¿Cuándo tocar a los gatitos recién nacidos?

Dra. Pippa Elliott, Médica Veterinaria Zootecnista
Gatito bebiendo leche del biberón

Antes de tocar a un gatito recién nacido, sopesa los riesgos, que cambian según el carácter de la madre y las circunstancias individuales. Generalmente se recomienda evitar tocar a los gatitos ya que esto puede angustiar a la madre y causar daños irreparables en la vida del gatito. Sin embargo pasada la primera semana se puede levantar muy brevemente a los gatitos una vez al día para comprobar que están aumentando de peso.

¿Para qué tocar a los gatitos?

Tu gata dio a luz y está atenta a los gatitos. Todo parece estar bien, pero estás ansioso por asegurarte de que los gatitos están bien. Estás indeciso. ¿Deberías revisarlos o dejarlos en paz? Si tocas a los gatitos, ¿la madre los rechazará? Estas son buenas preguntas para las cuales no hay una respuesta fácil. La solución consiste en equilibrar los instintos maternales de la madre y lo acostumbrada que esté la gata al contacto con las personas, en contra del bienestar de los gatitos si luego ella los rechaza.

Observa a los gatitos

Si bien no deseas tocar a los gatitos, sí deseas verificar:

  • Que el gatito esté calentito, fuerte y vigoroso
  • Que no tenga problemas tales como una placenta sangrante o membranas de nacimiento en la boca

Puedes hacer esto, mediante la observación a distancia. Si detectas que el gatito esta teniendo dificultades severas, y su madre no lo está atendiendo. Entonces es posible que tengas que levantar al gatito para revisarlo de cerca y ayudarle.

Pero ten cuidado

Debes equilibrar el bienestar de los gatitos con el conocimiento de que si manipulas a los gatitos demasiado, la madre puede:

  • Distraerse y detener el parto
  • Rechazar al gatito y hasta matarlo

Por un lado, estás cuidando la salud del gatito, pero podría ser al precio del rechazo de la madre. El objetivo debe ser hacer el menor daño al bienestar de la madre y su camada de recién nacidos.

La situación dicta lo correcto

Por ejemplo, en el caso del gatito que tiene membranas de nacimiento cubriendo su boca mientras la madre no muestra interés. Debes actuar para limpiar la boca del gatito o arriesgarte a que se sofoque. Aquí el beneficio mayor es salvar la vida del gatito, y vale la pena correr el riego.

En el otro extremo de la escala, imagina un gatito recién nacido que se amamanta feliz con su madre. Al tocarlo corres el riesgo de llenar de tu olor al gatito y de que la madre lo rechace y no lo reconozca cuando se lo regreses. Aquí no hubo ningún beneficio y si una disrupcción en la relación maternal filial.

Revisando los gatitos de tu mascota

Una mamá gata que te conoce y confía en ti, será más tolerante con la intervención que un gato ansioso o salvaje. Debido a que ella ya te asocia con la comodidad y la seguridad, ella puede aceptar que no significa ningún daño y tolerar que toques a sus gatitos. Sin embargo, ten en cuenta que los instintos maternales pueden activarse en ella, con un giro doloroso para ti. Como escribe el Cornell Feline Health Center, algunas gatas domésticas son tan buenas madres que protegen a sus crías de todos, incluido tú. Esto puede terminar en mordeduras dolorosas o rasguños si intentas tocar a sus crías.

Si están en un lugar seguro, no los muevas

Si la madre dio a luz en un lugar seguro, será más considerado hacia ella y hacia sus gatitos que están amamantándose felices y que están calientitos y contentos, que los dejes solos sin tocarlos, tanto a la gata como a los gatitos recién nacidos. Si te preocupa que la ubicación no sea la adecuada, deja que termine de amamantarlos y mueve toda la camada de una sola vez al nuevo lugar más seguro. Mover a los gatitos de uno en uno puede hacer que la gata reubique al resto, con lo que se corre el riesgo de dividir la camada.

El manejo de los gatitos en dificultades

Si la madre o los gatitos están en dificultades, entonces sí debes intervenir y tomar a los gatitos para ayudarlos. Algunos ejemplos de esto incluyen:

  • Si la madre tiene dificultades para dar a luz, tendrás que llevar a la madre y a los gatitos a un veterinario.
  • Si los gatitos están en peligro, por ejemplo si:
    • Los gatitos nacen en el saco
    • Si no se mueven ni respiran
    • Si están muy fríos
    • Si no están siendo amamantados luego de dos horas del nacimiento
    • Si tienen una madre que no les está prestando atención

Asegúrate de que tus manos estén limpias y cuando vuelvas a ofrecerle el gatito a la madre, intenta acariciarla a ella primero y luego al gatito para transferir el aroma entre ambos.

Gatito huérfano

Pequeños gatitos recién nacidos

Los gatitos que son rechazados o huérfanos por causa de la muerte de la madre, necesitan ser criados a mano. En estas circunstancias, está bien manejar a los gatitos ya que el riesgo principal (el rechazo de la madre) ya no es relevante. Asegúrate de lavarte las manos primero y mantener calientes a los gatitos en todo momento, alimentarlos regularmente y ayudarlos a ir al baño. Los gatitos huérfanos necesitan atención especial, por lo que siempre debes hablar sobre su cuidado con tu veterinario.

