Última etapa en la enfermedad renal felina

Dra. Pippa Elliott, Médica Veterinaria Zootecnista
Gato demacrado y bajo en peso

Los tratamientos modernos demoran el deterioro de la enfermedad renal y mantienen al gato sano por más tiempo. Sin embargo, cuando el gato ingresa a la etapa final de su enfermedad, la terapia y la atención de enfermería deben equilibrarse en contra de sus mejores intereses. Lamentablemente, aquí es cuando realmente cuidar a tu gato significa reconocer que es hora de decir adiós.

Comprender la enfermedad renal felina

International Cat Care explica que la enfermedad del riñón o renal es común en gatos y es una parte normal del envejecimiento. El riñón tiene una capacidad limitada para repararse a sí mismo, y durante la vida de la mascota, el tejido renal activo se reemplaza con tejido cicatricial no funcional. Varios factores aceleran este daño, como ciertos minerales en la dieta, infección, presión arterial alta, cáncer, factores genéticos y toxinas.

Función de los riñones

El trabajo de los riñones es filtrar las toxinas naturales de la sangre y eliminarlas en la orina. Además, el riñón regula el estado de hidratación del cuerpo y tiene un papel en la producción de glóbulos rojos. Cuando el riñón no está funcionando correctamente, suceden varias cosas. Algunas complicaciones que incluyen:

  • Aumento en los niveles de toxinas (especialmente la creatinina y la urea) en la sangre, lo que produce náuseas, vómitos y falta de apetito
  • El gato lucha para concentrar su orina, lo que lleva a la pérdida de agua y la deshidratación
  • La proteína se filtra a través del riñón y se pierde, lo que provoca desgaste muscular y mala condición corporal.
  • Pobre producción de glóbulos rojos, lo que resulta en anemia
  • Se conservan las hormonas que aumentan la presión arterial, lo que provoca hipertensión (presión arterial alta)

El tratamiento está dirigido a abordar estas complicaciones, descansar el riñón y disminuir el deterioro. Cuanto antes se diagnostique y trate el problema, mayor será el tiempo de supervivencia del gato. Inevitablemente, el deterioro ocurre hasta un punto donde la función renal falla y el gato se enferma con su enfermedad final. Esto se conoce como enfermedad renal felina en la etapa final.

Evidencia de laboratorio de enfermedad renal en etapa terminal

La Sociedad Internacional de Intereses Renales (IRIS) divide la enfermedad renal en diferentes etapas. Estas van desde una enfermedad leve e inicial hasta la etapa final. De acuerdo con estas pautas de IRIS, un gato está técnicamente en la etapa final de falla cuando tiene menos del 10 por ciento de la función renal normal. Los marcadores de la función renal que predicen cuándo ella ha ingresado a la etapa final incluyen:

  • Niveles de creatinina en sangre extremadamente altos
  • Excesivas cantidades de proteína en la orina
  • Orina muy débil
  • Alta presión sanguínea
  • Anemia

Sin embargo, como aconseja el Dra. Becker, los resultados de las pruebas son solo una guía para la salud del gato y es importante tratar al gato en lugar de a los números. Por ejemplo, algunos gatos tienen resultados impactantes en la sangre, pero están relativamente bien, mientras que otros tienen buenos resultados en el papel, pero en realidad están muy enfermos.

Características físicas de la enfermedad renal en etapa terminal

Un gato en la etapa final de la enfermedad renal es deficiente y su bienestar debe ser primordial en la mente del "padre" de la mascota. Avepa observa que la naturaleza de la enfermedad significa que el gato es a menudo dolorosamente delgado, con poca o ninguna masa muscular, y tiene un pelaje opaco y desaliñado. Adicionalmente:

  • Los altos niveles de toxinas en la sangre hacen que tenga mal aliento.
  • El revestimiento del estómago se inflama y causa náuseas, lo que provoca poco apetito y vómitos.
  • En un intento de eliminar las toxinas de la sangre, el gato generalmente tiene mucha sed y produce mucha orina. El final suele estar cerca cuando el gato deja de beber o de producir orina.

La deshidratación produce una falta de elasticidad en la piel. El signo clásico es la carpa de la piel. Para detectar la deshidratación levanta la piel sobre el hombro del gato y suéltala. La piel debe regresar instantáneamente a su lugar, pero la piel deshidratada tarda un segundo o más en volver a su lugar o, peor aún, permanece en un pico.

