Desorientación en gatos

Kelly Roper, Escritora
Gato desorientado

Ver a un gato vagar sin rumbo, como si no supiera dónde está, puede ser muy preocupante para cualquier dueño de mascota. La desorientación es un síntoma de numerosos trastornos y enfermedades, por lo que los veterinarios deben trabajar arduamente para eliminar todas las causas posibles y llegar a un diagnóstico correcto antes de que puedan comenzar el tratamiento.

Causas posibles para la desorientación felina

Existen posibles causas para la desorientación felina. Consulta las siguientes y considera visitar al médico veterinario de tu gato para mayor información.

Disfunción cognitiva felina

La desorientación se observa a menudo en los gatos mayores. De hecho, Argos Portal Veterinaria afirma que hasta un 55 por ciento de los gatos mayores de 11 a 15 años de edad sufren algún nivel de disfunción cognitiva, a veces denominada demencia. Esa estadística se eleva al 80 por ciento para los gatos de 16 a 20 años de edad.

El proceso natural del envejecimiento puede afectar el cerebro de un gato y llevarlo a:

  • Desorientación
  • Errar
  • Pérdida de memoria
  • Cambios de comportamiento

Llegar al diagnóstico

Para llegar a un diagnóstico de disfunción cognitiva felina, un veterinario buscará una causa médica específica para los síntomas. Si se pueden descartar las causas médicas, los síntomas pueden atribuirse a una disfunción cognitiva.

Tratamiento de la disfunción cognitiva

Según MederiLab la disfunción cognitiva felina puede tratarse con suplementos como:

  • SAMe: que aumenta los niveles de serotonina y dopamina y, en última instancia, mejora la función cerebral.
  • Colina: es compatible con la estructura y función normal de las células y puede revertir los signos de disfunción cognitiva

Los efectos de la disfunción cognitiva, incluida la desorientación, pueden disminuir con el tratamiento, pero no existe una cura para la enfermedad.

Enfermedad vestibular felina

Según Remevet la inclinación de la cabeza y la desorientación pueden ser signos de enfermedad vestibular. El sistema vestibular es parte del oído interno, y cuando no funciona correctamente, puede hacer que un gato se sienta desequilibrado. Los síntomas clave incluyen:

  • Inclinar la cabeza en ángulos que no estén alineados con el resto del cuerpo del gato
  • Caminar en círculos y tropezar.

Llegar al diagnóstico

La enfermedad vestibular puede ser difícil de diagnosticar porque las causas exactas del trastorno no se comprenden completamente. Para alcanzar un diagnóstico, un gato afectado necesitará un examen físico completo, incluido un examen cuidadoso de los oídos internos para detectar signos de infección. El veterinario también puede optar por realizar un análisis de sangre y un análisis de orina para buscar otras fuentes de infección que podrían producir los mismos síntomas. Además, el propietario deberá proporcionar el historial del gato que se llevó desde el inicio de la desorientación y de la inclinación de la cabeza.

Tratamiento de la enfermedad vestibular

El tratamiento puede incluir antibióticos y hospitalización temporal si los síntomas son graves. Las posibilidades de recuperación completa son altas en la mayoría de los casos, aunque alguna inclinación de la cabeza puede continuar incluso después del tratamiento.

Convulsiones

Las convulsiones son causadas por una falla en el encendido de las neuronas en el cerebro, aunque exactamente por qué las neuronas comienzan a fallar es todavía un misterio. Según un artículo publicado en Veterinaria.org, los gatos generalmente quedan desorientados después de una convulsión cuando intentan recuperarse. Es posible que un gato experimente una convulsión mientras está fuera de la vista de su dueño y luego actúe desorientado frente al dueño en un momento posterior. Las características de una convulsión incluyen:

  • Movimientos corporales incontrolados.
  • Salivar
  • Micción y o defecación involuntaria

Llegar al diagnóstico

Un veterinario recopilará detalles sobre la historia del gato, proporcionada por el dueño del animal, para comprender con qué frecuencia ocurren las convulsiones, así como pistas sobre lo que puede desencadenarlas. El veterinario también realizará pruebas de diagnóstico para determinar si una condición médica, como la diabetes, un tumor cerebral, una lesión cerebral o alguna otra condición es la causa subyacente de las convulsiones.

