Romper las aguas, o la fuente, artificialmente

Newborn baby

La rotura manual del saco amniotico, o la ruptura artificial de las membranas fetales, es un procedimiento de rutina común en obstetricia. Sus intenciones principales son inducir el inicio del parto o aumentar las contracciones y acelerar el parto espontáneo. Romper la fuente artificialmente tiene algunos beneficios pero también algunos riesgos.

Ruptura artificial de membranas fetales (RAMF)

También conocidad como amniotomía, o romper la bolsa de aguas, los datos sobre la ruptura artificial de membranas incluyen:

  • Es un procedimiento rápido y relativamente fácil en manos experimentadas.
  • Hay pocas molestias para la madre, por lo que no se usa anestesia.
  • Por lo general, se realiza cuando el cuello uterino está algo borrado y ha progresado hasta por lo menos tres centímetros de dilatación.
  • En muchos lugares del mundo, se realiza de forma rutinaria en todas las mujeres en algún momento durante el trabajo de parto activo o si el parto es lento.

Razones para el procedimiento

Las razones para realizar la ruptura artificial de membranas incluyen las siguientes:

  • Para inducir el comienzo del parto: los médicos y las parteras a menudo rompen la bolsa de aguas como uno de los métodos utilizados para la inducción del trabajo de parto. Se cree que la RAMF libera prostaglandinas y otras sustancias químicas de las membranas fetales, que desencadenan la aparición del parto.
  • Para acelerar el trabajo de parto: a menudo se realiza la RAMF cuando el trabajo de parto espontáneo no avanza tan rápido como se esperaba. La liberación de sustancias químicas en la membrana fetal podría fortalecer las contracciones y acelerar el trabajo de parto.
  • Para colocar un electrodo al cuero cabelludo fetal: se coloca un electrodo en la cabeza del bebé para controlar internamente la frecuencia cardíaca fetal. Esto se hace cuando se necesita una supervisión más cercana del bebé, o la información del electrodo abdominal externo no es confiable.
  • Colocación del catéter de presión intrauterina: a veces esto es necesario para medir de manera más efectiva la presión en la cavidad uterina durante las contracciones. Por lo general, se coloca un catéter de presión intrauterino (CPIU) cuando se usan altas dosis de pitocina para estimular las contracciones.

En algún momento durante el trabajo de parto, si el saco amniótico aún está intacto, debe romperse para avanzar durante la segunda etapa (de empuje) del parto para sacar al bebé de la vagina.

Realizando la Amniotomía

Para disminuir el riesgo de prolapso del cordón durante el procedimiento, la cabeza del feto debe engancharse en la pelvis y aplicarse al cuello uterino. La amniotomía se realiza en condiciones estériles para reducir la posibilidad de infección en el útero.

Herramientas de Amniotomía

Para romper la bolsa de aguas, muchos médicos usan un amniohook estéril, un instrumento especial que se asemeja a un anzuelo largo. Las herramientas alternativas incluyen:

  • La amnioglove - un pequeño gancho en el extremo de un dedo de un guante estéril
  • La amniocot: un "guante" con un solo dedo que se desliza sobre un dedo del guante estéril del médico.
  • Un dedo: a veces es fácil meter un dedo en el saco amniótico si las aguas se abultan por la abertura del cuello uterino.
Amniotomía

El procedimiento

Durante el procedimiento, la mujer embarazada se acuesta boca arriba en su cama de parto con las rodillas dobladas y las piernas flexionadas y abiertas hacia los lados. Al usar el amniohook, el médico sigue los siguientes pasos después de preparar al paciente:

  1. Con los guantes estériles puestos, inserta dos dedos en la vagina de manera similar a un examen vaginal de rutina.
  2. Una vez que el médico localiza el cuello uterino, coloca las puntas de los dedos justo a través de la entrada para que pueda tocar la bolsa de agua.
  3. El médico pasa el amniohook a la vagina, guiándolo con los dedos hacia el saco de aguas amniótico.
  4. Con la otra mano, el médico manipula el gancho para enganchar un agujero en la bolsa de aguas, teniendo cuidado de no lastimar al bebé.
  5. El médico revisa el cuello uterino para asegurarse de que el cordón umbilical no prolapsa a través del mismo.
  6. El personal médico monitorea de cerca la frecuencia cardíaca fetal durante los próximos 20 a 30 minutos.