Un vistazo a la enfermedad en su etapa final

El gato en la etapa terminal de su enfermedad se siente nauseabundo y débil. Rechaza la comida y puede tener mucha sed o dejar de beber por completo. También estará delgado y la anemia significa que le faltará energía incluso para hacer las cosas simples como acicalarse. Lamentablemente, un error que a menudo cometen los propietarios es pensar que un gato ronroneante está feliz. Un gato enfermo ronronea para consolarse, por lo que la decisión difícil de despedirse no debe posponerse porque el gato todavía ronronea y se presume comfortable.

Opciones de terapia para la enfermedad renal en etapa terminal

Con menos del 10 por ciento de tejido renal funcional restante, el objetivo del tratamiento es aliviar las complicaciones desagradables de la insuficiencia renal. La investigación sobre la enfermedad renal, publicada en Waltham Focus, explica que es mejor maximizar la calidad de vida que la duración de la vida. A veces, lo mejor que se puede esperar es que el gato se sienta cómodo y alivie el sufrimiento. Si la terapia no puede ayudar, un propietario enfrenta la decisión poco envidiable de despedirse y salvar al gato de la angustia.

Corregir la deshidratación

La deshidratación hace que un gato se sienta débil y con náuseas. El problema es que el riñón está tan dañado que no puede retener líquido, lo que significa que todo lo que el gato bebe pasa directamente. Para corregir la deshidratación, el gato necesita ganar más líquido de lo que pierde. Raramente es posible eliminar la deshidratación por completo, pero aumentar la cantidad de agua que entra al gato puede ayudarlo a sentirse mejor. Las pautas de AAHA sugieren:

  • Gato con terapia de fluidos vía intravenosa
    Líquidos intravenosos: en el lado positivo, un goteo pone fluido a través de una vena directamente en la circulación. Por otro lado, el gato se queda en una clínica y no está en casa en los últimos días o semanas. El tiempo que el gato se beneficia de estos fluidos 'complementarios' depende de cuán enfermo esté, desde una falta de respuesta hasta varias semanas.
  • Líquidos subcutáneos: A un propietario se le puede enseñar cómo inyectar lentamente depósitos de solución salina estéril debajo de la piel. Alrededor de 60 a 120 ml se inyecta por vía subcutánea por día en tres a cuatro sitios. Desafortunadamente, en un gato muy enfermo, su circulación es tan mala que el cuerpo lucha para absorber el líquido.
  • Líquidos orales: esto implica introducir agua lentamente en la boca del gato, dándole suficiente tiempo para tragar cada bocado. En promedio, alrededor de 100 - 150 ml se administran por esta vía. La mayoría de los gatos solo toleran alrededor de 5 ml a la vez, lo que hace que sea un gran compromiso para el propietario.

Apoyar el apetito

El aumento de los niveles de toxinas significa que el gato no desea comer, por lo que el gato se debilita progresivamente. Alentar al gato a comer puede darle energía vital. Mientras que los alimentos con receta renal son ideales, algunos alimentos son mejores que ninguno para un gato que no está comiendo.

  • Inyecciones de vitamina B: la vitamina B estimula el apetito, pero lamentablemente esta vitamina soluble en agua se pierde en la orina. Las inyecciones semanales de vitamina B pueden ayudar a mantener los niveles, lo que a su vez, respalda el apetito.
  • Inyecciones de esteroides anabólicos: Esto sigue siendo controvertido porque hay pocas pruebas de que sea efectivo. Sin embargo, durante décadas los veterinarios han administrado inyecciones semanales o mensuales de esteroides anabólicos, que los propietarios informan anecdóticamente que mejoran el apetito.
  • Comprimidos estimulantes del apetito: dosis bajas de estimulantes del apetito como Periactin o mirtazapina pueden ayudar a algunos gatos a comer.
  • Cuidado de enfermería: Proporcionar un alimento favorito, calentar la comida y alimentarlo a mano puede alentar la alimentación.

