Efectos secundarios de la vacuna antirrábica felina

Lic. Ann Roberts
Veterinario vacunando gato

Algunos efectos secundarios de la vacuna contra la rabia en los gatos pueden ser bastante graves. Durante la última década, la vacuna contra la rabia para gatos ha suscitado bastante controversia sobre la frecuencia de uso y los efectos secundarios que pueden surgir. Aunque el porcentaje de gatos que experimentan los efectos secundarios más graves de esta vacuna no representa la mayoría, estos efectos secundarios son particularmente alarmantes para los dueños de mascotas que no estaban debidamente informados sobre las consecuencias de la vacuna.

Posibles efectos secundarios de la vacuna antirrábica

Muy pocos tratamientos médicos, si los hay, carecen de efectos secundarios. El caso de las vacunaciones no es diferente. De hecho, los efectos secundarios de la vacuna contra la rabia en los gatos también son similares a los de los perros. Si bien los efectos secundarios más comunes son la hinchazón y el enrojecimiento en el lugar de la inyección, existen efectos mucho más graves que pueden incluir:

  • Letargo (que puede volverse crónico)
  • Deterioro de las habilidades motoras.
  • Parálisis
  • Convulsiones
  • Pérdida de apetito
  • Posible daño a los órganos

Una vacuna estimula el sistema inmunológico y aleja la atención del cuerpo de lo que pueden ser cosas más urgentes en el momento de la inoculación. Esta confusión inmune puede dar lugar a muchos síntomas. Sin embargo, hay ciertas sustancias químicas agregadas para preservar las vacunas, y es imposible saber con anticipación si un gato puede reaccionar o no a tales sustancias químicas. Además, a veces las vacunas son defectuosas o han caducado, o pueden tener varios problemas. Tales factores también pueden producir una respuesta negativa.

Puede causar sarcoma

El efecto secundario más controvertido número uno de la vacuna contra la rabia es similar al de la vacuna contra la leucemia felina. Se sabe que ambas vacunas causan un tipo de cáncer llamado sarcoma. Los sarcomas son tumores que pueden llegar a ser muy grandes en tamaño. En el caso de los animales vacunados, a menudo se forman cerca del lugar de la inyección, aunque esto no puede ser considerado como regla general. Con frecuencia, se necesita una cirugía invasiva para extirpar estos sarcomas, si es que se pueden extirpar.

Este problema del sarcoma ha provocado que los veterinarios reconsideren la frecuencia de vacunación para ciertos tipos de animales, e incluso la necesidad en casos específicos.

¿Debes vacunar a tu gato?

Independientemente de los efectos secundarios de la vacuna, el virus de la rabia no es una materia pequeña. La rabia es altamente contagiosa y típicamente letal. Afecta a todo tipo de animales, desde gatos hasta perros, coyotes, ardillas e incluso humanos. Se transmite a través de la mucosidad y la saliva y es una amenaza para muchas criaturas silvestres y mascotas que pasan tiempo al aire libre. Por esta razón, durante tantos años, la vacuna se consideró una inoculación obligatoria para las mascotas domésticas en algunos lugares. Dado que el virus se propaga fácilmente y sus síntomas son bastante horribles en sus últimas etapas, se pensó que la prevención mediante la vacunación era esencial.

La rabia es una amenaza a la salud pública

La rabia también se considera una amenaza para la salud pública. Se recomienda encarecidamente a los dueños de mascotas con animales al aire libre que vacunen, pero las mascotas no vacunadas que se contagian, son sacrificadas de inmediato o en los casos en que los dueños se niegan a sacrificarlos, son puestas en cuarentena durante varios meses después de la posible exposición al virus. Aun así, este proceso de cuarentena a menudo costará significativamente a los dueños de mascotas. En algunos estados, la multa para un animal no vacunado que contrae la rabia tampoco es una cuestión de poca importancia, por no mencionar las demandas que pueden surgir de esta situación.

Los gatos de interior pueden ser exentos

Recientemente, los veterinarios han alterado su política con respecto a la vacunación de animales de interior. En general, ya no se considera obligatorio que los gatos de interiores sean vacunados estrictamente si no están expuestos a la enfermedad. Esto se debe a que los efectos secundarios de ciertas vacunas representan un riesgo suficientemente alto de que la vacunación innecesaria puede causar daños al animal.

Los gatos que salen al exterior deben ser vacunados

Dado que los animales que pasan tiempo al aire libre tienen un alto riesgo de contraer una serie de enfermedades transmisibles y con frecuencia fatales, incluida la rabia, las vacunas deben considerarse una necesidad y no una opción. Sin embargo, una respuesta aún mejor al problema de los efectos secundarios de la vacuna es mantener a tu mascota segura dentro de la casa. Las mascotas que salen al exterior deben vacunarse contra la rabia anualmente o según lo recomendado por un veterinario, pero un animal de interior no requiere una inmunización tan frecuente.

Efectos secundarios de la vacuna antirrábica felina