Gatitos ferales o salvajes

Si encuentras una camada de gatitos recién nacidos que parecen salvajes, se recomienda dejarlos solos y observarlos desde una distancia de al menos 35 pies (10 metros). Los gatitos recién nacidos son sordos y ciegos, y el instinto les dice que permanezcan en el nido. Si la madre no está presente, es posible que se haya escabullido para hacer sus necesidades o para buscar comida. A su regreso, ella comprobará si hay peligro, antes de acercarse al nido. Si ella siente que los gatitos han sido comprometidos, molestados, o que estás demasiado cerca, esto aumenta el riesgo de que se escape y los abandone.

Una madre salvaje que se siente amenazada optará por reubicar a sus gatitos en un nuevo nido. Como solo puede cargar uno a la vez, habrá ocasiones en que sus crías parecerán abandonadas, pero en realidad no lo están. Nuevamente, mantente a cierta distancia para monitorear la situación. Los gatitos salvajes, están mejor con su madre hasta por lo menos luego de cinco a seis semanas de edad.

Cómo tocar a los gatitos

Cuando necesites vigilar el desarrollo de los gatitos, es recomendable que los mantengas lo más cerca posible de la madre. Deja que ella vea al gatito en todo momento, o incluso que esté a una distancia que le permita tocarlo.

  • Lávate las manos primero, para asegurarte de que estén limpias.
  • Siéntate en el suelo cerca de la madre y sostén al gatito de manera que la mamá gata pueda verlo.
  • Mantén al gatito en su posición natural (es decir erguido, igual que como cuando se para, el lomo hacia arriba, la cabecita viendo al frente, el pecho y patitas sobre tu mano.)
  • Sostén al gatito con delicadeza pero mantén tus manos firmes y estables.
  • Trata de sostener al gatito con dos manos (querrás darle soporte al pecho con una mano y dar soporte sus patitas con la otra), pero mientras esté comodo puedes sostenerlo con una mano y limpiar o revisarlo con la otra (en los casos que sea necesario).
  • Maneja al gatito por el menor tiempo posible, y ponlo de vuelta con la madre en cuanto antes.

Los gatitos recién nacidos son vulnerables al enfriamiento y la pérdida de calor, así que asegúrate de mantenerlo caliente. Envuelve una botella de agua caliente con una toalla y, si es necesario, descansa al gatito en la toalla para mantenerlo en el calor.

Sostenlo delicadamente

Es crucial manejar al gatito suavemente pero con confianza. Idealmente, deja que el gatito descanse sobre el vientre de la mamá o sostenlo en una posición natural en la palma de la mano o en las manos ahuecadas. El gatito puede mover la cabeza de un lado a otro (como si buscara un pezón) y maullar en silencio. Esto es normal.

A la hora de revisar el ombligo

Si necesitas revisar el ombligo, toma suavemente al gatito con el dedo índice y el pulgar de una mano formando una faja alrededor del pecho del gatito. Apoya la parte trasera del gatito en la palma de la mano opuesta mientras levantas y giras suavemente al gatito. El gatito puede llorar, lo cual es una advertencia para la madre que está boca arriba. Regresa el gatito a una posición de descanso natural tan pronto como sea posible.

Regresando el gatito a la madre

Puede ser útil acariciar a la madre primero y transferir su aroma al gatito. Luego, o le muestras el gatito a la madre o colocas al gatito al lado de un pezón. Cuando la madre lame al gatito o le permite mamar, estos son buenos signos. No te alejes hasta que veas que esto sucede.

Evitar descuidos y peligros

No se debe permitir que los niños pequeños manejen a los gatitos recién nacidos, y los niños mayores solo deben manejarlos con supervisión. Recuerda, los gatitos son vulnerables e incapaces de defenderse, y definitivamente siempre deben estar protegidos de otras mascotas.

¿Necesitan ser tocados los gatitos para que socialicen?

Sí y no. Las primeras dos semanas de vida, los gatitos están ocupados comiendo, durmiendo y defecando. No hará diferencia en cuan amables serán más adelante en la vida, ya sea que hayan sido tocados durante este período o no. Sin embargo, el manejo es importante una vez que sus ojos y oídos se abren alrededor de los 10 a 14 días de edad. Después de completas las primeras dos semanas de vida, es crucial que los gatitos sean sostenidos y tocados de una manera suave y apropiada, por una variedad de personas diferentes, para convertirlos en gatos adultos seguros y bien ajustados.

Como explica el Manual Veterinario de Merck, tocar y acariciar a los gatitos a una edad temprana les ayuda a acostumbrarse a las personas y les hará mejores mascotas. Durante este tiempo, puedes comenzar a jugar suavemente con los gatitos. Dale a los gatitos muchos juguetes con los que jugar y evita que jueguen con los dedos o la ropa, ya que esto puede alentar un comportamiento agresivo más adelante.

¿Cuándo se pueden tocar los gatitos recién nacidos?

La regla general es evitar el manejo de recién nacidos a menos que tengas alguna razón convincente para hacerlo y siempre equilibra los beneficios con los riesgos. En última instancia, si tu intervención va a angustiar a la madre, respeta esto y solo toca a los recién nacidos si sus vidas están en peligro. Mientras que muchos gatos domésticos se sienten cómodos con un cuidador de confianza tocando a sus recién nacidos, siempre hay un pequeño riesgo de que la madre naturaleza tenga otras ideas.

¿Cuándo tocar a los gatitos recién nacidos?