Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Como bañar a tu gatito

Mujer lavando gato siberiano

Aprender a bañar a un gato puede no ser una de las habilidades que vayas a necesitar a menudo como dueño de un gato, pero puede llegar un momento en el que necesites ayudarles a tus gatitos a mantener su higiene. La clave para que tengas éxito con el baño del gatito es la preparación.

Cómo prepararte para bañar un gato

La preparación te ahorrará tiempo y molestias a ti y a tu gato, especialmente si bañarse no es una parte normal del régimen de salud de tu gato. En primer lugar, es importante utilizar productos específicos para gatos en tu mascota. Los productos para perros o humanos son inapropiados porque los gatos pueden ser muy sensibles a los productos químicos utilizados en ellos. Tu veterinario puede aconsejarte sobre el champú adecuado. Si tu gato tiene un problema en la piel, un champú y quizás un acondicionador específico para la condición de tu gato le ayudará a aliviar algunos de sus síntomas.

Si tu gato tiene escamas o piel escamosa, puede tener seborrea. Un champú para gatos hecho con azufre o ácido salicílico puede ser una manera efectiva de tratar su condición. Consulta a tu veterinario para obtener un producto adecuado.

Recorte de uñas

Una de las cosas más sabias que puedes hacer antes de bañar a tu gato es recortarle las uñas tanto en la parte delantera como en la trasera. Luego del corte una limada para dejarlas romas es conveniente también. Incluso el gato más dulce puede encontrar un baño desconcertante, especialmente si es la primera vez que lo toma. Cuida de que no haya cualquier derramamiento de sangre innecesario antes del baño.

Es posible que también quieras peinar a tu gato antes de bañarlo. Los gatos perderán grandes cantidades de pelo cuando se los coloca en situaciones estresantes, pero el cepillado puede ayudarles a reducir la cantidad de pelo que queda en la coladera del drenaje. También puedes resolver cualquier maraña de pelo enredado si tienes un gato de pelo largo.

Elección del sitio

Una habitación pequeña es ideal y una de las primeras cosas a tener en cuenta cuando se aprende a dar un baño a un gato. Cuanto más pequeña, mejor. Lo más importante en la mente de tu gato será escapar. Es más fácil terminar el baño si puedes encontrarlo fácilmente y meterlo de nuevo en el fregadero o en la tina para terminar de bañarlo.

Mise en place

Mise en place es un principio rector en el mundo culinario que significa "todo en su sitio", como antes de comenzar tu receta o, en este caso, de comenzar tu aventura. Tú debes tener todo lo que necesitas a tu alcance, incluyendo el champú, el acondicionador y una toalla. Lo ideal es que la habitación esté caliente para que tu gato esté más cómodo cuando no esté en el agua.

Cómo bañar a tu gato

Por lo que te toca a ti, un ataque sorpresa es lo mejor. Después de preparar la habitación, puedes llevar a tu gato despreocupadamente, tratando de no alertarlo de lo que va a suceder enseguida. Si se escapa, no lo fuerces. Lo último que quieres es un gato ansioso en el fregadero.

Asumiendo que ya tienes al gato en el lugar donde lo vas a bañar, puedes mantener una toalla a su alrededor y mojarla completamente. La ventaja de este método es que la toalla te ayudará a sostenerlo. Tú debes usar una taza para verter suavemente agua tibia sobre su cuerpo, teniendo cuidado de evitar su cara.

Haz espuma, masajeando suavemente su piel. Una vez más, vierte agua sobre su cuerpo mientras usas tu ventaja de fuerza para mantenerlo en su lugar. Trata de trabajar rápidamente para minimizar el tiempo que deberá estar restringido. A continuación, aplica un acondicionador, siguiendo las instrucciones de uso del producto. Si es un minino mordedor, tú puedes considerar ponerle un bozal antes de comenzar el baño.

Cuando termine el baño, toma una toalla seca para eliminar el exceso de agua. Es probable que el gato quiera huir lo más rápido posible. Haz todo lo posible para secarlo sin agitarlo más de lo necesario. Cuando todo haya terminado, deja que se siente solo en un cuarto caliente donde podrá acicalarse y recuperarse. Ten una toalla esponjosa extra en el piso para que el gato pueda descansar si así lo desea.

Misión cumplida

Así es como se baña un gato. Afortunadamente, probablemente no tendrás que bañar a tu gato a menos que realmente se haga necesario por haberse ensuciado demasiado durante una excursión al aire libre o debido a una afección cutánea. Solo intenta que el proceso sea lo más rápido posible mientras haces el trabajo y haz que el proceso sea lo más fácil posible para ti y para tu gato.

Como bañar a tu gatito