Dar a luz en el agua

Mujer embarazada en la bañera

Dar a luz en el agua puede ser relajante y puede reducir el dolor y la ansiedad. Sin embargo, no hay evidencias de que, en comparación con la labor y parto tradicionales, haya beneficios adicionales para las madres o los bebés. Además, existen preocupaciones sobre la seguridad, porque hay informes sobre lesiones graves en bebés nacidos bajo el agua.

Labor y parto en inmersión acuática

El término "nacimiento en el agua" significa, con precisión, el nacimiento de un bebé bajo el agua. Sin embargo, las personas lo usan indistintamente para referirse a cualquier parte de la labor y del parto que sucede en el agua. Tú decides durante cuánto tiempo permanecerás en el agua durante el proceso.

Primera etapa del parto

La inmersión en hidroterapia o inmersión en labor se refiere a la primera etapa del trabajo de parto en el agua. Si lo deseas, puedes permanecer en la piscina/bañera de parto solo en esta etapa y trasladarte luego a una cama, para el parto de tu bebé y la salida de la placenta.

Nacimiento subacuático

Puedes continuar hasta la segunda etapa del parto y tener a tu bebé bajo el agua. Después del parto, tu bebé sale inmediatamente a la superficie antes de respirar para que no inhale agua. La salida de la placenta se puede hacer dentro o fuera del agua.

Inmersión intermitente

Algunas mujeres entran y salen del agua durante la primera etapa del parto. Lo mejor es salir del agua para tomar descansos durante el inicio del trabajo de parto y para usar el baño. Puedes estar desnuda o usar un bikini cómodo para que estés cubierta cuando salgas de la piscina. Quítate la parte inferior del bikini cuando el cuello uterino esté completamente dilatado.

Piscina de nacimiento

Para un parto en el hogar, tu bañera o jacuzzi pueden servir como tu piscina de parto. Compra o alquila una bañera especial para parto, si lo prefieres, y llénala con agua del grifo.

La marca Waterbirth Solutions, por ejemplo, tiene una selección de piscinas de parto que puedes comprar. Muchas piscinas de parto tienen un asiento en el que puedes descansar y tienen asideras para las manos.

Temperatura del agua

El agua debe mantenerse a una temperatura constante y cómoda, no superior a 95-100 °F (35-38 ° C). Si estás sobrecalentada, esto puede provocar sufrimiento fetal y complicaciones en el recién nacido.

Opciones de ubicación

No todos los médicos hacen nacimientos en el agua. Si tu médico no te proporciona esta opción, deberás buscar otro médico o partera que sí tenga experiencia en esta área.

Tienes tres opciones de dónde tener tu labor y parto acuáticos:

  • En el hogar: una partera certificada puede ayudarte a tener a tu bebé en tu hogar. No elijas tenerlo en casa sin antes asegurarte de que tu partera es una obstetra entrenada. Piensa en los peligros del parto en el hogar sin la atención de una partera o un médico certificados. Pregunta sobre los procedimientos para monitorear tu estado y el del bebé.
  • Centro de maternidad independiente: la mayoría de los centros de maternidad tienen tinas de parto o jacuzzis. Pregúntale a tu partera o médico y visita personalmente el centro. Verifica si el centro de maternidad está debidamente acreditado por el departamento de Salubridad y Servicios Médicos oficiales de tu propio país.
  • Una sala de parto en el hospital: algunos hospitales en los EE. UU. y en otros países brindan la opción de nacimientos en agua en sus salas de parto especiales. Tienen un equipo sumergible especial para monitorear a tu bebé. Consulta con tu hospital y solicita un recorrido por sus instalaciones.

Los centros de maternidad y los hospitales están más equipados para manejar emergencias. Pregúntale a tu médico o partera cuál es la mejor ubicación para ti.

Los beneficios

Los defensores de la labor y parto acuáticos encuentran el proceso atractivo por varias razones.

Nacimiento natural

Las mujeres que prefieren un "nacimiento natural" prefieren la idea de una labor acuática porque es menos restrictiva que una labor en cama tradicional. La flotación parcial en una piscina de parto hace que te sea más fácil moverte y sentirte más cómoda durante las labores del parto.

