Tiña felina, infección de la piel en gatos

Kelly Roper, Escritora
Gato con infección en la piel

Si el pelaje de tu gato se ve opaco y desaliñado o si está perdiendo demasiado pelo es posible que tenga tiña. El problema de la tiña en los gatos es bastante común. Aprende a detectar esta infección y lo que se necesita para tratarla.

¿Qué es la tiña?

Tan solo oír la palabra "tiña" puede provocar el pánico de algunas personas, pero la mayoría no entiende realmente qué es este organismo. Aunque algunas personas creen que es un gusano, (por su nombre en inglés "ringworm o gusano de anillo") similar a los otros gusanos a los que las mascotas y las personas pueden ser susceptibles, la tiña es en realidad el nombre común de un grupo de especies de hongos.

Microsporum canis

De este grupo, el Microsporum canis es la causa más común de una infección por tiña en las mascotas y las personas, y sí, la infección es igualmente transferible entre perros, gatos y humanos. Entonces, la siguiente pregunta es ¿cómo se contrae una infección por tiña? La tiña parece preferir los climas cálidos y húmedos, pero como puede durar 18 meses en el medio ambiente, es posible contraer el hongo casi en cualquier época del año.

Infección por contacto directo y por el ambiente

La mayoría de las infecciones por tiña son el resultado del contacto directo con una persona o animal que alberga la infección, sin embargo, las esporas de la tiña se pueden depositar en cualquier parte del ambiente por lo que es fácil que lleguen a nosotros. Gracias a Dios, un sistema inmunológico fuerte es suficiente para protegerse de una infección en muchos casos.

Sobre la tiña en los gatos

La tiña en los gatos generalmente se contrae a través del contacto de gato a gato, pero también se puede contraer por compartir cepillos en los gatos, o estar en habitaciones compartidas. Los gatos que ya padecen leucemia felina o virus del SIDA tienen un mayor riesgo de contraer el hongo.

Señales

Da tristeza ver a un gato que sufre de una infección de tiña. El animal está plagado de lesiones esporádicas de pérdida circular de cabello, y estas lesiones tienden a verse levemente irritadas y escamosas. A veces, el centro del "anillo" contiene una pústula, y el animal también puede aparecer grasiento.

La mayoría de las lesiones de la tiña se encuentran inicialmente alrededor de la región de la cabeza y la cola de un gato, pero una infección prolongada puede causar lesiones en todo el cuerpo del animal. También es posible que el hongo llegue a los canales del oído de un gato, lo que lleva a infecciones crónicas del oído.

Los signos que acompañan a la infección por tiña incluyen:

  • Cabello quebradizo o roto
  • Caspa extrema
  • Calvicie
  • Uñas costrosas
  • Caída de pelo excesiva, que a menudo lleva a un aumento en las bolas de pelo
  • Prurito y/o automutilación
  • Acné en la piocha
  • Úlceras en la boca

Diagnóstico

La mayoría de los casos de tiña en gatos se pueden diagnosticar a partir de las lesiones reveladoras. Sin embargo, el hongo puede parecer fluorescente cuando se ve bajo una luz negra. Otros métodos de diagnóstico:

  • Un examen microscópico de los pelos arrancados del borde del círculo generalmente revela el hongo incrustado.
  • Una muestra de una de las lesiones costrosas puede cultivarse para revelar el crecimiento de hongos.

Tratamiento

En algunos casos, una infección por tiña menos avanzada puede tratarse afeitándole el pelo de las áreas afectadas y aplicando una crema antifúngica como Miconazole. En las razas de gatos de pelo largo, la mayoría de los veterinarios recomiendan rasurar al gato por completo para erradicar el hongo en los tallos del cabello y revelar lesiones ocultas que luego pueden tratarse. Algunas veces, los medicamentos antimicóticos orales, como el ketoconazol, también se usan para curar una infección por tiña, pero este tratamiento generalmente se reserva para infecciones más graves porque los medicamentos usados conllevan un riesgo de toxicidad.

Prevención

Evitar un caso de tiña es ciertamente más fácil que tratarla, y existen medidas de protección que puedes tomar para reducir las probabilidades de que tú y tu mascota se infecten.

  • Mantén a tu gato en un lugar alejado de otros perros y gatos callejeros.
  • Mantén tu entorno, y especialmente la ropa de cama de tu gato, muy limpia.
  • Antes de llevar a casa un gato o gatito adoptado, pídele a tu veterinario que haga al animal un cultivo para detectar la tiña.
  • Si estás comprando una mascota de un criadero comercial, intenta visitar un criadero cerrado que no permita que entren otras mascotas en el edificio.

Estar atento

La tiña no es una sentencia de muerte, pero puede convertirse en un problema crónico que afecta gravemente la calidad de vida de tu gato. Mientras le das a tu gato su cepillado semanal, tómate un momento para mirar a través de su pelaje para detectar el primer signo de lesiones en la piel. Si encuentras algo que parezca sospechoso, comunícate con tu veterinario de inmediato.

Tiña felina, infección de la piel en gatos