Frecuencia cardiaca fetal

Enfermera mide frecuencia cardíaca fetal

Una frecuencia cardíaca normal es un indicador esencial del bienestar del feto durante el embarazo, las labores del parto y el parto. Un patrón anormal puede advertir a los médicos y parteras que un bebé está bajo estrés médico o en riesgo de morir. Conoce más sobre la frecuencia cardiaca fetal para estar al tanto de la salud de tu futuro bebé.

Tasa normal y patrón

La frecuencia cardíaca del feto tiene las siguientes características:

  • La frecuencia cardíaca basal oscila entre 110 a 160 latidos por minuto, según Stanford Children's Health.
  • De un latido a otro, la frecuencia puede variar de 5 a 25 latidos por minuto, conocida como la "variabilidad latido a latido normal".
  • La tasa de referencia responde a cambios en la madre, el útero, la placenta, el cordón umbilical o el feto:
    • Si el feto está sano, su ritmo cardíaco aumenta brevemente cuando se mueve o cuando es estimulado, por ejemplo, por contracciones uterinas o sonido externo.
    • El patrón de la frecuencia cardíaca cambia cuando el feto no está sano o si está en peligro, por ejemplo debido a un suministro insuficiente de oxígeno (hipoxia).
  • La frecuencia cardíaca del bebé se puede distinguir fácilmente de la de la madre porque es más rápida que la de ella; la frecuencia cardíaca normal para adultos oscila entre 60 y 100 latidos por minuto.

Monitoreo del ritmo cardíaco

Hay varios métodos que los doctores usan para detectar los latidos del corazón fetal y la frecuencia para embarazos de rutina y de alto riesgo.

Detección de ultrasonido

El latido cardíaco del feto es detectable y mensurable por ultrasonido en aproximadamente cinco a seis semanas desde el último período menstrual. Cuando hay complicaciones durante las primeras semanas del embarazo, como sangrado vaginal, un latido cardiaco visible en el ultrasonido prenatal a las cinco o seis semanas es la primera confirmación de que el feto es viable.

Doppler fetal manual

Un Doppler fetal de mano es un dispositivo Doppler operado con batería que usa ondas de ultrasonido para escuchar los latidos cardíacos del feto. Puede medir la frecuencia cardíaca a través del abdomen de la madre aproximadamente a partir de las 10 a 12 semanas .

El Doppler fetal es el método más utilizado durante las visitas prenatales desde el primer trimestre. El Doppler fetal también se puede usar para la monitorización intermitente durante el trabajo de parto.

Monitor externo

Monitor externo para frecuencia cardíaca fetal

El monitor externo también es un dispositivo de ultrasonido Doppler. El equipo de monitoreo fetal electrónico se usa para medir y rastrear la frecuencia cardíaca durante el parto o durante las pruebas de vigilancia fetal prenatal.

Una sonda de ultrasonido (transductor) está atada al vientre de la madre y transmite los sonidos del corazón fetal a una computadora, lo que puede proporcionar un seguimiento impreso continuo de los resultados. Un dispositivo separado, también atado al vientre, mide simultáneamente las contracciones uterinas.

Electrodo interno del cuero cabelludo fetal

Se usa un electrodo de cuero cabelludo fetal interno durante el trabajo de parto si se necesita una monitorización mejorada o más estrecha. Se sujeta un delgado cable de monitoreo (electrodo) a la piel del cuero cabelludo fetal pasándolo a través del cuello uterino después de romper la bolsa de aguas si no está rota. Al igual que con el dispositivo externo, el electrodo está conectado a una computadora que monitorea y muestra la frecuencia cardíaca.

Otros dispositivos

Otros dispositivos de escucha incluyen el estetoscopio fetal o fetoscopio. Por lo general, se usa durante las visitas prenatales si no se dispone de un Doppler fetal manual. El estetoscopio de un médico común puede ser suficiente para escuchar el corazón del feto cuando no hay otro dispositivo disponible.

Tasa y patrones anormales

Tasa y patrones anormales de frecuencia cardíaca fetal

Durante el embarazo, el trabajo de parto y el parto, una frecuencia cardíaca anormal que sea demasiado baja, demasiado alta o que no varíe de latido a latido puede indicar un feto en problemas o puede haber una causa más benigna. Un artículo de American Pregnancy menciona las anomalías que los médicos toman en cuenta durante el embarazo y el parto para decidir qué hacer a continuación para la madre y el feto.

