Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

¿Qué enfermedades comparten el humano y el felino?

Dra. Clare Deming, MVZ
Gato con su dueño

Si te gusta acurrucarte con tu amigo felino, es posible que te hayas preguntado si existe algún riesgo de que los humanos y los gatos puedan compartir enfermedades. Aunque algunas enfermedades infecciosas pueden ser contagiosas de personas a gatos, existe una mayor preocupación de que tu gato pueda contagiarte de algo.

Enfermedades zoonóticas comunes de los gatos

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), una enfermedad zoonótica es una infección que puede ser compartida entre personas y animales. Estas pueden incluir enfermedades que se transmiten a través del contacto directo con la orina, las heces o la saliva, a través de insectos como pulgas y garrapatas, o por comer alimentos contaminados.

Aunque las enfermedades zoonóticas suenan muy exóticas y raras, en realidad hay varias que se pueden contraer comúnmente con tu gato.

Tiña

Esta infección no es un gusano, sino más bien una infección micótica de la piel. La tiña es común en los gatos, pero no siempre es contagiosa para las personas. Affinity Petcare informa que existen varias especies de tiña. Los síntomas de la tiña en los gatos pueden ser muy leves e incluyen:

  • Pérdida de cabello
  • Formación de costras y descamación de la piel
  • Uñas engrosadas o deformadas

La tiña se contagia a través del contacto con un gato infectado o por la manipulación de cepillos, ropa de cama u otros objetos contaminados. Tú puedes evitar contraer tiña evitando el contacto con gatos infectados, especialmente si tienes una ruptura en la piel como una cortada o una ampolla. Usar guantes y lavarte las manos después de entrar en contacto con un gato afectado también es útil para la prevención. Las esporas de la tiña también pueden causar infección y permanecerán en el ambiente. Limpiar las superficies con blanqueador diluido (una pinta de blanqueador en un galón de agua).

En los gatos, existen varias opciones de tratamiento para la tiña, dependiendo de la extensión de la infección. Estas pueden incluir un baño medicado, medicamentos tópicos de venta libre o con receta, o medicamentos antimicóticos orales.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es causada por un parásito microscópico llamado Toxoplasmi gondii. Esta infección es común en los gatos, pero la Clínica Mayo informan que es más probable que una persona contraiga esta infección al comer carne de cerdo, cordero o venado mal cocida. Los gatos contraen toxoplasmosis si comen un animal pequeño que está infectado. La mayoría de los gatos luchan contra la infección y no se enferman, pero aun así pueden pasar la infección en sus heces durante unas semanas. Tú puedes contraer la toxoplasmosis de tu gato si accidentalmente ingieres algo contaminado con heces de gato en este momento.

Cuando los gatos se enferman de toxoplasmosis, Vets and Clinics enumera los siguientes síntomas posibles:

  • Fiebre
  • Falta de apetito
  • Letargo o apatía
  • Enfermedad respiratoria
  • Cambios en los ojos
  • Enfermedad neurológica

Los gatos con toxoplasmosis se tratan con antibióticos. A veces se necesitan otros medicamentos para la atención de apoyo si el gato está muy enfermo.

Puedes evitar contagiarte de toxoplasmosis si practicas una buena higiene al limpiar la caja de arena de tu gato. Cualquier persona inmunocomprometida, así como las mujeres embarazadas, deben tener mucho cuidado o evitar el contacto con la caja de arena completamente, ya que están en mayor riesgo de toxoplasmosis.

Infecciones intestinales

¿Sabías que tu gato puede intoxicarte con la comida? Un gato que consume una dieta cruda o caza y mata aves o presas pequeñas puede contraer infecciones como Salmonella o Campylobacter. A la vez, tu gato puede pasar estas bacterias en sus heces y tú podrías contraer la misma infección.

Los gatos con estas infecciones bacterianas pueden tener síntomas como vómitos, diarrea, fiebre, dolor abdominal, pérdida de peso o letargo. Algunos gatos no tienen síntomas y siguen pareciendo sanos, por lo que no hay forma de saber si tú estás en riesgo o no. Prevén estas infecciones practicando una buena higiene después de manipular a tu gato y antes de preparar la comida o comer. Evita alimentar a tu gato con una dieta cruda y mantén los gatos en casa para limitar las actividades de caza.

Otros tipos de intoxicación alimentaria zoonótica pueden ocurrir por parásitos como la Giardia o el Cryptosporidium, pero los gatos no son la fuente más común de estas infecciones.

Gusanos y parásitos

Algunos tipos de gusanos y parásitos pueden ser transmitidos de gatos a personas. Tú puedes evitarlos si te mantienes alejado de áreas que tienden a albergar heces de gato, como tierra y arena, especialmente en jardines, cerca de edificios y en areneros de niños. Usa guantes y lávate las manos si necesitas estar en estas áreas, o cubre tu área de trabajo con una lona u otra sábana impermeable.

  • Los anquilostomas (Ancylostoma) pueden causar larvas migratorias cutáneas en las personas. La Academia Americana de Pediatría informa que el gusano se introduce directamente en la piel (a menudo en la mano o en el pie) y causa una erupción cutánea ondulada que produce comezón. En una forma más severa, llamada larva migratoria visceral, el gusano puede causar dolor abdominal severo y cambios en los conteos sanguíneos.
  • Las lombrices redondas (Toxocara) también son comunes en los gatos. Estas lombrices pueden causar larvas migratorias viscerales cuando las heces son ingeridas inadvertidamente del suelo contaminado. Los niños pequeños son particularmente susceptibles. Evita las infecciones por ascárides asegurándose de que los niños se laven las manos después de jugar en parques públicos donde los gatos callejeros pueden vagar. Disuade a los niños de comer tierra o de llevarse a la boca otros artículos de uso al aire libre. Las larvas migratorias viscerales pueden causar los siguientes síntomas en las personas:
    • Hígado agrandado
    • Enfermedad pulmonar
    • Cambios en los conteos sanguíneos (eosinófilos)
    • Enfermedad neurológica progresiva
    • Ceguera
    • Dolor abdominal crónico

Los gatos con lombrices pueden no tener ningún síntoma o pueden experimentar vómitos, diarrea, poco aumento de peso o gusanos visibles en las heces. Los animales jóvenes son particularmente susceptibles. Tu veterinario puede examinar las heces de tu mascota en busca de estos gusanos o administrarle un medicamento antiparasitario general si la prueba no es práctica.