Como resultado de la amniotomía, el líquido amniótico (las aguas) se derraman, y la cabeza del bebé puede descender más. El procedimiento es más fácil si la bolsa de agua se abulta a través del cuello uterino.

Beneficios de Amniotomía

Los beneficios de romper el agua incluyen:

  • Permite un monitoreo más cercano del bebé y las contracciones al poder colocar un electrodo de cuero cabelludo fetal o un catéter de presión intrauterino, si es necesario.
  • El médico puede ver si el líquido amniótico tiene meconio (la primera deposición del bebé) y tomar medidas. El paso del meconio puede ser un signo de sufrimiento fetal. Si el bebé inhala el meconio, esto lo pone en riesgo de muerte en el útero o dificultades respiratorias mayores en el momento del nacimiento.
  • El médico también podría detectar si hay signos de infección, como un líquido amniótico turbio o maloliente.

Riesgos de Amniotomía

Existen algunos riesgos para una amniotomía, que incluyen:

  • Si la cabeza del bebé no está bien insertada en la pelvis antes de la RAMF, a medida que el agua brota, el cordón umbilical puede descender y ser comprimido por parte del bebé. El cordón también puede prolapsar en la vagina. Ambas situaciones pueden cortar el suministro de oxígeno del bebé.
  • De manera similar, cuando la cabeza no está en posición antes de la ruptura de las membranas, existe la posibilidad de que el bebé adopte una posición de nalgas después, que es una posición de parto más arriesgada.
  • La frecuencia cardíaca fetal puede disminuir como resultado del procedimiento.
  • Existe un pequeño riesgo de laceración del cuero cabelludo fetal que provoca hemorragia.
  • Aumenta la probabilidad de que se sigan otras intervenciones, incluida una mayor posibilidad de un parto por cesárea.
  • Existe un pequeño riesgo de infección en el útero si no se usa una técnica estéril.

Una vez que se rompe el saco amniótico, existe un mayor riesgo de infección materna y fetal por parte de las bacterias vaginales si el parto se prolonga más de 24 horas.

Investigación sobre la Amniotomía para acelerar el trabajo de parto

Existe un debate sobre si la RAMF acelera el trabajo de parto espontáneo. En un informe del 2013 de una Revisión Sistemática Cochrane de estudios de investigación, en base al resultado de los 5,583 embarazos, los investigadores encontraron que:

  • La amniotomía de rutina no aceleró el progreso de la primera etapa del parto espontáneo.
  • No hubo mejoras en la condición de los recién nacidos o en la satisfacción de las mujeres con su experiencia de parto en comparación con las mujeres sin amniotomías.
  • La evidencia no respalda el uso rutinario de la amniotomía en el tratamiento del trabajo de parto.

Opinión del Comité ACOG

Con base a la Revisión Cochrane y otros datos, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) emitió un dictamen del Comité en febrero de 2017. El ACOG recomendó cesar el uso rutinario de la amniotomía en embarazos de bajo riesgo donde el trabajo de parto progresa sin problemas. Esta opinión sobre la ruptura artificial de las aguas es parte de las recomendaciones de ACOG sobre "intervenir lo menos posible para un mejor tratamiento".

La disminución de la práctica de la RAMF para tratar de acelerar el trabajo de parto ha sido lenta, principalmente debido a su larga tradición de uso fácil y relativamente segurao en obstetricia. Aún así, es un procedimiento valioso cuando se necesita un control interno de la frecuencia cardíaca fetal o de la presión intrauterina o para verificar el paso del meconio por un feto en peligro.

Habla con tu proveedor de servicios médico-obstetras

Cuando hables sobre tu plan de parto con tu obstetra o partera, incluye una discusión sobre el posible uso de la amniotomía durante el parto. Estarás más preparada para enfrentar los pros y los contras si te recomiendan romper tus aguas mientras estás en trabajo de parto.

Romper las aguas, o la fuente, artificialmente