Resfriado felino, síntomas y tratamiento

Gato con resfriado

Los síntomas del resfriado felino pueden indicar el ataque leve de un virus o el comienzo de una infección respiratoria más grave.

¿Pueden los gatos tener resfriados?

Cuando las personas se resfrían, generalmente esto es causado por un rinovirus. Los gatos generalmente no son susceptibles a los mismos virus que afectan a los humanos, pero se ven afectados por otros virus que producen síntomas idénticos. Casi todos los "resfriados" de un gato se pueden remontar a una infección por el calicivirus o por el virus del herpes. Los síntomas de la enfermedad generalmente aparecen desde unos días hasta dos semanas después de la exposición inicial al virus.

Síntomas comunes del resfriado felino

¿Cómo saber si tu gato podría tener un resfriado? Presta atención a los siguientes síntomas.

  • Estornudos: estornudar es un reflejo involuntario diseñado para expulsar cuerpos extraños y otros invasores del sistema nasal. Por lo general, es el primer y más prominente síntoma de resfrío que notarás en tu gato.
  • Secreción nasal: a medida que el virus comienza a causar irritación en el revestimiento nasal, el cuerpo produce moco para proteger esos conductos. A medida que se produce un nuevo moco, el exceso se escapa de las fosas nasales o se expulsa al estornudar.
  • Descarga ocular: también conocida como conjuntivitis, estos síntomas generalmente aparecen a medida que el virus del resfriado progresa y produce una acumulación de moco en los ojos que puede secarse hasta formar una costra incómoda si no se limpia suavemente con un paño tibio y húmedo.
  • Respirar por la boca: a medida que los conductos nasales se hinchan y bloquean la mucosidad, un gato puede recurrir a la respiración por la boca para absorber suficiente aire.
  • Letargo leve: no es inusual que un gato se sienta un poco cansado mientras su sistema inmunitario lucha contra un invasor viral. Probablemente notarás que tu gato duerme más y está menos interesado en investigar su entorno.
  • Fiebre leve: aunque esto puede ser difícil de detectar, la temperatura promedio normal del gato suele estar entre los 100°F y los 102°F.
  • Menos apetito: algunos gatos no comerán tanto ni tan a menudo como lo hacen normalmente.

Síntomas que indican más que un resfriado común:

  • Tos: la tos por lo general indica que la infección se ha propagado a los pulmones y está causando la producción del moco. Esto podría indicar que el gato está contrayendo neumonía.
  • Respiración forzada: esto está más allá de la dificultad respiratoria típica asociada con los pasajes nasales bloqueados. Un gato con dificultad para respirar parecerá mucho más débil, y se puede ver que el pecho sube y baja con mayor esfuerzo. Esto generalmente significa que hay acumulación de líquido en los pulmones que requiere un tratamiento con antibióticos para aliviarlo.
  • El moco se oscurece en color: es típico ver una secreción mucosa transparente o cremosa en un gato con un virus de resfrío, pero si el moco comienza a oscurecerse en tonos amarillos, verdes o marrones, es probable que sea una señal de que tenga una infección bacteriana secundaria que se ha instalado mientras el sistema inmunitario está comprometido. Esto es generalmente cuando un resfriado común se convierte en una infección respiratoria peligrosa, y llega el momento de consultar con tu veterinario.
  • El moco se espesa: generalmente es un indicador de deshidratación. Una vez que el moco se espesa, se vuelve más difícil para el gato expulsarlo.

Tratamiento para los síntomas del resfriado

Nunca les des a los gatos medicamentos para humanos o perros

Primero y lo más importante, nunca les debes dar a tus gatos ningún medicamento humano para alivio del resfriado a menos que tu veterinario te recomiende un medicamento específico y te proporcione la información de la dosis adecuada. Del mismo modo, nunca debes tratar de administrar medicamentos para perros a un gato. Cualquiera de estos medicamentos puede causarles una enfermedad grave o la muerte, por lo que siempre debes consultar directamente con tu veterinario si crees que tu felino necesita medicamentos para aliviar sus síntomas.

Medidas de confort

El tratamiento principal para los síntomas del resfriado felino es proporcionar medidas de apoyo para ayudar a tu gato a sentirse más cómodo ya que su sistema inmunológico se concentra en combatir el virus. Estas medidas incluyen:

  • Encender un vaporizador. Agregar más humedad al entorno inmediato de tu gato lo ayuda a mantener sus pasajes de respiración húmedos. Esto a su vez lo ayuda a expulsar la acumulación de moco. Debes usar un vaporizador de niebla fría.
  • Mantén a tu mascota lejos de corrientes de aire. Es importante mantener a tu mascota abrigada y cómoda mientras está enferma. Es cierto que un gato depende principalmente de su pelaje para mantenerlo caliente, pero las corrientes de aire frías le agregan estrés a su cuerpo, y el estrés puede evitar que el sistema inmune funcione como debería. Si es necesario, mueve la cama de tu gato a un lugar más cálido en la casa.
  • Eliminar el moco. Limpia las secreciones con toallas de papel tibias y húmedas, deséchalas inmediatamente.
  • Trata de mantener a tu gato hidratado - Aunque tu gato pueda sentir menos ganas de beber mientras está enfermo, es importante mantener su ingesta de líquidos para evitar la deshidratación. La deshidratación puede aumentar la fiebre y hacer que las secreciones de moco se espesen. Asegúrate de que tu gato tenga agua limpia disponible, y aliméntalo con comida húmeda para gatos en este momento, aún si normalmente lo alimentas con comida seca. Los gatos realmente absorben más humedad de sus alimentos que bebiendo. También puedes tentar a tu gato a beber más ofreciéndole pequeñas cantidades de caldo de pollo.

Previniendo los resfriados

Aunque no hay forma de evitar por completo que un gato contraiga una infección respiratoria alta o un resfrío, sí puedes ayudarlo a estimular su sistema inmunológico para que pueda combatir mejor un virus una vez que ha estado expuesto.

  • Proporcionar una buena nutrición es clave para mantener el sistema inmunológico en las mejores condiciones. Siempre alimenta a tu gato con la mejor comida de calidad que puedas pagar. Esta comida debe tener proteínas reales como ingrediente principal. Otros rellenos deben mantenerse al mínimo.
  • Mantén limpio el espacio vital de tu gato. Lava el cuenco de comida y el plato de agua de tu gato diariamente, y trapea tus pisos regularmente. Una solución de cloro suave matará a los virus en la mayoría de las superficies duras.
  • Asegúrate de que tu gato esté adecuadamente vacunado.
  • Limita su exposición a los gatos de fuera de tu hogar.

Las interacciones diarias con tu gato te ayudarán a detectar los síntomas del resfriado felino a la primera oportunidad.

Resfriado felino, síntomas y tratamiento