El uso del condón durante el embarazo

Dra. Vilma Ruddock
Paquete de condones mientras se acuesta con su novia

Las mujeres embarazadas y sus parejas que están en riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS) deben considerar seriamente el uso de condones durante las relaciones sexuales. Hacerlo disminuirá la posibilidad de infectarse y el riesgo de cualquier complicación de la infección durante el embarazo. Elige un condón que te proteja de las ITS y que tenga el menor potencial de causar daño a ti o a tu bebé.

Seguridad y riesgos

Aunque existen estudios sobre la eficacia anticonceptiva y la protección de los condones contra las ITS, se sabe poco sobre los riesgos de los materiales para condones masculinos y femeninos o sus aditivos en cuanto a los resultados del embarazo en bebés o madres. Además de enumerar el material del condón, los fabricantes no revelan mucho acerca de las sustancias que se agregan para aumentar el atractivo de sus condones, ya sea en el envase o en sus sitios web. Debido a esto, es difícil realizar investigaciones clínicas independientes sobre la seguridad y los riesgos del uso del condón durante el embarazo.

Aditivos para condones

Las sustancias que se agregan a los condones pueden incluir productos químicos, talco o almidón para disminuir la adherencia del material del condón, espermicidas, lubricantes y conservantes, así como otras sustancias que aumentan la sensibilidad y la respuesta sexual. Existe poca información sobre los riesgos para el feto en desarrollo de muchos de los siguientes aditivos, pero algunos pueden aumentar el riesgo de inflamación e infecciones cervicales, vaginales o vulvares, lo que podría aumentar el riesgo de ITS.

El ambiente vaginal se vuelve más alcalino en las mujeres embarazadas, lo que puede llevar a un crecimiento excesivo de la levadura y otras bacterias vaginales; estos aditivos pueden aumentar la alcalinidad.

Espermicidas

Algunos condones se lubrican con espermicidas para mayor protección anticonceptiva. Un estudio en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Texas observó el resultado de los bebés nacidos de madres que continuaron usando condones con espermicidas antes de darse cuenta de que estaban embarazadas. Hubo un pequeño aumento en la comunicación interventricular membranosa (CIV, un agujero en el corazón), pero los autores no encontraron otros defectos congénitos en el recién nacido.

Los espermicidas como el nonoxyl-9 (N-9) son detergentes que matan el esperma. Pueden disminuir la vida útil de los condones de látex y, por lo tanto, disminuir la seguridad contra las ITS. Nonoxyl-9 también puede causar inflamación alérgica e irritante en la vagina y el cuello uterino, lo que puede aumentar el riesgo de contraer una ITS si el condón se rompe.

A diferencia de estudios de laboratorio anteriores, el N-9 no proporciona protección contra el VIH u otras ITS, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, por lo que no brindará ninguna protección adicional durante el embarazo.

Lubricantes

Algunos condones se lubrican con lubricantes a base de aceite, lo que puede deteriorar algunos materiales del condón y disminuir la eficacia del condón contra las ITS y poner en riesgo a las mujeres embarazadas. Otros tienen lubricantes a base de agua, como la glicerina o la silicona, que no dañan los condones, pero también pueden causar reacciones irritantes y reducir la protección contra las ITS. También pueden hacer que la vagina sea más alcalina y aumentar el riesgo de infecciones por hongos y otras infecciones.

No existen pruebas de que la glicerina y la silicona puedan absorberse en el útero o en el torrente sanguíneo para atravesar la placenta para así dañar al bebé.

Los compuestos químicos en el látex

Los productos químicos se añaden en la primera etapa de la fabricación para componer el látex líquido y añadirle fuerza y otras propiedades. Los fabricantes no revelan cuáles son estos productos químicos, por lo que se desconocen los riesgos potenciales para la madre o el bebé.

Mano con condón rojo

Talco en polvo y almidón

Existen algunas pruebas de que el uso de talco en polvo en el área genital podría aumentar el riesgo de cáncer de ovario; sin embargo, no existe información sobre los riesgos potenciales de talco o almidón para el feto. El talco y el almidón en la vagina también podrían aumentar el riesgo de inflamación vaginal e infecciones por levaduras en una mujer embarazada y, por lo tanto, aumentar el riesgo de ITS.

Parabenos

Los fabricantes pueden añadir conservantes, como los parabenos, para prolongar la vida útil de sus lubricantes de condones. Los parabenos pueden actuar como estrógenos y se sabe que son tóxicos para las células.

