efecto del procedimiento en el embarazo

El embarazo después de una ablación endometrial es un problema de implantación, no un problema de ovulación o de fertilización.

Implantación

Después de una ablación endometrial, aún puedes quedar embarazada porque tus ovarios continúan funcionando normalmente. Un embrión inicial tiene una menor posibilidad de implantarse en el útero después de una ablación endometrial porque el procedimiento destruye (extirpa) el endometrio, el revestimiento interno del útero.

Revestimiento ausente

Después de la ablación, el revestimiento está ausente, o demasiado delgado o con demasiadas cicatrices como para responder normalmente a tus hormonas ováricas, estrógeno y progesterona, que te preparan para un embarazo. Si el embrión logra implantarse, la implantación es probable que sea anormal y esto conlleva problemas con el embarazo.

Posibilidad de embarazo después de la ablación

La probabilidad de que el embrión se implante es baja, pero posible. De acuerdo con un artículo de revisión en el French Journal of Gynecology Obstetrics and Biology of Reproduction, la probabilidad de embarazo (implantación) después de la ablación endometrial es de entre el 0.7 y 2.4%.

Riesgos del embarazo

No intentes quedar embarazada después de una ablación endometrial. Aunque la posibilidad de implantación del embarazo es baja, tienes la posibilidad de riesgos y complicaciones importantes si concibes y el embrión tiene éxito en implantarse en el útero.

Complicaciones

Una revisión de los riesgos de complicaciones del embarazo después de la ablación endometrial en el artículo de French Journal citado anteriormente muestra lo siguiente:

  • Sangrado uterino anormal inicial o más tarde en el embarazo
  • Un embarazo químico
  • Inserción anormal de la placenta que puede causar un embarazo y parto difíciles y mayores riesgos para el bebé durante todo el embarazo.
  • Aborto espontáneo precoz debido a la fijación placentaria anormal
  • Pérdida del embarazo en el segundo trimestre
  • Parto prematuro debido a la fijación anormal de la placenta o retraso del crecimiento intrauterino
  • Muerte del bebé durante el trabajo de parto o el parto o poco después del nacimiento (mortalidad perinatal)
  • Cesarea debido a problemas contigo o con tu bebé
  • La placenta no se separa después del nacimiento del bebé (retención de la placenta) y pudieras tener una hemorragia grave
  • Histerectomía de emergencia debido a sangrado severo e incontrolable en o después del parto

Las complicaciones más graves de la implantación anormal incluyen hemorragias severas de tu útero y muerte.

Debido a estos riesgos, si deseas quedar embarazada en el futuro, no debes realizarte una ablación endometrial. Este es un punto importante para discutir con tu propio médico.

En caso de embarazo

Si quedas embarazada después de una ablación endometrial, considera esto un embarazo de alto riesgo y:

  • Mantente alerta a las señales de advertencia de inicio del embarazo, como sangrado vaginal irregular o dolor pélvico.
  • Consulta a tu médico para una prueba inicial de embarazo en la sangre y repetirla luego para ver qué tan bien está creciendo el embrión.
  • Mantén actualizadas todas tus consultas con tus médicos y tus citas para las pruebas, para que sigas de cerca tu embarazo.
  • Si abortas o das a luz en casa, llama a tu médico o ve al hospital rápidamente debido al riesgo de sangrado abundante y la retención de la placenta.

Las complicaciones de sangrado pueden ocurrir durante el trabajo de parto y el parto y después de que nazca el bebé.

El procedimiento de ablación endometrial

El procedimiento de ablación endometrial destruye o adelgaza el endometrio que recubre el útero mediante varias técnicas:

  • Aplica calor al forro del endometrio de la siguiente manera:
    • Corriente eléctrica que genera calor para destruir el revestimiento (electrocauterio)
    • Bombeo de fluido calentado en la cavidad uterina (terapia hidrotérmica)
    • Solución calentada en un globo insertado en la cavidad (terapia con balón)
  • Congelación mediante el uso de una sonda fría (crioterapia)
  • Frecuencia eléctrica a través de un dispositivo que genera corriente eléctrica (radiofrecuencia)
  • Uso de energía de microondas (terapia de microondas)

La ablación generalmente se realiza al mirar en la cavidad uterina, ya sea por histeroscopia o por guía de ultrasonido. El procedimiento es seguro y puede realizarse en el consultorio de tu médico o en el quirófano.

Indicaciones para el procedimiento

La ablación endometrial trata la hemorragia abundante recurrente o la hemorragia prolongada del endometrio (menorragia).

El procedimiento generalmente se sugiere después de los métodos no quirúrgicos, como el tratamiento hormonal, fallan en disminuir o detener el sangrado anormal.

Evaluación y decisión

Antes de cualquier tratamiento de sangrado uterino anormal, se realizará una evaluación completa para descartar cáncer, infección o cualquier otro problema en el útero que pueda ser la causa del sangrado.

Después de la evaluación si los tratamientos no quirúrgicos no ayudan, tu médico puede sugerir una ablación endometrial si tú tienes:

  • Episodios recurrentes de sangrado excesivo que incluyen días de cambio de una almohadilla o más por hora
  • Episodios de sangrado prolongado que duran más de 10 días
  • Tu anemia no responde al tratamiento debido a la cantidad de sangrado
  • Un problema médico que te impide tomar hormonas u otros medicamentos para tratar el sangrado

Tú eres una buena candidata para la ablación endometrial si:

  • Te encuentras generalmente sana
  • No puedes quedar embarazada
  • No quieres quedar embarazada
  • Haz completado la maternidad y eliges una esterilización en el momento de la ablación endometrial
  • Estás cerca de la menopausia (perimenopáusicas) y es probable que tengas una menopausia en unos meses o en un año

El procedimiento puede retrasar o prevenir una cirugía más complicada, como una histerectomía.

Consideraciones de control de la natalidad

Si no deseas quedar embarazada, o has completado tu maternidad, debes considerar seriamente la esterilización en el momento de la ablación endometrial.

Si la esterilización no es una opción, elige una forma efectiva de control de la natalidad, como un DIU hormonal u otro anticonceptivo hormonal.

Considera los aspectos y riesgos del embarazo

Debido a los posibles riesgos y complicaciones del embarazo después de la ablación endometrial, no intentes quedar embarazada después del procedimiento. Si deseas estar embarazada en el futuro, no debes hacerte una ablación endometrial. Asegúrate de analizar todos los aspectos del embarazo con tu médico, incluidas las opciones de control de la natalidad, antes de someterte al procedimiento.

Embarazo después de la ablación endometrial