Pata hinchada en un gato, cómo cuidarlo

Kelly Roper, Escritora
Gato con la pata en alto

Una pata hinchada es definitivamente algo de qué preocuparse. Después de todo, las patas de un gato tienen muchos trabajos importantes. El gato las usa para escalar y cavar. Actúan como amortiguadores cuando un gato salta de una superficie alta, y pueden usarse como armas mortales si es necesario. Una pata hinchada definitivamente es motivo de preocupación, ya que puede ser un signo de algo grave, o una aflicción menor.

Síntomas que tu gato puede exhibir

Dependiendo de la longitud del pelaje de tu gato, puede ser difícil ver que la pata está hinchada. Los siguientes síntomas tienden a acompañar una pata hinchada, así que trata de examinar las patas de tu gato si observas alguno de estos síntomas:

  • Cojear
  • Levantar la pata lesionada
  • Lamer o morder la pata lesionada
  • Calor en la pata causado por la inflamación, la infección o el absceso.
  • Posible mal olor de una infección.
  • Renuente a estar activo

Causas de una pata hinchada

Hay muchas razones por las que la pata de un gato puede hincharse. Podría deberse a algo tan simple como la picadura de un insecto o tan grave como una infección o una fractura ósea. La siguiente información no pretende reemplazar el cuidado o el diagnóstico veterinario profesional; sin embargo, puede hacer que sea más fácil para ti describir lo que ves cuando llames a tu veterinario. Según Noti Gatos, las posibles causas de hinchazón incluyen:

Picaduras y mordeduras de insectos

A los gatos les encanta aplastar insectos y abejas y algunas veces son picados en la pata. Las picaduras de abejas y las picaduras de insectos generalmente se hinchan rápidamente y pueden infectarse. A veces el aguijón permanece en la pata. Las mordeduras de arañas y escorpiones pueden ser muy peligrosas y causar una inflamación muy dolorosa, una infección grave y la muerte de los tejidos en el área infectada.

Lesiones por cuerpos extraños

Una pata hinchada puede provenir de un cuerpo extraño atrapado en una almohadilla entre los dedos del gato o en el tejido blando y carnoso de la pata. Cualquier cosa, desde una espina hasta un pequeño trozo de vidrio roto, podría ser responsable por la hinchazón. Si ves el objeto y puedes eliminarlo con unas pinzas, la hinchazón debería disminuir en uno o dos días. Si estás seguro de que la pata hinchada se debió a un problema menor como una espina que retiraste, sumerge la pata del gato en una mezcla de un galón de agua fresca con dos cucharadas de colhexidina al dos por ciento agregada. La colhexidina es un antiséptico que está disponible en muchas farmacias. Muchas personas aún prefieren consultar con su veterinario incluso si el problema parece ser menor, ya que la posibilidad de infección siempre está presente.

Pinchazos, laceraciones o moretones

Pata de gato peludo

Estos tipos de lesiones causan daños en los tejidos blandos de la pata, áreas carnosas o almohadillas. Estas lesiones pueden ser causadas por pisar un objeto afilado, quedar atrapado en algo o por los dientes o las uñas de otro gato. Las heridas de cualquier tipo pueden inflamarse, infectarse o abscesarse. Si sientes calor en la pata de tu gato, es un signo de infección, absceso o inflamación y necesitas atención médica de inmediato.

Esguinces, fracturas y dislocaciones

A los gatos les encanta saltar y, a veces, una pata hinchada puede ser el resultado de un esguince, una fractura en el hueso o una dislocación por saltar, jugar o correr. Algunos gatos han sufrido de patas con moretones e incluso fracturas debido a que el cuidador les pisó el pie accidentalmente. Para los gatos que salen al exterior, la causa podría ser un accidente con un vehículo.

Crecimiento excesivo de uñas

Las uñas de un gato también pueden ser la causa de una pata hinchada. Las uñas demasiado largas pueden engancharse en los objetos, romperse e infectarse. A veces, una uña larga se engancha en algo y se tuerce como resultado una articulación hinchada o artritis del dedo de la pata. Si una de sus uñas se le corta demasiado cerca de su carne, también corre la posibilidad de infectarse.

Razones para llamar al veterinario

Tu veterinario es la persona más calificada para diagnosticar la causa de una pata hinchada y, a menudo, puede determinar la causa de la inflamación mediante un simple examen. En algunos casos, es posible que se necesite un análisis de sangre o radiografías para llegar al diagnóstico más preciso.

  • Si la pata del gato está caliente al tacto o parece estar causándole mucho dolor, lo más probable es que esté infectada. En un caso como este, es muy importante llamar al veterinario de inmediato. Cuanto más esperes, peor se volverá la infección, y es casi seguro que se necesita medicación para evitar que la infección se propague por todo el cuerpo del gato.
  • Si la hinchazón se debe a una picadura de abeja, a una picadura de insecto o araña, tu gato puede necesitar medicamentos para detener la reacción alérgica y ayudarle a reducir la hinchazón en la pata.

Revisa las patas de tu gato regularmente

Todos los que tienen un gato a su cuidado quieren que sus felinos sean saludables y felices. Es una buena práctica examinar las patas de tu gato regularmente.

  • Busca pequeños cortes en las almohadillas.
  • Revísale entre los dedos de las patas para ver si hay cualquier cuerpo extraño, como astillas, basuras rígidas o espinas.
  • Revisa las uñas de tu gato y recórtalas si son demasiado largas.

Al realizar estos simples actos, reduces significativamente el riesgo de que tu gato tenga que sufrir por tener una pata hinchada.

Pata hinchada en un gato, cómo cuidarlo