Dermatitis en gatos

Dra. Pippa Elliott, Médica Veterinaria Zootecnista
Gato con dermatitis

La dermatitis, hot spot, o parche caliente en los felinos es también llamada como dermatitis piotraumática aguda. Estos puntos calientes son unos parches dolorosos de infección de la piel que requieren atención veterinaria y son el resultado de las mordeduras o de las excesivas lamidas del gato. Además de tratar el la piel, la causa original de la irritación de la piel debe ser identificada y corregida, para prevenir más brotes.

¿Qué son los puntos calientes?

De acuerdo Mercola, parche caliente es el término popular para una llaga de piel infectada. Estas úlceras generalmente aparecen cuando un gato ha estado mordiendo y rasguñando un punto irritante. Si la piel está rota, las bacterias normalmente presentes en la superficie de la piel tienen la oportunidad de invadir el rasguño y causar una infección. El área se vuelve roja y cálida al tacto, de ahí el nombre "hot spot o parche caliente". A medida que la infección progresa, la mancha pierde pelo, comienza a derramar pus y eventualmente a formar costras. El área permanece irritada y con comezón, y esto da como resultado aún más rasguños y más mordiscos que terminan agravando el dolor.

Causas comunes

Infestaciones parasitarias

Un parche caliente no es un diagnóstico, sino un síntoma. Tu veterinario buscará la causa subyacente de la irritación que provocó la lamida o mordedura. Una de las causas más comunes de los puntos calientes son las pulgas. La saliva de pulga actúa como un alérgeno, desencadenando la liberación de químicos inflamatorios en la piel que causan picazón. Puedes comparar la afección con una picadura de mosquito y la sensación de picazón enloquecedora que te produce. Un gato rascándose con sus garras pronto rompe la piel y desencadena un punto caliente. Otros signos de que las pulgas pueden ser el problema incluyen la presencia de suciedad por pulgas y decenas de pequeñas costras repartidas por la piel del gato. Si bien las pulgas son la causa más común, otros insectos picadores, como los mosquitos, pueden desencadenar una reacción alérgica también.

Alergias ambientales

Los gatos pueden ser alérgicos a muchas cosas en su entorno, desde cosas naturales como los ácaros hasta productos químicos artificiales como los ambientadores. Hongos, polen, pasto, productos de limpieza e incluso los productos químicos que se encuentran comúnmente en las alfombras pueden producir una reacción alérgica en algunos felinos y causar picazón severa.

Alergias a los alimentos

Si la dermatitis de tu gato no es causada por ninguna de las otras razones posibles, una alergia a los alimentos puede ser la culpable. Por lo general, una alergia a los alimentos provoca erupciones de costras y costras sobre la cabeza o el cuerpo. Las pruebas de laboratorio son notoriamente poco confiables como medio para diagnosticar alergias a los alimentos, por lo que tu veterinario puede poner al gato en una prueba dietética. Esto implica alimentar a tu felino con una nueva fuente de proteína (una carne que el gato nunca haya comido antes) por alrededor de 8 a 12 semanas. Si sus síntomas desaparecen, es probable que tenga una alergia a los alimentos anteriores.

La falta de un buen aseo y arreglo del felino

Los gatos de pelo largo tienden a experimentar dermatitis con más frecuencia que los gatos de pelo corto. Una capa gruesa interferirá con la circulación de aire alrededor de la herida, creando un ambiente cálido y húmedo para el crecimiento bacteriano. Del mismo modo, la piel enmarañada también puede agravar la dermatitis. Si tu gato de pelo largo tiene problemas con la piel, considera hacerle un corte.

Tratamiento

El tratamiento es un proceso de dos facetas para curar la herida y eliminar la causa subyacente.

Gato con dermatitis severa

Detectar si hay parásitos

Incluso si las pulgas no se ven en el momento del examen, su presencia puede detectarse al encontrar suciedad por pulgas en el pelaje de tu mascota. La suciedad de las pulgas se ve como manchas de pimienta en la piel de tu gato. La Universidad de Cornell sugiere que si no estás seguro de si las partículas son polvo o suciedad de pulgas, las coloques en un trozo de algodón húmedo. La sangre seca en la suciedad de las pulgas se hidratará en contacto con el agua, lo que provocará un halo de color óxido alrededor de la mancha. Dado que las pulgas y la saliva de pulga son uno de los alérgenos más comunes, tu veterinario sugerirá el uso de algún producto contra pulgas eficaz y seguro en todos los gatos no tratados.