Tratamiento de las convulsiones

Los medicamentos, como el fenobarbital, a menudo se recetan para ayudar a controlar las convulsiones y disminuir su frecuencia y gravedad. Desafortunadamente, no existe cura para las convulsiones y es probable que un gato afectado permanezca con medicamentos anticonvulsivos durante el resto de su vida.

Peritonitis infecciosa felina

La peritonitis infecciosa felina, a menudo denominada PIF, es una enfermedad viral causada por el coronavirus felino. Según Plataforma Gatera, la enfermedad tiene una forma húmeda y una forma seca, y es la forma seca la que puede hacer que un gato parezca desorientado. Esto ocurre cuando se forman granulomas, masas de tejido inflamado, en el sistema nervioso central. Junto con la desorientación, otros síntomas neurológicos de la PIF pueden incluir:

  • Cambios de comportamiento
  • Pérdida del equilibrio
  • Convulsiones

Llegar al diagnóstico

La peritonitis infecciosa felina se diagnostica comparando la historia de un gato con los signos clínicos que muestra, así como los resultados de varias pruebas de laboratorio. La forma más segura de determinar si un gato tiene PIF es que un veterinario realice una biopsia de los tejidos afectados, pero esto generalmente solo ocurre después de que un gato afectado ha fallecido.

Tratando la peritonitis infecciosa felina

No existe cura para la PIF, por lo que el tratamiento generalmente implica atención de apoyo, como administrar líquidos por vía intravenosa y proporcionar nutrición de alta calidad. La prednisona también se puede prescribir en un esfuerzo por suprimir el virus y ralentizar su progreso. Estas medidas pueden prolongar la vida del gato, pero la peritonitis infecciosa es casi siempre fatal.

Veneno para ratas

Gato confundido

Según WebConsultas, el fluoroacetato sódico de veneno para roedores, que se vende bajo el nombre comercial "1080", puede causar signos neurológicos como:

  • Desorientación
  • Erar sin rumbo
  • Confusión

Llegar al diagnóstico

Los gatos suelen ingerir el químico cuando comen un roedor que ha consumido el veneno. Se sospecha que el envenenamiento se basa en los síntomas, así como en cualquier información que un propietario pueda proporcionar sobre si el veneno para ratas se usó en el entorno del gato. Un diagnóstico sospechoso de envenenamiento generalmente se confirma al realizar una necropsia para determinar la causa de la muerte.

No hay tratamiento disponible

Desafortunadamente, la insuficiencia respiratoria generalmente ocurre entre 2 y 12 horas después de que se notan los primeros signos de envenenamiento, y no existe un antídoto para revertir los efectos tóxicos.

Ingerir alimentos tóxicos

Affinity Pet Care enumera un par de artículos comestibles que pueden desorientar a los gatos si los ingieren.

Masa cruda de pan de levadura

Una vez que se come, la levadura en la masa metaboliza el azúcar y produce alcohol, que luego se absorbe en el torrente sanguíneo del gato y causa intoxicación. El gato parece borracho y desorientado, y eventualmente puede vomitar la masa. El animal también puede tener un abdomen hinchado debido a la masa que se expande dentro de su estómago. Cualquier gato que muestre estos signos debe ser monitoreado por un veterinario, pero la mayoría de los gatos se recuperarán por sí mismos.

Alcohol

Los gatos pueden tener acceso a bebidas alcohólicas si sus dueños dejan sus bebidas sin supervisión. Los felinos se sienten atraídos por los cócteles cremosos, y pueden tomar una copa del vaso que encuentren. El estupor, la desorientación y borrachera son los principales signos de que un gato ha consumido alcohol, y la capacidad del animal para recuperarse depende de la cantidad de alcohol que consumió. Los gatos son muy sensibles al alcohol y pueden morir de intoxicación por alcohol con bastante facilidad, por lo que el propietario debe comunicarse con un veterinario de inmediato si sospecha que su mascota puede haberse robado una bebida.

Llama a tu veterinario inmediatamente

La desorientación puede ser un signo de enfermedad significativa, así que no lo tomes a la ligera. Coloca a tu mascota en un lugar seguro, como un transportador para mascotas, y comunícate con tu veterinario. Tu veterinario es la persona más calificada para diagnosticar a tu mascota y brindar el tratamiento más efectivo, incluso si ese tratamiento solo brinda atención de apoyo hasta que el gato se recupere o fallezca. Una acción rápida de tu parte podría salvar la vida de tu mascota, o al menos aliviar su malestar, así que llama a tu veterinario de inmediato a la primera señal de desorientación.

Desorientación en gatos