Sin embargo, no se sabe si los parabenos se absorben en la vagina y se transfieren al torrente sanguíneo para cruzar la placenta hacia el feto, lo que podría afectar potencialmente el desarrollo de los órganos sexuales de un bebé varón.

Saborizantes y azúcares

Los sabores y el azúcar añadidos para mejorar el sexo oral podrían causar el crecimiento exagerado de las levaduras. La levadura causa irritación e inflamación vaginal o vulvar, lo cual puede aumentar el riesgo de ITS. No hay información sobre cuáles son los ingredientes específicos, o su potencial para causar daño a un feto en desarrollo.

Agentes de calentamiento y hormigueo

Las compañías agregan agentes de calentamiento y hormigueo para agregar diversión y aumentar la excitación y la sensación. Los agentes añadidos no se conocen, pero podrían incluir glicerina, mentol, capsaicina o extractos botánicos.

No existen estudios sobre la posibilidad de que estos agentes atraviesen la placenta y dañen al bebé. Cualquiera de estas sustancias podría causar una reacción alérgica o inflamación cervical, vaginal y vulvar, y aumentar el riesgo de infecciones en una mujer embarazada.

Color y fragancias

El color y la fragancia también se agregan a los condones para que sean atractivos, divertidos y fantásticos. Los colorantes y fragancias pueden causar reacciones alérgicas e irritantes, lo que también podría aumentar las posibilidades de infecciones. No existen estudios sobre el potencial de los colorantes y fragancias para ser absorbidos desde la vagina y llegar al feto.

Benzocaína

Algunos productos como Durex™ Performa y Trojan™ Extended Condom han añadido benzocaína, un anestésico local, para prolongar el rendimiento sexual de un hombre. Aunque la benzocaína está recubierta en el interior del condón, no se sabe si hay potencial de daño si el condón se rompe.

Existe un riesgo potencial de que la benzocaína sea absorbida de la vagina a la sangre y cruce la placenta, pero no existen estudios adecuados sobre los riesgos potenciales para un bebé en desarrollo. También existe la posibilidad de que la benzocaína cause una reacción alérgica o inflamación en la vagina y aumente el riesgo de una infección por levaduras e ITS en una mujer embarazada.

Elegir condones durante el embarazo

Sin acceso a una lista más completa de aditivos específicos en los preservativos o estudios clínicos para evaluar completamente los riesgos maternos y fetales, las mujeres embarazadas y sus parejas que necesitan usarlos deben elegir los preservativos que contengan el menor número posible de aditivos.

Los condones de látex y los condones sin látex hechos de varios materiales sintéticos proporcionan una protección efectiva contra las ITS. Las mujeres embarazadas, sin embargo, no deben usar condones "naturales" de piel de cordero para la protección contra las ITS. Están hechos del intestino de oveja y se cree que tienen poros lo suficientemente grandes como para que las ITS puedan pasar a través de ellos, incluyendo el VIH.

Puedes elegir entre los siguientes tipos de condones que son los más disponibles en el mercado.

Preservativos de látex

Los condones de látex, hechos de caucho natural, son los condones más fuertes y usados. Proporcionan la mejor protección contra las ITS. En un artículo académico sobre contracepción, los autores encontraron que los condones de látex rara vez se rompían o se desprendían durante el sexo o el retiro, lo que hace que el riesgo de exposición a las ITS durante el uso en el embarazo sea pequeño.

Sin embargo, es más probable que los condones de látex se deterioren durante el almacenamiento, al estar expuestos al calor o a lubricantes a base de aceite como vaselina, aceite mineral, aceite para bebés y tratamientos vaginales de venta libre, como los medicamentos contra la levadura. Esto puede conducir a la rotura y a la exposición a ITS si se usa. Las mujeres embarazadas deben tener cuidado de no usar condones expuestos a estas condiciones y de usar solamente lubricantes a base de agua.

Condones sin látex

Los condones sin látex están hechos de poliuretano, un plástico sintético a base de petróleo u otros materiales sintéticos. Los preservativos de poliuretano, comercializados desde 1994, son los preservativos sin látex más utilizados. Aunque son más delgados y menos elásticos que los condones de látex, también son muy fuertes y proporcionan una protección eficaz contra las ITS.