Determinación de Alergias

Si no hay signos de parásitos, tu veterinario puede decidir probar alergias ambientales o alergias a los alimentos. Diagnosticar alergias es difícil en gatos, incluso con pruebas de parches en la piel. Si se puede identificar el alérgeno, el siguiente paso es limitar la exposición de tu mascota a él. Sin embargo, muchas veces se necesita un compromiso, donde en lugar de evitar por completo el alérgeno, el gato reciba una dosis baja de un medicamento antiinflamatorio (como un corticosteroide) durante las temporadas en que su alergia se inflame.

Limpiar las heridas

Para acelerar la cicatrización, tu veterinario deberá recortar el pelaje alrededor de los parches calientes. El veterinario usa tijeras o tijeras curvas para recortar el pelo de alrededor del área para mejorar el acceso, limpiar el área y permitir una mejor circulación de aire. Los ungüentos tópicos y los antibióticos orales se pueden usar para curar la herida. Estos comúnmente contienen una combinación de antibióticos (para tratar la infección) y antiinflamatorios (para calmar el dolor). La mayoría de las dermatitis sin complicaciones se calman con siete a catorce días de tratamiento.

En casos extremos, es posible que el gato necesite usar un collar isabelino para evitar el autotraumatismo constante en el punto caliente. Sin embargo, esto suele ser angustiante para el gato, por lo que el veterinario puede administrarle una dosis baja de un corticoide de acción corta para eliminar el hormigueo de la piel, con lo que es más probable que el gato se deje en paz. Además, si la infección ha alcanzado capas más profundas de la piel, tu gato puede necesitar antibióticos orales en lugar de una pomada tópica.

Tratando la dermatitis gatuna

El principio de tratar los parches calientes o la dermatitis es permitir que el aire llegue al área y mantener la piel limpia. Esto se puede lograr recortando cuidadosamente el pelaje para que el punto caliente quede expuesto al aire, lo que ayuda a secarlo. Además, bañar a tu gato dos veces al día con agua salada diluida (una cucharadita de sal en una medio litro de agua hervida y enfriada) actúa como un desinfectante suave. Remoja una bola de algodón en el agua salada y limpia cualquier descarga pegajosa. Evita el uso de cremas espesas, como Sudocrem, ya que tienden a sellar la infección y evitar que el aire llegue a la piel.

Muchas instancias de dermatitis requieren al menos un antibiótico tópico. Si tu gato es propenso a tener puntos calientes, pregúntale a tu veterinario si puedes suministrarle una pomada medicada apropiada. El tratamiento oportuno cuando se advierta por primera vez el punto caliente puede evitar que se expanda en un área mucho más grande. Además, ten cuidado con el control de parásitos, como las pulgas, para evitar la irritación de la piel.

Previniendo los parches calientes

La prevención, por supuesto, es el mejor curso de acción, especialmente con una condición tan incómoda como loa dermatitis. Si las pulgas causaron los puntos calientes, tu veterinario probablemente te recomendará un preventivo contra las pulgas. Hay muchos productos efectivos para elegir, pero asegúrate de aplicarlos regularmente según las instrucciones del fabricante. Además, trata a todas las mascotas en la casa y usa un producto ambiental para matar los huevos y las larvas de la próxima generación de pulgas.

Si tienes un gato de pelo largo, es posible que quieras cepillarle el pelaje a diario. Esto evitará que se formen las marañas. También puedes detectar un problema potencial antes de que se salga de control. Este plan es un consejo sabio en cualquier caso porque también puedes identificar un problema de pulgas y tomar medidas rápidas. Además, recorta las garras de tu gato cada dos semanas, y así será menos probable que esas uñas lo dañen si el gato se rasca.

Afortunadamente, puedes tratar y prevenir la dermatitis fácilmente una vez que se ha identificado una causa. De esta manera, puedes mejorar la calidad de vida de tu mascota y mantenerla cómoda y libre de comezón.

Dermatitis en gatos