Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Detecta a tiempo los signos de la leucemia felina

Lic. Mychelle Blake
gato enfermo blanco y negro

Tú puedes detectar las señales de advertencia del virus de la leucemia felina, también conocida como FeLV, si sabes qué buscar. Cuando la enfermedad se detecta lo suficientemente pronto, es posible que puedas tomar medidas para alargar la vida de tu gato.

Comprender los signos de advertencia de la leucemia felina

Las señales de advertencia varían para cada gato dependiendo de su estado de salud y de dónde está atacando el virus. El animal puede tener fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos, así como los siguientes síntomas.

Signos orales

Un gato puede desarrollar encías pálidas y/o un color amarillo en la boca. Algunos gatos también desarrollan estomatitis, por lo que sus encías se inflaman, y luego les salen úlceras.

Dificultades respiratorias

Es fácil detectar las señales de advertencia de la leucemia felina cuando el virus se está asentando en el pecho. Tu gato desarrollará tos y otros signos de problemas respiratorios. Es posible que se atragante con la flema que se está produciendo. Las sibilancias y el goteo nasal o de los ojos también son comunes.

Problemas de estómago

Cuando el virus se asienta en el abdomen, tu gato puede experimentar hinchazón y otros signos de problemas abdominales. Puede haber vómitos y/o diarrea frecuente que suele ir acompañada de falta de apetito.

Pérdida de peso

La pérdida de peso en el felino es común. Los cambios de apetito en un gato siempre son motivo de preocupación. En el caso del FeLV, estos cambios en los hábitos alimentarios suelen ser el primer síntoma del virus.

Letargo y debilidad

La leucemia multicéntrica (cuando todo el cuerpo está afectado) puede manifestarse de varias maneras. Típicamente, los tumores malignos comienzan a crecer en varias partes del cuerpo. Esto hace que el sistema inmunitario deje de funcionar y que la salud general de tu gato se deteriore. Puede mostrar signos de apatía, somnolencia o cambios de personalidad.

Condiciones médicas asociadas

A medida que el sistema inmunitario de un gato se debilita, otros síntomas que tú verás pueden incluir el agrandamiento de los ganglios linfáticos y una apariencia poco saludable de la piel y el pelo del gato. Tu gato se volverá susceptible a otras condiciones que pueden incluir:

  • Infecciones de la vejiga, el sistema respiratorio y la piel, entre otros sistemas
  • Infecciones crónicas y resistentes al tratamiento
  • Fiebre
  • Esterilidad

Reconoce las etapas finales de la leucemia felina

En las últimas etapas del FeLV, la salud de tu gato se verá gravemente comprometida por la infección. Esto lo deja abierto a desarrollar otras enfermedades y trastornos no relacionados con el FeLV. Si notas que tu gato sufre de cualquiera de los siguientes síntomas, es muy probable que se encuentre en las últimas etapas del FeLV:

  • Infecciones persistentes, a menudo en el sistema respiratorio, los oídos, la boca y las encías
  • Inflamaciones en los ojos
  • Pérdida de peso que no mejora y falta de interés en comer
  • Diarrea constante
  • Dificultad para levantarse y moverse y falta de coordinación
  • Letargo extremo
  • Tumores y cáncer, especialmente linfoma y fibrosarcoma
  • Convulsiones
  • Cambios en su comportamiento

Diagnóstico de la leucemia felina

Debido a que los signos y síntomas del FeLV pueden ser similares a los de otras condiciones médicas, la mejor manera de diagnosticarlo es consultar a su veterinario inmediatamente. A medida que la enfermedad progresa, es normal que tu gato sufra otras afecciones médicas debido a que su salud se ve comprometida y es fácil para un profano confundir la afección secundaria con la causa principal. Si notas que tu gato tiene alguno de los síntomas del FeLV, llévalo inmediatamente a un chequeo para que pueda hacerse la prueba.

veterinaria diagnóstica un gato enfermo

Conoce a tu gato

Es importante que conozcas bien a tu gato para que, si hay cambios sociales o en la dieta, te des cuenta de ello. A veces los síntomas de la leucemia felina aparecen repentinamente, pero muchas veces son graduales. Cuando tu gato cambia gradualmente, es más difícil detectarlos.

Lleva a tu gato al veterinario tan pronto como sospeches que puede estar enfermo. El FeLV se diagnostica con un simple análisis de sangre, y es la única manera de saber con seguridad si tu gato está enfermo. Cuanto antes diagnostiquen a tu mascota, más posibilidades tendrá de tener una vida larga y feliz. Aunque el FeLV es mortal, hacer cambios en la dieta y tomar los medicamentos recetados por el veterinario puede ayudar a prolongar la vida de tu gato.

¿Qué es la leucemia felina?

El virus de la leucemia felina es un virus que puede pasar desapercibido en el sistema inmunológico durante meses e incluso años antes de que comience a causar un problema. De hecho, no todos los gatos que tienen el virus contraen leucemia felina. El FeLV es muy contagioso y es la segunda causa de muerte en gatos. Es responsable de al menos el 30 por ciento de los tumores malignos de los felinos. El virus se propaga a través de la saliva del gato infectado al compartir alimentos, agua o cajas de arena o cuando los gatos se asean, juegan o se muerden unos a otros.

Pon atención a los signos de la leucemia felina

Las señales de advertencia de la leucemia felina son sutiles y a veces difíciles de leer. Es importante que todos los propietarios de gatos sean conscientes de esta enfermedad perniciosa y de los signos de que tu gato puede estar en riesgo. Si te preocupa la salud de tu mascota, lleva a tu gato al veterinario para que lo evalúen inmediatamente.

Detecta a tiempo los signos de la leucemia felina