¿Cómo se comporta un gato al morir?

Kelly Roper, Escritora
Gato enfermo

Todos los animales, incluso los gatos, muestran algunas señales reveladoras de que el final de su vida se acerca. Reconocer estas señales puede ayudarte a hacer que tu gato se sienta más cómodo a medida que se acerca al final.

Cómo se comportan los gatos cuando se están muriendo

Es un hecho desafortunado de la vida que la muerte también debe ocurrir. Es difícil ver a un querido amigo llegar al final de sus días, como atestiguarán muchos dueños de gatos. Es posible que algunos gatos mueran inesperada o benditamente mientras duermen mientras que otros gatos mostrarán ciertos comportamientos y señales antes de morir.

Cambios de personalidad

Un gato que está enfermo y muriendo a menudo pasará por un cambio de personalidad drástico. Si anteriormente fue un chico extrovertido, ahora puede convertirse en una especie de recluso y volverse irritable si tratas de acariciarlo. Esto probablemente se deba a que siente dolor y no quiere ser tocado. Por otro lado, algunos gatos que eran bastante independientes cuando estaban sanos podrían buscar la compañía de sus dueños a medida que la muerte se acerca. Este puede ser un síntoma difícil de interpretar, ya que muchas enfermedades que no ponen en peligro la vida también pueden conducir a este comportamiento.

Ocultación

Los gatos parecen tener la capacidad de saber que van a morir. Un gato enfermo a menudo comenzará a buscar lugares que sean cómodos para él, pero lejos de sus dueños. Para los dueños de mascotas que permiten estar a un gato afuera, esto puede causar problemas. Los gatos suelen buscar áreas frías y sombreadas, como debajo de arbustos, matorrales de hierbas silvestres o debajo de vehículos. Si tu mascota enferma o envejecida ha desaparecido repentinamente, primero revisa estas áreas de tu casa. Las mascotas de interior exhibirán un comportamiento similar, buscando áreas frescas y oscuras en las que descansar. Los escondites típicos en el hogar incluyen la alacena o la bodega, debajo de las camas o en las habitaciones utilizadas para el almacenamiento. Un gato moribundo puede dejar de salir a la hora de comer, dejar de beber agua y también de usar la caja de arena.

Cambios a la hora de comer

Los gatos que están enfermos o moribundos evitarán comer alimentos y beber agua también. Un gato que no come nada, incluso cuando lo tientas con su golosina favorita, está muy enfermo o casi muriendo. Mientras que un gato puede omitir una o dos comidas ocasionalmente, un animal que no ha comido dos o tres comidas seguidas debe ser llevado a un veterinario para un examen. La falta de apetito no necesariamente significa que tu gato se está muriendo, pero se debe tomar más en serio cuando se ve junto con otros síntomas. Los gatos que están muriendo también pueden sentarse cerca de un cuenco de agua, o incluso colgar la cabeza sobre el recipiente sin beber.

Cambios en la apariencia

Un gato que está cerca de morir puede desarrollar gradualmente una apariencia más descuidada. No tendrá la energía para arreglarse como lo haría normalmente. Además, su pelaje puede incluso caérsele en pequeños bonches o copiosamente. Si un gato está extremadamente débil, puede orinarse sobre sí mismo y puede desarrollar un olor o tener el pelaje enmarañado por esto.

Además de una apariencia enfermiza, los ojos de un gato pueden aparecer dilatados cuando está cerca de la muerte. En otros casos, un gato puede parecer ciego o tener los ojos vidriosos. Si está severamente deshidratado, sus ojos también pueden tener una apariencia hundida. Si un gato no parpadea cuando lo tocas cerca del ángulo del ojo, probablemente esté inconsciente y muy cerca de la muerte.

Convulsiones

Un signo que exhiben algunos gatos que están muriendo es una serie de convulsiones. Esta es una de las razones por las que los dueños de mascotas deben proporcionar a sus gatos un lugar seguro y cómodo cuando están a punto de morir. Un gato que está teniendo convulsiones puede aullar y echar la cabeza hacia atrás, haciendo un arco de aspecto incómodo en la espalda. Un gato puede tener uno o dos de estos ataques o mucho más en un período de varias horas antes de que la muerte lo lleve. Durante las convulsiones severas, el gato tendrá una respuesta mínima entre convulsiones y ni siquiera intentará levantarse. Es posible que no te conozca a ti o a su entorno.

Patrones de respiración

La respiración de un gato puede cambiar cuando él está muriendo. Algunos animales jadean durante sus últimas horas o emiten sonidos de silbido. El gato puede mantener la boca abierta con la lengua colgando. Hacia el final, algunos gatos emitirán pequeños gorgoreos mientras el sistema respiratorio comienza a cerrarse. Si un gato está jadeando y se está tirando o rodando, éste se encuentra en una situación de gran angustia y probablemente esté a punto de morir. En otras enfermedades, un gato puede tener respiraciones agónicas, que son espasmos en los que su corazón ya puede haberse detenido, pero los músculos de la respiración todavía se contraen aún cuando los músculos fallan.

Tomando la decisión para la eutanasia

Algunos animales están tan enfermos que un propietario puede llevarlos a un veterinario para determinar si es hora de considerar la eutanasia. Después de examinar a tu gato, el veterinario puede ayudarte a decidir si es momento de dejar ir a tu gato. Es posible que desees elegir eutanasia si tu gato tiene alguna de las siguientes condiciones y no se pueden tratar:

  • Dolor severo
  • Cáncer que no puede tratarse sin procedimientos invasivos
  • Dificultad respiratoria
  • Cualquier estado médico en el que tú o tu gato no puedan mantenerlo limpio de la orina o las heces
  • Una enfermedad sistémica como insuficiencia renal, pancreatitis, enfermedad cardíaca o cáncer en la que tu gato no responde al tratamiento, especialmente si su calidad de vida no es buena.

Si el veterinario está de acuerdo contigo en que tu mascota se beneficiaría de la eutanasia, se te dará la oportunidad de despedirte antes de que el veterinario administre la inyección.

Chica triste acariciando su gato

El cuidado de un animal moribundo

Los gatos a menudo mueren sin que nadie se dé cuenta de que se han ido, especialmente los gatos ancianos. Para los dueños de mascotas que saben que la muerte es inminente, prepararse para el evento puede ayudarlos a despedirse de su amigo y a cuidar mejor de él.

Ocasionalmente, llevar una mascota al veterinario no es una opción. En estos casos, hacer que el animal esté seguro y cómodo es lo mejor que puedes hacer por él. Si tienes acceso a una jaula grande (como las de perros gigantes que suelen ser de alrededor de un metro), coloca el gato junto con agua, una cama suave para acostarse y una caja de arena. Si no hay una jaula amplia disponible, una habitación silenciosa con una puerta será suficiente. Asegúrate de que tenga ropa de cama suave, agua y una caja de arena en la proximidad.

Aprovecha al máximo esos momentos finales

Nunca es fácil despedirse de una mascota querida y miembro de la familia, pero ser capaz de reconocer que tu gato se está muriendo podría ser una bendición disfrazada. Podrás darle a tu mascota un poco de consuelo en sus horas finales diciéndole cuánto lo amas, acariciándolo suavemente para consolarlo, y solo estando allí con él mientras hace ese viaje por el puente del arco iris.

¿Cómo se comporta un gato al morir?