Cáncer estomacal felino

Kelly Roper, Escritora
Gato acostado enfermo

El cáncer de estómago a menudo es un asesino silencioso porque un gato muestra síntomas muy generales que dificultan el diagnóstico. Aprender a detectar las señales, podría salvar la vida de tu gato algún día.

Signos de cáncer del estómago en gatos

Según Experto Animal, los signos más frecuentes de cáncer de estómago en gatos incluyen:

  • Letargo
  • Pérdida de peso
  • Vómitos, a menudo mezclados con sangre.

Los síntomas adicionales incluyen:

  • Esconderse por periodos prolongados para evitar el contacto.
  • Deshidración
  • Anemia (causada por la pérdida de sangre)
  • Heces negras y alquitranadas (causadas por sangre digerida)
  • Pérdida de interés en la comida.
  • Sensibilidad/dolor alrededor de la región abdominal.
  • Masas fáciles de sentir

Solicita un diagnóstico

El diagnóstico de un caso de cáncer de estómago felino se puede llevar a cabo de varias maneras. Primero, tu veterinario escuchará tu reporte sobre los síntomas que tu gato ha estado sufriendo. Sobre la base de esta información, él/ella realizará uno o más de los siguientes procedimientos.

  • Un ultrasonido abdominal o una radiografía puede ser todo lo que se requiere para revelar anomalías en el órgano. Sin embargo, confirmar un caso de cáncer generalmente requiere un examen más detenido.
  • Por lo general, tu veterinario querrá ejecutar un examen de sangre para buscar niveles elevados de glóbulos blancos y otras anomalías.
  • Se puede solicitar una gastroscopia lo que implica anestesiar al animal y pasar un endoscopio hacia el estómago para ver el interior y obtener una muestra de células sospechosas para realizar una biopsia.
  • Finalmente, la cirugía exploratoria es generalmente el medio más eficaz para revelar y, si es posible, eliminar células y masas malignas.

Tipos de cáncer de estómago

Veterinario realizando ultrasonido en un gato

El cáncer de estómago es una enfermedad muy secretiva en los gatos. Los síntomas comienzan apenas perceptibles, y aumentan gradualmente hasta que tu gato se siente lo suficientemente incómodo como para dejar de ocultar cómo se siente. Afortunadamente, la tasa de casos de cáncer de estómago es comparativamente baja a otros tipos de cáncer que se encuentran en los gatos.

Hay varios tipos de cáncer de estómago en los felinos, algunos más comunes que otros. Miremos más de cerca.

  • Adenocarcinoma: esta forma de cáncer se origina en los tejidos glandulares y encuentra su camino a órganos como el estómago, el intestino delgado y el colon grande. Una vez allí, las células se multiplican en tumores gástricos.
  • Linfoma: este tipo de cáncer generalmente se produce cuando un adenocarcinoma se metastatiza en los ganglios linfáticos.
  • Tumores de mastocitos: los mastocitos se encuentran naturalmente en los revestimientos del tracto digestivo y desempeñan un papel importante en las funciones del sistema inmunológico. Sin embargo, a veces estas células forman inesperadamente grupos/tumores y comienzan a comportarse de manera anormal. Liberan grandes cantidades de sustancias químicas en el cuerpo del gato que causan daños generalizados, como causar úlceras estomacales e intestinales.

Opciones de tratamiento limitadas

Ninguna quimioterapia es una buena opción para tratar el cáncer de estómago felino. La radiación no se considera una buena opción porque la radiación puede dañar los otros órganos que están cerca. La quimioterapia no se ha demostrado eficaz con este tipo de cáncer. Por lo tanto, la cirugía es típicamente la mejor opción para el tratamiento.

Cirugía

En la mayoría de los casos de cáncer de estómago felino, la cirugía es el tratamiento más efectivo. Antes de la cirugía, llevarán a tu gato al hospital veterinario y lo estabilizarán con líquidos intravenosos para compensar cualquier deshidratación causada por los vómitos y la baja ingesta de alimentos y agua. Se controlará la temperatura de tu gato, y también se podrán administrar antibióticos por vía intravenosa si es necesario. Durante la cirugía, el tejido insalubre se extirpará del estómago y de cualquier tejido/órgano circundante que pueda haber sido afectado.

Supervisar la recuperación

Después de la cirugía, tu gato permanecerá con líquidos intravenosos y pasará aproximadamente 24 horas recuperándose en la clínica. Después de las primeras 12 horas, a tu gato se le ofrecerá una alimentación líquida que consiste principalmente en caldos. Se pueden introducir alimentos blandos después de 24 horas, dependiendo de la extensión de la extracción del tejido. Después de eso, si los signos vitales de tu gato son buenos y no hay signos de una infección postquirúrgica, te darán instrucciones de cuidado específicas y te permitirán llevarte a tu gato a casa para continuar el proceso de recuperación. El veterinario también querrá programar una visita de seguimiento para evaluar cómo va la curación.

El cáncer podría haberse diseminado

Cabe señalar que el principal desafío en el tratamiento del cáncer de estómago en los gatos reside en el hecho de que en el momento en el que se detecta el cáncer, a menudo se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos. Desde allí, las células cancerosas circulan por todo el cuerpo, a menudo enraizadas en otros lugares. El linfoma en realidad es muy tratable en los gatos, pero otros tipos de cáncer son más difíciles de tratar con éxito.

Pronóstico futuro

Es común que el cáncer reaparezca meses o incluso años después de un tratamiento exitoso. Por esta razón, la mayoría de los gatos que sobreviven a la cirugía de cáncer solo reciben un pronóstico prudente y justo. En muchos casos, la intervención quirúrgica da como resultado 12-14 meses adicionales de vida para un felino afectado.

Cáncer estomacal felino