Las mujeres embarazadas deben saber que, en general, los condones sin látex tienen más probabilidades de romperse o resbalarse durante el coito o a la retirada que los condones de látex, lo que posiblemente las expone a ITS. Sin embargo, otro estudio académico sobre la anticoncepción sugiere que los condones de poliuretano estudiados no eran más propensos a romperse o resbalarse que los condones de látex. En todos los casos debes tomar las precauciones necesarias para evitar que se rompan.

Los condones sin látex son menos propensos que los de látex a deteriorarse con el almacenamiento o la exposición a lubricantes a base de aceite.

Látex sintético de poliisopreno

Comercializados desde 2009, los preservativos de látex sintético se fabrican a partir del poliisopreno químico, una de las sustancias naturales del caucho natural. Son más blandos y elásticos, pero tienen más probabilidades de resbalar que los condones de látex.

Al igual que el látex natural, los condones de poliisopreno se deterioran con los lubricantes a base de aceite, por lo que las mujeres embarazadas deben tener cuidado con los lubricantes que utilizan.

Condones femeninos

Los condones femeninos están hechos de materiales sintéticos, nitrilo y poliuretano y proporcionan una protección eficaz contra las ITS. Fueron aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 1994, con una versión más nueva aprobada en el 2009 para la anticoncepción y la protección contra las ITS.

Están recubiertos con silicona, que es un lubricante a base de agua. No uses un condón femenino con un condón masculino porque ambos podrían romperse debido a la fricción entre ellos.

Alergia al látex

Las mujeres embarazadas que tienen alergia al látex no deben usar condones de látex. Una alergia vaginal o vulvar puede causar picor e inflamación, aumentando el riesgo de ITS. También existe el riesgo de un choque anafiláctico alérgico que cause la muerte de la madre y el bebé. Las reacciones alérgicas pueden ser a las proteínas del caucho o a los subproductos de los productos químicos añadidos en la fabricación del látex.

Los condones de poliisopreno y poliuretano no tienen los alérgenos del látex. A una marca de condones de látex de caucho natural, llamada Vytex, se le ha quitado el 90 por ciento de los alérgenos proteicos. Estos condones son una buena alternativa para las mujeres embarazadas que son alérgicas a los condones de látex tradicionales.

Una selección de condones

Considera los siguientes productos basados en la información anterior sobre los tipos de condones seguros y que mejor te protegen.

  • El condón de poliuretano lubricado Trojan Supra Bareskin es un condón sintético de poliisopreno, sin látex, con un costo de alrededor $8 dólares por un paquete de seis.
  • Lifestyles Skyn Original Condom es un condón sintético de látex y poliisopreno que se vende por menos de $12 dólares por un paquete de 24.

Protección contra las infecciones de transmisión sexual durante el embarazo

Las mujeres embarazadas y sus parejas que están en riesgo de contraer ITS deben usar condones durante todas las partes del sexo vaginal, anal u oral. Existe alguna evidencia de que las mujeres embarazadas pueden estar aún más en riesgo de contraer ITS por el semen.

El embarazo disminuye la respuesta inmunológica de la mujer para que su cuerpo no ataque al bebé como un alérgeno. Algunos estudios muestran que el semen de la pareja de una mujer podría jugar un papel importante en esta disminución de la respuesta inmunológica. La respuesta inmunitaria modificada al semen podría disminuir la capacidad de la mujer para combatir las enfermedades de transmisión sexual.

También es importante señalar que los condones masculinos y femeninos no protegen las áreas que no cubren durante las relaciones sexuales. Es posible que tú y tu pareja no estén protegidos de organismos que se infectan por contacto de piel a piel, como el herpes, el virus del papiloma humano y la sífilis.

Quién debe usar condones durante el embarazo

Las mujeres embarazadas y sus parejas con los siguientes factores de riesgo deben usar condones si:

  • Tú o tu pareja tienen antecedentes de enfermedades de transmisión sexual.
  • Tú o tu pareja tienen actualmente una ITS, aunque es mejor evitar las relaciones sexuales durante una infección activa.
  • Tú o tu pareja no están en una relación mutuamente monógama.
  • Tienes relaciones sexuales con una nueva pareja después de quedar embarazada.

Seguridad y protección

En ausencia de estudios clínicos para examinar la seguridad y los riesgos, elige un condón con el que te sientas bien y que tenga pocos o ningún aditivo. No uses un condón de látex si eres alérgica al látex. Habla con tu médico o partera acerca de los riesgos de las ITS y los beneficios y seguridad del uso de condones durante el embarazo, preferiblemente antes de quedar embarazada.

El uso del condón durante el embarazo