Bradicardia fetal

La bradicardia significa una disminución persistente de la frecuencia cardíaca fetal inicial media, a menos de 110 a 120 latidos por minuto. La bradicardia es más a menudo un signo de sufrimiento fetal si está por debajo de los 100 latidos por minuto, especialmente si hay otros patrones de frecuencia cardíaca anormales, como una variabilidad de latido a latido débil. Las causas de la bradicardia fetal incluyen:

  • La posición del feto.
  • El corazón congénito fetal y otras anomalías
  • Compresión del cordón o prolapso del cordón que disminuye el suministro de oxígeno al feto
  • Otro compromiso fetal que causa un nivel muy bajo de oxígeno: alto riesgo o muerte súbita del feto

Taquicardia fetal

Esta es una frecuencia cardíaca persistente más rápida que 160 latidos por minuto. No siempre es un signo de sufrimiento fetal si hay una buena variabilidad del ritmo en el que está latiendo. Un índice superior a 180 latidos por minuto se considera un signo de un feto en peligro. Las causas de la taquicardia fetal incluyen:

  • Ansiedad materna y aumento de la actividad física
  • Los medicamentos administrados a la madre, como la terbutalina, se usan para detener el trabajo de parto prematuro
  • Enfermedad materna incluyendo anemia, infección y fiebre
  • Infección intrauterina que afecta las membranas fetales (corioamnionitis) y el feto
  • Anemia fetal o ritmos cardíacos fetales anormales e insuficiencia de oxígeno

Pobre variabilidad de latido a latido

Un aplanamiento de la variación normal latido a latido de la frecuencia cardíaca a menos de cinco latidos por minuto puede indicar sufrimiento fetal. Las causas pueden incluir:

  • Un feto prematuro de menos de 28 semanas de gestación
  • Un feto en peligro por diversas causas, incluido bajo nivel de oxígeno, anomalías congénitas del feto o trabajo de parto prematuro
  • Los esteroides solían madurar el pulmón fetal si hay parto prematuro o ruptura prematura de membranas
  • Sulfato de magnesio utilizado para tratar la preeclampsia o detener el parto
  • Narcóticos para el dolor durante el parto
  • Ciclos normales de sueño fetal

Sin respuesta a la estimulación fetal

El ritmo cardíaco responde a la estimulación, como las contracciones uterinas o el movimiento fetal, con un aumento abrupto de 15 latidos por minuto o más que dura menos de dos minutos. La falta de respuesta a tal estimulación puede indicar un feto dormido o comprometido.

Ninguna aceleración durante más de 80 minutos es un signo de un feto gravemente afectado con alto riesgo de muerte. Ten en cuenta que un feto prematuro de menos de 28 semanas de gestación puede no mostrar una respuesta de frecuencia cardíaca normal a la estimulación.

Desaceleraciones del ritmo cardíaco

Una desaceleración es una disminución en la frecuencia cardíaca de 15 latidos por minuto o más, asociada con una contracción uterina. El momento de la desaceleración en relación con el comienzo y el final de la contracción (inicial, tardía, variable o prolongada) puede indicar si el feto puede o no estar en alto riesgo de morir. Las causas de las desaceleraciones tardías, variables o prolongadas incluyen:

  • Compresión del cordón umbilical, que incluye un cordón enrollado alrededor del cuello del feto o un nudo en el cordón
  • Prolapso del cordón a través del cuello uterino
  • Un feto con restricción de crecimiento intrauterino (RCIU)
  • Compresión de la cabeza fetal
  • Abrupción placentaria: separación de la placenta de la pared uterina
  • Insuficiencia placentaria: función deficiente de la placenta
  • Contracciones severas o frecuentes del útero
  • Factores maternos, como presión arterial baja, preeclampsia, diabetes gestacional

Frecuencia cardíaca fetal y predicción de género

La capacidad de predecir el sexo de un bebé por su frecuencia cardíaca durante el embarazo es una de las muchas supersticiones que han existido durante siglos. Según varios estudios, no hay evidencia de que este popular folclore sobre el embarazo sea cierto. Lo mismo aplica a otras pruebas populares de predicción de género, como la prueba de género del anillo de bodas, la prueba de lápiz del género del bebé o la prueba de la forma de la barriga. Sin embargo, son divertidas de hacer.

Solicita a tu médico mayor información

Los cambios en la frecuencia y el ritmo cardíaco normales ayudan a los proveedores de atención médica de obstetricia a evaluar si un feto corre el riesgo de tener un mal resultado durante el embarazo y el parto. Pídele a tu médico o partera que te explique cualquier cambio relacionado con el ritmo cardíaco de tu bebé durante tus visitas prenatales y parto.

Frecuencia cardiaca fetal