Qué hacer cuando un gatito no sale de su escondite

Kelly Roper, Escritora
Gatito escondido

¿Qué puedes hacer si tu gatito no sale de su escondite? Ya sea que tengas una nueva y tímida adición a tu hogar, o estés tratando de domesticar a un gatito feral o callejero, o que tu gatito empiece a esconderse repentinamente cuando antes no lo hacía, hay algunas cosas que puedes hacer para solucionar el problema.

El gatito no sale de su escondrijo

Aunque puedes sentir que eres el único entusiasta felino que alguna vez se ha enfrentado a este problema, realmente no estás solo. La mayoría de las personas han pasado por este mismo escenario cuando se trata de un gatito. Apenas le das la espalda, Micifuz se ha marchado a remotos lugares desconocidos, y probablemente no lo volverás a ver por días.

Es cierto que la situación puede hacer que te sientas frustrado y un poco como un fracaso, pero el comportamiento de tu gatito en realidad tiene menos que ver con tu atractivo personal de lo que te imaginas. Echemos un vistazo más de cerca a la situación desde un par de perspectivas diferentes.

Lidiando con nuestra nueva mascota

Llevar a casa un gatito nuevo puede ser una experiencia maravillosa, especialmente a medida que tú y tu nuevo amigo se conozcan mejor. Sin embargo, la personalidad de cada gatito es única, y nunca se puede predecir cómo va a reaccionar un individuo ante su nuevo entorno.

Algunos gatitos son bastante audaces y comenzarán a reclamar tu casa como su territorio desde el momento en que entren por la puerta. Esto incluso podría incluir presentarse a tus otras mascotas residentes de una manera menos amable. Por otro lado, algunos gatitos son muy cautelosos al entrar en territorio nuevo, y más aún, cuando ya hay otras mascotas en la residencia.

En situaciones como estas, muchos gatitos nuevos buscarán de inmediato escondrijos pequeños y alejados. Desafortunadamente, a menos que veas a tu mascota entrando al escondite que haya elegido, es posible que no tengas idea de a dónde se ha ido. Es posible que tampoco la veas otra vez durante días, pero puedes estar seguro de que si tienes suficiente tiempo y paciencia, eventualmente emergerá en tu presencia.

Consejos para recibir al nuevo gatito en casa

Aquí hay algunos consejos para seguir cada vez que traigas un nuevo gatito a casa.

  • Antes de hacer nada más, preséntale a tu gatito la ubicación de su caja de arena y la de sus platos de comida. De esta forma, si tu gatito logra un acto de fuga, sabrá a dónde ir para encargarse de sus asuntos después de que todos se hayan ido a la cama.
  • Si es posible, ubica estos artículos en una habitación pequeña donde puedas confinar a tu gatito durante los primeros días. Esto le dará tiempo para aclimatarse en un entorno tranquilo a medida que se acostumbra a los niveles de ruido típicos de tu hogar. Esto también ayuda con el entrenamiento de la caja de arena para un buen comienzo.
  • Si tu gatito se esconde en tu hogar, no intentes sacarlo de su escondite. Esto en realidad puede molestarlo más de lo necesario, y es probable que desaparezca nuevamente en la próxima oportunidad.
  • En lugar de eso, sigue haciendo lo tuyo y habla en voz calmada contigo mismo. Esto le dará a tu gatito la oportunidad de acostumbrarse a tu voz y a tu "ambiente".
  • Permanece atento a las señales de que tu gatito salió cuando no hubo nadie cerca. Puedes encontrar que ya ha utilizado su caja de arena o que los niveles en los recipientes de comida han bajado.

Si le proporcionas un ambiente tranquilo y sin amenazas, tu gatito debería comenzar a salir de la clandestinidad de manera más frecuente y por períodos más largos, y eventualmente tomará su lugar en la jerarquía de la familia.

Si continúa escondiéndose

Has sido paciente y has hecho todo correctamente, y aun así el gatito se esconde. ¿Qué hay que hacer? Como suele suceder, la clave del éxito es construir la confianza del gato y usar su sentido natural de la curiosidad para distraerlo de su escondite. Algunas sugerencias sobre cómo hacer esto incluyen:

