Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Cómo evitar los rascados y rasguños de los gatos en los muebles

Lic. Mychelle Blake
Gato atigrado rascando una silla

Si tu gato ha estado usando tus muebles o la moldura de la puerta para arañar, puedes usar un disuasivo para evitar que tu gatito arañe esas cosas o para que modifique este comportamiento. Muchos expertos recomiendan probar otras opciones que no sean cercenarles las garras para tratar con los arañazos, y los mejores elementos disuasorios disponibles pueden lograr el cambio.

Opciones de disuasión para evitar los rasguños del gato

Si no puedes conseguir que tu gato deje de rasguñar objetos que no debería dañar, puedes intentar cubrir sus lugares de rasguños inapropiados con un olor o una textura que no le guste.

Cinta adhesiva doble

A los gatos no les gustan las sensaciones pegajosas en las patas. Puedes pegar filas de cinta adhesiva doble en los brazos de los sofás y otras zonas donde a tu gato le guste rasguñar. A menudo la sensación de la cinta será suficiente para disuadirlo rasguñar el lugar. Con el tiempo tú deberías poder dejar de aplicar la cinta una vez que el minino haya aprendido la lección.

Papel de aluminio

El papel de aluminio hace ruido y a la mayoría de los gatos no les gusta ni el tacto ni el sonido del papel de aluminio. Algunos plásticos o celofán también funcionan. Cubre las zonas prohibidas con uno de estos elementos disuasorios para entrenar a tu gato a quedarse lejos de esos lugares.

Botella de spray de agua

Puedes disuadir a tu gato de rascarse si lo atrapas en el acto y le echas un chorro de agua con una botella de agua o con el chorro de una pistola de agua. Sin embargo, usar el castigo no es efectivo para modificar los comportamientos y a menos que estés allí por cada vez que se rasque y tengas la oportunidad de verlo todas y cada una de las veces, usar una botella de agua no te ayudará. También puedes hacer que tu gato se asuste de ti y dañe tu relación, por lo que es mejor evitar este método tradicional.

Aromas de cítricos

El rociar aromas cítricos en las áreas que no quieres que tu gato rasque también puede evitar que tu mascota rasguñe tus muebles. A los gatos no les gusta el olor a cítricos.

Repelente casero contra los rasguños del gato

Puedes hacer fácilmente una solución aromática casera para disuadir al gato de rasguñar tus muebles y objetos favoritos, aunque como con cualquier disuasivo, su eficacia variará en función de tu consistencia, el deseo de tu gato de arañar y la cantidad de vías alternativas que le ofrezcas a tu gato para que se entregue a un comportamiento que le es natural y necesario.

  1. Toma una botella de agua con tapa para rociar vacía y llénala con ocho onzas de agua tibia, pero no caliente.
  2. Añade gotas de un aceite esencial al frasco. Tú quieres aspirar a lograr una mezcla que sea una proporción de una parte de aceite por tres partes de agua.
  3. Puedes utilizar un aceite o una combinación de aceites para tu mezcla. Usa cualquier aceite que tenga un olor que se sepa que a los gatos no les guste. Estos incluyen:
    • Cualquier olor cítrico como naranja, limón o limoncillo
    • lavanda
    • menta o hierbabuena
    • eucalipto
    • canela
    • gaulteria
    • citronela
    • romero
    • También puedes usar vinagre blanco o vinagre de manzana en lugar de aceites esenciales. Para ello se utiliza una proporción de 50% de vinagre y 50% de agua.
  4. Mezcla los aceites y el agua con una cuchara o cierra la botella y agita bien.
  5. Rocía el área que deseas proteger una vez al día y asegúrate de proporcionarle a tu minino una excelente alternativa que le guste, como un rascador de poste o de alfombra frotado con hierba gatera. Tú quieres hacer extremadamente obvio que el gato debe preferir uno sobre el otro.
  6. Otra opción, dependiendo de la configuración de tu casa, es usar uno de los aceites mencionados anteriormente en un difusor y colocarlo cerca de los muebles. Evitará que tus muebles se mojen mientras infundes el área que quieres que tu gato evite con la fragancia y también tiene el beneficio adicional de ser un artículo atractivo para decorar y humidificar tu hogar.