Relajación

La inmersión en agua tibia es agradable y relajante. El efecto calmante libera la tensión muscular y te ayuda a soportar las labores de parto.

Reducción del dolor y la ansiedad

La relajación de la inmersión en agua puede ayudarte a sobrellevar mejor el dolor y la ansiedad de las labores del parto y el parto en sí. Es posible que tengas menos necesidad de analgésicos o anestesia.

Apoyo en tu labor de parto

Con frecuencia, la pareja de una mujer puede entrar a la piscina con ella y brindarle apoyo físico y emocional. Algunas parteras permiten a otros miembros de la familia en la habitación. Este entorno relajado de apoyo ayuda a la relajación.

Los riesgos

La investigación sobre la seguridad del nacimiento con agua para mujeres o bebés es limitada e incierta. Los riesgos potenciales incluyen:

  • Si el cordón umbilical es corto, se puede romper al salir tu bebé del agua y este puede sufrir una hemorragia y morir.
  • Tu bebé podría inhalar bajo el agua y ahogarse.
  • La placenta podría separarse y salir antes de que el bebé salga del agua, eliminando así su línea de vida y causarle pérdida de sangre.
  • Si la tina/piscina de parto no está limpia o se contamina, tú y tu bebé pueden contraer una infección.
  • Podrías resbalar y caer en el agua.
  • Si tienes una emergencia, puede ser difícil salir del agua rápidamente.
  • Si tienes tu labor de parto en el hogar o en un centro de maternidad no tendrás acceso a la misma clase de monitorización, líquidos intravenosos, medicamentos y anestesia que la que tendrías en un entorno hospitalario.

Contraindicaciones

Solo debes considerar dar a luz en agua si tienes un embarazo de bajo riesgo. Las posibilidades de un mal resultado son mayores si tienes estas contraindicaciones:

  • Condiciones médicas tuyas, como diabetes, presión arterial alta, enfermedad cardíaca, enfermedad renal
  • Si tienes alguna infección
  • Si estás teniendo mellizos o más
  • Si tu bebé está en posición de nalgas
  • Si tu bebé es prematuro
  • Si tu bebé es grande y estás en riesgo de distocia de hombro
  • Si necesitas monitoreo fetal continuo para la seguridad de tu bebé
  • Si no hay fácil acceso a un hospital en una emergencia

Asesoramiento adicional

Antes de decidir dar a luz en el agua:

  • Asegúrate de que tu médico o partera tenga experiencia en el manejo del trabajo acuático y el parto.
  • Pídele a tu proveedor de atención médica que te explique todos los pasos del proceso para que sepas exactamente qué esperar.
  • Pregunta acerca de los procedimientos para el monitoreo tuyo y de tu bebé.
  • Asegúrate de que haya un plan para enfrentar emergencias si eliges dar a luz en casa o en un centro de maternidad independiente.
  • Revisa tu cobertura de maternidad con tu compañía de seguros antes de entrar en labor de parto para averiguar qué servicios y equipos cubrirán.

Mientras estás en el agua:

  • Si tienes tu parto en el hogar, bebe suficiente agua durante el parto para mantenerte hidratada.
  • Asegúrate de que el agua esté siempre a temperatura agradable.
  • La iluminación tenue y la música suave en la habitación te ayudan a relajarte.
  • No traigas ningún artículo eléctrico o punzante al agua.
  • Ponte lo más cómoda posible y muévete cuando lo necesites.
  • Elige flotar en tu espalda o barriga. Una almohada inflable te puede ayudar.
  • No salgas de la bañera/piscina de parto tu sola mientras estás en labor de parto para evitar caídas.

Ten en cuenta que, aunque en tu hogar puedes meterte en tu piscina cuando lo desees, en un hospital puede que tengas que esperar hasta que tengas 5 cm de dilatacióny estés en trabajo de parto activo. Existe la posibilidad de que tu trabajo de parto disminuya si ingresas demasiado pronto.

