Trabajo de parto y parto felino

Lic. Lori Soard
Gato amamantando a sus crias

Hay varias etapas por las que pasa una gata que da a luz a sus gatitos. Saber qué signos buscar puede ayudar a asegurarte de que tu gata tenga un lugar cálido y cómodo para dar a luz a sus gatitos. Esto también te ayudará a saber cuándo preocuparte o cuándo dejar que el trabajo de parto progrese naturalmente.

Trabajo de parto normal del felino

Una gata pasa por etapas muy específicas del parto que llevan al nacimiento.

Antes del trabajo de parto

Un día o dos antes de que una gata preñada esté lista para el parto, es probable que notes que parece inquieta. La gata comenzará a buscar un lugar tranquilo y apartado para dar a luz a sus gatitos, como un armario, debajo de una cama o detrás de un mueble. Puedes alentar a tu gata a dar a luz en un lugar que hayas elegido colocando mantas calientes en esa área. Incluye un recipiente con agua y mantén el área tranquila y libre de personas. Incluso podría ser una buena idea aislar a tu gata en la habitación donde te gustaría que diera a luz para que no elija un lugar incómodo o peligroso para tener a sus gatitos.

Etapa Uno

Una vez que una gata realmente comienza su parto, se mudará al área que ha elegido para tener sus gatitos. Esta primera etapa puede durar un día entero. La gata puede jadear un poco. Probablemente será más cariñosa o más agresiva de lo normal. Ella también puede lamer su área genital a menudo, y muchos gatos también lamen su abdomen.

Etapa Dos

Cuando tu gato comience la segunda etapa del parto, dejará de comer. Es durante esta etapa que los gatitos comienzan a llegar. Puedes notar que tu gato está en cuclillas y empujando. Esto es normal. Déjala progresar en el parto naturalmente, y no la interrumpas. Los gatitos pueden nacer juntos bastante rápido o con un par de horas de diferencia.

Etapa Tres

Esta es la etapa final del parto. Las placentas de los gatitos son expulsadas, y el gato las come por los nutrientes. Es probable que ella también amamante y limpie a sus gatitos durante este tiempo. Debes contar las placentas a medida que se expulsan para asegurarte de que coincidan con el número de gatitos nacidos.

Complicaciones

Si bien la mayoría de los gatos dan a luz a gatitos sanos sin ningún problema, hay algunos casos en los que los dueños de gatos deberían preocuparse lo suficiente como para llevar al gato al veterinario en busca de ayuda. Si tu gato experimenta alguna de las siguientes complicaciones, llévala de inmediato junto con cualquier gatito que haya nacido.

  • Si tu gata está en labor de parto por más de siete u ocho horas.
  • Si un gatito ha estado en el canal de parto durante más de diez minutos, y no puedes sacarlo tomándolo suavemente por sus caderas u hombros y tirando hacia abajo (ten mucho cuidado al intentarlo y nunca tires de la cabeza o las piernas del gatito).
  • Si han transcurrido más de dos horas entre los nacimientos, y tú sabes que hay más gatitos en el útero.
  • Si contaste menos placentas que gatitos.
  • Si la madre parece extremadamente letárgica y no come, ni bebe ni cuida a sus gatitos.
  • Si los gatitos parecen débiles o letárgicos.

Es normal ver una pequeña cantidad de secreción de la vagina de la madre hasta por diez días. Sin embargo, si la descarga es de un color extraño o tiene un mal olor, esto podría indicar una infección. En este caso, tu gato debe ser examinado por tu veterinario.

Un tabajo de parto natural y sin complicaciones

La mayoría de los eventos de labor y parto felino ocurren naturalmente y con poco estrés para ti o tu gata. Es vital que tú conozcas a tu gata lo suficientemente bien como para saber si está en peligro y necesita ayuda médica. Lo más probable es que ella sea una madre natural, y termines con una hermosa camada de gatitos recién nacidos.

Trabajo de parto y parto felino