Gusanos y parásitos

Enfermedades zoonóticas raras de gatos

Los gatos pueden ser portadores de algunas infecciones muy peligrosas, pero afortunadamente, estas son menos comunes que la tiña.

Enfermedad por rasguños de gato

Se cree que esta enfermedad es causada por una bacteria conocida como Bartonella henselae, y causa infección cuando un gato te araña o te muerde, o incluso cuando lame cualquier herida abierta que tú puedas tener. Los CDC informan que el sitio de la mordedura o arañazo puede parecer rojo o inflamado, pero que luego puedes experimentar fiebre, falta de apetito, dolor de cabeza, agotamiento e inflamación y dolor en los ganglios linfáticos. Prevén la infección lavando bien con agua y jabón cualquier arañazo o mordedura de gato.

La mayoría de los gatos con una infección de Bartonella no tienen síntomas de enfermedad y generalmente no necesitan tratamiento. En niños menores de 5 años, o en personas con sistemas inmunológicos comprometidos, a veces la enfermedad por arañazo de gato puede causar enfermedades más graves.

Rabia

La rabia es una infección viral que puede afectar a todos los mamíferos. Se transmite a través de las mordeduras de un animal infectado. Según el Organización Mundial de la Salud, los gatos son los animales domésticos más comunes de los que se tiene noticia en relación con la rabia. Los síntomas de la rabia en los gatos incluyen:

  • Comportamiento errático
  • Dilatación de la pupila
  • Pérdida de apetito
  • Comportamiento agresivo
  • Hipersensibilidad a los estímulos ambientales
  • Convulsiones
  • Temblor
  • Falta de coordinación
  • No usar las patas traseras

Evita fácilmente la rabia manteniendo a tus mascotas al día con sus vacunas. No manipules animales callejeros y busca atención médica si te muerde o araña un animal salvaje o un gato callejero. No hay tratamiento para la rabia una vez que los síntomas comienzan, y es casi 100 por ciento mortal.

Vacunación contra la rabia

Plaga

La Peste Negra aniquiló a un gran porcentaje de la población de Europa y Asia en los años 1300, y la misma bacteria sigue existiendo hoy en día. La Yersinia pestis causa plaga y puede ser transportada por varias especies de mamíferos a través de picaduras de pulgas. Los gatos en el suroeste y el oeste de los Estados Unidos son una de las fuentes más comunes de la peste en las personas. La Organización Mundial de la Salud informa que los síntomas de la peste en los gatos pueden incluir letargo, anorexia, deshidratación, vómitos, diarrea, ganglios linfáticos agrandados, tos, dificultad para respirar o shock.

Las personas con la peste pueden desarrollar fiebre, náuseas, dolor de cabeza, vómitos, dolor de espalda y ganglios linfáticos inflamados y dolorosos. En casos graves, los humanos pueden desarrollar septicemia o la forma neumónica de la enfermedad.

Evita la peste bubónica asegurándote de que tus mascotas no tengan pulgas. Tu veterinario puede ayudarte a sugerir productos y estrategias para esto. También es importante reducir las poblaciones de roedores y evitar el contacto con áreas muy infestadas de roedores.

¿Pueden los humanos contagiar a los gatos?

También es posible que los gatos contraigan algunas enfermedades humanas, pero es mucho menos común que lo contrario.

  • Gripe - La gripe es conocida por afectar a muchas especies, y ha habido algunos informes de gatos que contraen los virus de la gripe de las personas. Sin embargo, estos casos son raros y no están muy extendidos. Pero como los virus de la gripe mutan con frecuencia, tu gato podría estar en riesgo en el futuro.
  • Estreptococo - De la misma manera, hay algunas investigaciones que sugieren que los gatos pueden contraer una infección por estreptococo de las personas. Sin embargo, esto no se reconoce rutinariamente.
  • Envenenamiento por alimentos - En el caso de las personas infectadas con enfermedades transmitidas por los alimentos, su gato podría contraer una de estas infecciones de la misma manera que tú podrías contraer una de ellas. Practica una buena higiene si tienes diarrea o vómitos y mantén a tus gatos alejados mientras estés enfermo con estos síntomas.
  • Estafilococo - Las infecciones bacterianas resistentes como el estafilococo áureo resistente a la meticilina (SARM) pueden afectar tanto a las personas como a los gatos. Estas infecciones tampoco son comunes en los gatos. Los síntomas pueden incluir heridas que no sanan o erupciones cutáneas inusuales. El tratamiento requerirá antibióticos especiales después de que el veterinario realice un cultivo.

Practica una buena higiene y aplica las vacunas

No dejes que las preocupaciones sobre las enfermedades se interpongan entre tú y tus mascotas. La mayoría de las enfermedades zoonóticas se pueden evitar utilizando medidas higiénicas sensatas y siguiendo el ritmo de las vacunas y otros cuidados preventivos de tu gato. Aunque es bueno estar consciente, una onza de prevención ayuda mucho a mantenerlo saludable.

¿Qué enfermedades comparten el humano y el felino?