Ofrécele una alternativa a tu gatito

Tú probablemente necesitarás intentar más de un disuasivo para evitar que tu gato rasguñe tus muebles hasta que puedas encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades. Básicamente, estás buscando darle otras opciones a tu gato, algo que tu gato prefiera arañar en lugar de tus sillas ya que el minino usará lo que más le guste.

Postes para rascar para los gatos

Los gatos prefieren rascar una corteza áspera, madera y cosas con textura, así que asegúrate de que cualquier poste de rascar que elijas esté cubierto con algo que le guste a tu gato.

  • El sisal, la arpillera y la alfombra son buenas opciones para cubrir su rascador.
  • El poste o árbol para gatos debe tener al menos dos pies y medio de alto, o estar lo suficientemente alto para que el gato pueda estirar su cuerpo completamente contra él.
  • Debe fijarse firmemente a una plataforma estable.
  • Con el tiempo, tu gato triturará cualquier tejido que se utilice en el poste, pero tú no debes reemplazarlo. Los gatos prefieren su poste ya usado al estilo shabby chic.
  • Si eres hábil, también puedes hacer tu propio rascador para gatos.
Gato doméstico afilando sus garras

Alfombras para rascarse

Una alfombra especial para tu gato puede ser perfecta para que tu gato satisfaga sus necesidades de rascar con sus uñas. La parte trasera de una alfombra suele ser atractiva para tu gato. A menudo puedes obtener muestras de alfombras descontinuadas de tiendas de pisos por un precio muy bajo o incluso gratis. Sólo asegúrate de que la alfombra para rascar se mantenga siempre en el mismo lugar para que tu gato no la confunda con el resto de tus alfombras.

Cubiertas de garras

Otra opción humanitaria es tener las uñas de tu gato cubiertas con tapas de plástico. Los cubres blandos para las uñas de las patas de tu gato son un producto inventado por un veterinario para proporcionar una alternativa segura y mucho menos cruel y dolorosa que cercenarle las garras a tu gato. Las gorras para las uñas encajan sobre las uñas del gato y les permiten estirarse y rascarse sin poder destruir nada. Tu clínica veterinaria o un peluquero de gatos puede ponerle los tapones si no puedes hacerlo tú mismo y tendrás que reemplazarlas cada cuatro u ocho semanas, dependiendo de tu gato. Las uñas de tu gato deben recortarse entre aplicaciones para mantenerlas sanas.

Rascar y rasguñar cosas es un comportamiento natural para los gatos

Rascar cosas es un comportamiento natural para los gatos. Lo hacen por algunas razones.

  • En primer lugar, los gatos tienen glándulas entre los dedos de las patas. Cuando un gato rasca algo, esto marca efectivamente el territorio. En la naturaleza, un gato rasguñará el tronco de un árbol o de algún otro objeto para dejar su olor y hacer saber a otros gatos que el territorio está ocupado.
  • Los gatos también rascan cosas como una forma natural de arreglarse las uñas. A medida que arañan las cosas, las células viejas se desprenden y las uñas se recortan de forma natural. Cuando un gato hace esto afuera, no es necesariamente un problema. No es hasta que un gato ha destrozado completamente los brazos de tu sillón favorito que el comportamiento de rasguño se convierte en algo con lo que hay que lidiar.
  • Finalmente, los gatos se rascan para estirarse y hacer ejercicio.

Rascarse es instintivo, por lo que nunca podrás evitar que tu gato rasque cosas, pero tú puedes evitar que rasque cosas importantes con los elementos disuasorios y las alternativas.

Gato desenrollando el papel higiénico

El castigo no funciona

Una cosa a tener en cuenta es que castigar a tu gato con golpes o gritos no funcionará. Tu gato no está rascando cosas debido a su mal comportamiento o a un problema de disciplina. Rascar para él es una necesidad y un instinto natural, y no puedes disciplinar el instinto de tu gato. La mejor manera de entrenarlo para que no rasque los artículos que te son preciados es proporcionarle una alternativa agradable que satisfaga sus necesidades naturales de comportamiento. Al usar texturas que a tu gato le gustan en las zonas que tú quieres que rasque y al usar texturas y olores que no le gustan en las zonas que tú no quieres que dañe, puedes animarlo a rascarse en las zonas en las que sí se le permite llevar a cabo sus impulsos naturales.

Cómo evitar los rascados y rasguños de los gatos en los muebles