¿Qué antibióticos se pueden usar en el embarazo?

Dra. Vilma Ruddock
Mujer embarazada tomando antibióticos

Muchos antibióticos pueden tomarse con seguridad durante el embarazo y tienen riesgos mínimos en cuanto a causar defectos de nacimiento u otros problemas al feto. Algunos son seguros de usar solo en ciertos trimestres debido al riesgo de resultados potencialmente malos para el feto. Se sabe que unos pocos antibióticos no son seguros para el feto y deben evitarse a no ser que no haya otras alternativas.

Cómo se determina la seguridad

Los antibióticos se han utilizado de manera segura durante el embarazo durante años y son esenciales porque una infección no tratada pone en riesgo al bebé y a la madre. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprueba el uso de algunos medicamentos durante el embarazo. Sin embargo, los antibióticos, al igual que otros medicamentos, están clasificados por la FDA según las categorías de riesgo del embarazo.

En una Opinión del Comité 2011, el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) reafirmó la seguridad de varios antibióticos comúnmente prescritos durante el embarazo. Otros antibióticos tienen una seguridad incierta y otros presentan riesgos conocidos para el feto. Estas conclusiones se basan en:

  • Muchos años de uso de antibióticos en obstetricia
  • Unos cuantos estudios en mujeres que mostraron un bajo riesgo de defectos congénitos por antibióticos considerados seguros
  • Investigaciones con animales de laboratorio

Debido a cuestiones de responsabilidad y ética, los investigadores son reacios a realizar estudios científicos básicos sobre antibióticos y otros medicamentos en mujeres embarazadas.

Antibióticos considerados seguros

El ACOG considera que los siguientes antibióticos son seguros para su uso durante el embarazo:

  • Las penicilinas, incluyendo Amoxicilina, Ampicilina, Oxacilina
  • Las cefalosporinas, incluyendo Keflex, Ancef y Rocephin
  • Las quinolonas, como Levaquin, Floxin, y Ciprofloxin
  • Algunos aminoglucósidos, como la Gentamicina y la Neomicina
  • Eritromicina, Metronidazol y Clindamicina

Según un artículo de la Global Library of Women's Medicine (GLOWN) del 2008, estos antibióticos se clasifican como categorías B o C en cuanto a riesgo de embarazo, lo que significa:

  • Categoría B: Los estudios en animales no muestran ningún riesgo fetal, pero no hay estudios controlados en humanos, o los estudios en animales muestran un riesgo pero los estudios bien controlados en humanos no lo muestran.
  • Categoría C: No existen estudios adecuados en animales o humanos, o los estudios en animales muestran riesgos fetales, pero no existen estudios en los humanos.
Farmacéutico que asesora a una mujer embarazada

Seguridad Incierta: Nitrofurantoína y sulfónimos

La opinión de ACOG es que la seguridad de la nitrofurantoína y las sulfanomidas en el embarazo es incierta, por lo que deben tomarse solo cuando sea absolutamente necesario. Un gran estudio de mujeres a las que se les pidió que recordaran qué antibióticos habían tomado durante el embarazo fue publicado en JAMA Pediatrics en el 2009. El estudio suscitó controversia porque encontró un mayor riesgo de defectos de nacimiento en bebés cuyas madres tomaron nitrofurantoína y sulfanomidas.

Según la opinión del Comité ACOG del 2011, el estudio tenía varias limitaciones que no permitían extraer las conclusiones definitivas del autor del estudio. Basándose en el hecho de que otros estudios han mostrado una asociación con defectos congénitos y otros no, el ACOG concluyó que los datos sobre la seguridad de la nitrofurantoína y de los sulfónimos no son claros. Es importante destacar que un estudio más reciente y de mayor proporción efectuado en mujeres noruegas, publicado en 2013 en Obstetricia y Ginecología, no mostró un mayor riesgo de defectos congénitos con la nitrofurantoína.

Antibióticos con riesgos conocidos

Es más probable que cualquier medicamento afecte al feto durante:

  • El momento crítico de la rápida división y crecimiento celular que ocurre durante las primeras ocho semanas
  • Durante la formación temprana de los sistemas orgánicos durante el primer trimestre.
  • Algunos antibióticos afectan al bebé principalmente en el primer y tercer trimestre, mientras que otros ejercen su efecto durante todo el embarazo.

Según un artículo del 2009 en la revista Obstetrics and Gynecology, se sabe que los siguientes antibióticos afectan al bebé si se toman durante el embarazo y están clasificados como de riesgo de embarazo de categoría D, lo que significa que hay evidencia de riesgos para el feto humano.

  • Tetraciclina: El uso durante el primer trimestre causa decoloración de los dientes de un bebé.
  • Estreptomicina: Esto causa daño al nervio auditivo, resultando en pérdida de la audición.
  • Kanamicina: Este antibiótico también causa daño al nervio auditivo.

Cabe destacar que las sulfonamidas interfieren con el metabolismo de la bilis y su transporte en el hígado del recién nacido. Si se toman cerca del nacimiento, pueden causar ictericia neonatal.

Precaución de uso con todos los medicamentos

Durante tu embarazo no tomes ningún medicamento con o sin receta, incluidas las preparaciones a base de hierbas, sin el consejo de tu médico o partera. Por la seguridad de tu bebé, evita cualquier antibiótico o medicamento, especialmente durante el primer trimestre, a menos que sea absolutamente necesario para ti o para tu bebé.

¿Qué antibióticos se pueden usar en el embarazo?