Caminar e inducción del trabajo de parto

Mujer embarazada caminando

En muchos embarazos, el caminar y la inducción del trabajo de parto van de la mano. Caminar es uno de los métodos comúnmente recomendados para auto inducir la labor de forma natural y tiene muchas ventajas. Como en todo, aunque caminar tiene su beneficios a la hora del parto, también hay recomendaciones que querrás considerar.

Cómo ayuda caminar en la inducción del parto

Muchas mujeres que han tenido embarazos saludables son alentadas a caminar cuando están muy cerca o ha pasado su fecha de parto. Aunque los médicos debaten si caminar realmente provoca el inicio del trabajo de parto, existe una fuerte correlación entre actividades como caminar y el parto. No deseas realizar ejercicio extenuante cerca del final de tu embarazo, pero caminar tiene una serie de beneficios para la madre.

  • Muchas mujeres entran en las etapas del trabajo de parto prematuro sin darse cuenta, y caminar puede ayudarlas naturalmente a que el parto progrese más efectivamente.
  • Caminar ayuda a que mamá esté más cómoda y esto también puede ayudar al cuerpo a relajarse y prepararse para el parto.
  • El nivel de ansiedad de muchas mujeres también es muy alto cerca del final del embarazo, particularmente con madres primerizas, y caminar puede ayudar a aliviar la ansiedad.
  • Caminar puede ayudar a pasar el tiempo en las últimas semanas o días antes del parto. La fuerza de la gravedad y la presión pélvica pueden ayudar al bebé a colocarse en la posición adecuada, otra ventaja para prepararse para dar a luz.
  • El movimiento físico también puede ayudar a estimular los músculos y prepararte para las contracciones.
  • La transpiración del cuerpo al caminar también puede indicar a la glándula pituitaria que aumente la producción de hormonas, lo que a su vez puede tener un efecto sobre la hormona oxitocina, que hace que comience el parto.

Dado que hay poca evidencia de la relación entre caminar y la inducción del trabajo de parto, muchos profesionales recomiendan que emplees las actividades y posiciones físicas que te hagan sentir más cómoda al final de tu embarazo.

Consejos para caminar e inducir el parto

El vínculo entre el caminar y la inducción del trabajo de parto no se puede probar en blanco y negro, pero generaciones de mujeres han jurado por este método. Si te sientes cómoda moviéndote y quieres caminar al final del embarazo, sigue estos consejos:

  • Evita terrenos irregulares y escaleras demasiado grandes: tu nivel de energía y equilibrio disminuyen drásticamente al final del embarazo.
  • Camina en áreas seguras y familiares que estén bien iluminadas.
  • Camina con tu pareja, alguna amiga o pariente siempre que sea posible.
  • Camina con zapatos cómodos con suelas antideslizantes.
  • Bebe mucha agua antes y después de caminar para evitar la deshidratación.
  • Evita caminar en temperaturas extremas.
  • Toma descansos cuando sea necesario y no te esfuerces demasiado.
  • Usa ropa cómoda, transpirable y un sostén de maternidad de apoyo.

Cuándo no caminar

Caminar al final del embarazo no es para todas. Hay una variedad de situaciones cuando esto no es lo ideal. Si tienes un embarazo de alto riesgo, puede ser importante que entres a la labor de parto en el hospital en un entorno controlado. Si este es el caso, habla con tu médico sobre cuándo exactamente necesitas ir al hospital. Es posible que puedas caminar en el hospital mientras te monitorean.

Las mujeres que no están a término completo tampoco deben intentar las técnicas de inducción del parto ya que el bebé puede necesitar más tiempo para desarrollarse por completo. Aquellas que están en riesgo de tener un trabajo de parto prematuro u otras complicaciones también pueden necesitar evitar caminar para evitar que el trabajo de parto sea inducido demasiado pronto. Si tu fuente (saco de líquido amniótico) se ha roto, tu médico puede preguntarte de qué color es el líquido; si no está claro, podría ser un signo de meconio (desecho) que puede representar un peligro para el bebé. En este caso, es posible que no se te permita caminar, incluso si aún no estás en trabajo de parto o tienes contracciones, ya que será necesario monitorear al bebé.

Disfrutar de una caminata

Caminar puede ser una opción saludable y beneficiosa para muchas mujeres al final del embarazo. Aunque durante mucho tiempo se creyó que era un método para iniciar el trabajo de parto, no está garantizado, y tú debes hacer solo aquellas actividades con las que te sientas cómoda.

Caminar e inducción del trabajo de parto