Estudios científicos

No hay estudios confiables que demuestren que el trabajo de parto y el parto acuático conlleven beneficios para la madre o el bebé, excepto para aliviar el dolor y la ansiedad durante el trabajo de parto.

El manejo del dolor

Las mujeres que hacen su labor de parto en el agua parecen experimentar menos dolor que las mujeres que hacen una labor en cama tradicional. La Federación de Matronas reporto que los estudios encontraron una reducción significativa del dolor en las mujeres que tuvieron su parto en el agua en comparación con las que no lo hicieron. También había menos necesidad de anestesia, como una epidural.

Resultados maternos y del recién nacido

No hay estudios bien delineados que muestren claramente mejores resultados para las madres o los bebés con una labor y parto acuáticos.

La revisión de la base de datos Cochrane 2009 citada anteriormente y un estudio anterior de 274 mujeres publicado en la revista Birth, junio de 2001 no encontraron diferencias para los resultados maternos y neonatales en los siguientes rubros:

  • Duración del trabajo de parto
  • Necesidad de inducción o aceleración del trabajo de parto
  • Parto vaginal asistido (con fórceps o al vacío)
  • Tasa de cesárea
  • Rasgaduras perineales
  • Recuperación posparto de la madre
  • Infección materna
  • Puntajes de Apgar de recién nacidos
  • Sufrimiento fetal durante el trabajo de parto; pero hubo que resucitar a más bebés que nacieron bajo el agua que aquellos que no
  • Admisión de recién nacidos a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN)

Otro artículo de revisión publicado en la Revista de Obstetricia, Ginecología y Enfermería Neonatal en septiembre del 2013, concluyó que había "un beneficio mínimo en los nacimientos bajo el agua para la madre y ningún beneficio para el bebé".

La seguridad

No hay suficientes estudios para demostrar la seguridad de la labor y el parto acuáticos, especialmente en los bebés. Si bien estudios y artículos limitados revelaron riesgos mínimos, ha habido informes de lesiones en los recién nacidos.

El American Journal of Obstetrics and Gynecology, de mayo del 2004, publicó una revisión de 16 artículos sobre complicaciones del nacimiento con agua. Hallaron los siguientes resultados sobre recién nacidos, graves, aunque poco frecuentes, después de un nacimiento bajo el agua:

  • Neumonía neonatal por infección
  • Ahogamiento neonatal y a punto de ahogarse
  • Sodio en sangre bajo
  • Ruptura del cordón umbilical lo que causa pérdida de sangre en el recién nacido, bajo nivel de oxígeno, lesión cerebral y muerte

Opiniones de algunas asociaciones profesionales

El Colegio Estadounidense de Enfermeras Parteras (ACNM) respalda y promueve activamente la labor y el parto acuáticos como seguros y beneficiosos para las mujeres y los bebés. Por otro lado, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) no lo respaldan por completo debido a la falta de datos suficientes.

ACOG y AAP emitieron una opinión conjunta del Comité en la revista Obstetrics and Gynecology, en abril del 2004 sobre el trabajo de parto de inmersión acuática. Respaldaron la inmersión en agua para la primera etapa del parto como beneficiosa para el alivio del dolor. Sin embargo, debido a la falta de datos confiables, consideraron que el nacimiento bajo el agua es "experimental" debido a la preocupación por la seguridad del recién nacido.

En el Reino Unido, el Royal College of Obstetricians and Gynecologists (RCOG) y el Royal College of Midwives (RCM) emitieron una declaración conjunta en el 2006 que respalda la labor y parto por inmersión en agua en mujeres sanas con embarazos sin complicaciones.

Tu seguridad primero

Dar a luz en el agua puede ser más relajante y menos doloroso que una labor y parto fuera del agua. Si bien estos beneficios son importantes, tu seguridad y la de tu bebé es lo primero. Habla con tu proveedor de atención médica sobre los riesgos y sus contraindicaciones.

Si eliges una labor y parto acuáticos, asegúrate de que las precauciones y los procedimientos estén en su lugar y se sigan cuidadosamente. Esto asegurará que tengas una labor y parto seguros y que dar a luz en el agua no cause lesiones a tu bebé.

Dar a luz en el agua