  • Pasa tiempo en su compañía: Sí, ya lo haces, ¿pero lo haces tirado en el suelo? ¿A su nivel? Las personas son gigantes para los gatos y los gatitos, así que hazte menos amenazante tumbado en el suelo. Esto te hace menos imponente para que te investigue.
  • No lo mires directamente a los ojos: una mirada directa es un desafío que invita a una pelea. Por mucho que estés fascinado con la nueva adición, evita mirar. En cambio, voltea la cabeza hacia un lado y observa por el rabillo del ojo.
  • Vuélvete irresistible para tu gatito: busca o prepara las golosinas para gatos más sabrosas e irresistibles que puedas encontrar. Mientras estás acostado en el piso, con la cabeza baja, lanza una o dos golosinas hacia donde se encuentra el gatito. Ahora cierra los ojos y toma una siesta. La idea es no reaccionar de ninguna manera si el gatito se aventura a disfrutarlas. Esto construirá su confianza. A medida que se vuelva más audaz y esté emergiendo más a menudo, reduce gradualmente la distancia en que le lanzas las golosinas. Eventualmente, deberías poder poner una golosina en la palma de tu mano y hacer que el gatito la tome de ahí.
  • Déjale un saludo con tu aroma: para aquellos momentos en los que no puedes pasar tiempo con tu gatito, coloca un artículo de tu ropa en su cama u ocúltalo cerca. Esto lo ayuda a acostumbrarse a tu aroma y a aceptarte.
  • Aumenta su aceptación con feromonas sintéticas de felino como Feliway, que envía un mensaje de olor amistoso que le dice al gato que está a salvo. Rocía tus manos y tu ropa con Feliway en aerosol, para convertirte en el favorito de todos los gatos. Usa un difusor eléctrico Feliway cerca de su cama ofrecerle un ambiente relajante.
  • No camines de puntillas a su alrededor. Esto involuntariamente envía mensajes de alarma al gato. En cambio, muévete como siempre.

Es mejor que sepas que algunos gatos requieren un suministro interminable de paciencia. Algunos gatos están tan ansiosos o temerosos que les lleva semanas, meses o años ganártelos... pero eventualmente llegarán allí.

El gato que comienza a esconderse

Si tu gato normalmente sociable comienza a esconderse, lo primero que debes hacer es preguntarte "¿Por qué?" Lo más probable es que se sienta amenazado, asustado o ansioso y obedezca su instinto natural de centrarse en sí mismo a solas. En lugar de obligarlo a salir de su escondite, vuélvete un detective y busca pistas sobre lo que ha cambiado en su mundo. Puede ser que un gato callejero o extraviado haya invadido su espacio, o que haya obras de remodelación o construcción afuera, o que no le guste tu nuevo perro.

Una vez que hayas identificado la causa, piensa en la mejor manera de corregirla. Esto puede llevar al pensamiento lateral, como confinar al gato a una habitación con baño completo, hasta que el trabajo de construcción esté terminado. Sin embargo, una cosa es segura: nunca lo obligues a salir de su escondite. De hecho, lo opuesto es verdad. Intenta proporcionarle escondites adicionales (las cajas de cartón vacías funcionan bien) en cada habitación. Entonces será más probable que vuelva a aventurarse, sabiendo que nunca está lejos de la seguridad.

Domesticando un gato callejero

Domesticar un gato feral o callejero suele ser más difícil que hacerse amigo de un gatito que ya está acostumbrado a vivir con personas. Si te encuentras con un gatito vagabundo escondido debajo de tu porche, en tus arbustos o en tu garaje, es muy importante que no trates de sacar al animal de su escondite. Esto solo hará que te tema más. Es más productivo ganar la confianza del gatito en etapas hasta que puedas convencerlo de que solo tienes las mejores intenciones.

Domesticando a tus gatitos
  • Comienza colocando comida y agua cerca de su escondite.
  • Asegúrate de hablarle en voz baja mientras lo haces, y cada vez que pases por su ubicación.
  • Eventualmente, deberías poder permanecer a su vista cuando llegue a los platos.
  • Trata de disminuir tu distancia un poco cada día hasta que estés al alcance del gatito cuando coma.
  • Cuando se encuentre dentro de este rango, comienza a brindarle antojitos especialmente tentadores, como sardinas. Si tienes suerte, puedes convencer al gatito de llegar un poco más cerca, incluso si tienes que tirar la golosina al suelo para convencerlo de que la tome.
  • Si todo sale según lo planeado, el gatito eventualmente estará dispuesto a tomar la golosina de tu mano. Si lo haces lentamente y gentilmente, es posible que puedas tocar al gatito brevemente en este momento.
  • Continúa por este camino hasta que el gatito te permita acariciarlo libremente. Una vez que puedas hacer esto, el gatito probablemente dejará de esconderse y buscará tu compañía por su propia voluntad.

Tiempo y paciencia

El instinto natural de un gato es esconderse cuando está ansioso. Sin embargo, no hay atajos, y obligarlo a abandonar un santuario solo lo traumatizará. Sigue los consejos anteriores, sé paciente y, finalmente, ganarás su confianza. El resultado final es una hermosa relación con tu amigo de cuatro patas basada en la confianza mutua y la comprensión: una cosa maravillosa por la que vale la pena esperar.

Qué hacer cuando un gatito no sale de su escondite