Manejando la náusea

La acumulación de toxinas en el torrente sanguíneo hace que el gato se sienta enfermo. ISFM sugiere que las estrategias para reducir las náuseas hacen una gran diferencia en la calidad de vida:

  • Medicamentos antiácidos: los medicamentos que previenen la producción de ácido estomacal o los neutralizan (por ejemplo, Omeprazol o Ranitidina) hacen que el gato se sienta más cómodo.
  • Ligantes de fosfato: Otra complicación es el aumento de los niveles de fosfato en la sangre, que también están relacionados con las náuseas. Agregar un aglutinante de fosfato como Ipakitine a los alimentos puede contribuir a reducir los niveles de fosfato en la sangre.
  • 'Vendaje' del estómago: medicamentos líquidos como la Antepsina alivian las náuseas al formar una capa de vendaje sobre el revestimiento del estómago inflamado.
  • Medicamento contra la enfermedad de acción central: Maropitant (Cerenia) actúa sobre el cerebro para desactivar las sensaciones de náuseas.

Corregir la presión arterial alta

Gemfe dice que una consecuencia probable de la insuficiencia renal es la presión arterial alta. Esto puede provocar mareos o un derrame cerebral. No siempre es apropiado administrar un medicamento para gatos en etapa final para reducir la presión arterial, pero si tu veterinario decide que es seguro para ese gato en particular, es posible que le recete amlodipino.

Abordar la anemia

La anemia severa causa debilidad y mala calidad de vida. Algunos centros de referencia veterinaria usan inyecciones de eritropoyetina para estimular el aumento de la producción de glóbulos rojos. Sin embargo, Veterinaria.org sugiere que este tratamiento es problemático ya que muchos gatos se vuelven sensibles a la eritropoyetina y pueden desarrollar reacciones alérgicas potencialmente mortales.

Corregir problemas secundarios

La enfermedad renal puede causar problemas como infección o niveles bajos de potasio en la sangre. Corregir los problemas secundarios es importante para el bienestar del gato, entre ellos:

  • Niveles bajos de potasio en la sangre: el potasio bajo causa debilidad muscular extrema, a veces tan grave que el gato no puede mantener la cabeza erguida. Corregir esto con un suplemento de potasio puede ser todo lo que se necesita para marcar la diferencia.
  • Infecciones urinarias: la orina débil permite el crecimiento de bacterias, lo que puede hacer que el gato se sienta mal. Cultivar la orina para determinar un antibiótico apropiado puede mejorar la calidad de vida.

Enfermería del gato etapa final

Gato consentido en la cama

La enfermería es una parte esencial del cuidado de un gato gravemente enfermo. Debes mantener al gato en el interior por su propia protección. Acuesta al gato sobre una superficie acolchada cómoda, como un vellón o una almohadilla para cachorros encima de las mantas. Vigila al gato regularmente en caso de que se haya ensuciado y esté mojado en su orina. Si no se está moviendo, aliéntalo a cambiar de posición cuando esté despierto para reducir el riesgo de escaras. El gato puede sentir el frío con facilidad, por lo que debes asegurarte de que la habitación esté tibia o que le proporciones una colchoneta térmica.

Facilitar su bienestar

El gato no querrá caminar mucho, así que coloca una caja de arena, comida y agua al alcance de la mano. La mayoría de los gatos enfermos se sienten mejor con un cepillado suave y si se les limpian los ojos, la nariz y la boca con algodón húmedo. Déjalo descansar, pero también bríndale compañía tranquila y alboroto cuando esté despierto.

Toma de decisiones al final de la vida

Tristemente, dejar al gato morir naturalmente puede causar mucho sufrimiento. Esos altos niveles de toxinas a menudo provocan convulsiones y es probable que sus últimos días sean muy desagradables. En cambio, antes de que esto suceda es más amable aliviar su angustia al tomar la decisión humana de despedirse.

Tomar la decisión final es menos difícil si lo has planeado con anticipación y anotado en qué etapa consideras injusto que el gato continúe sufriendo. Para ayudar en la toma de decisiones, es útil pensar en tu gato en su mejor momento y en lo que considerarías una calidad de vida inaceptable en ese momento. Por ejemplo, si tu gato era un comedor voraz, entonces la falta de apetito es una señal segura de que el ya no es el mismo. Pesar factores tales como:

  • Dignidad - ¿El se ensucia?
  • Falta de dolor o incomodidad -¿Está vomitando regularmente?
  • Juguetón - ¿Él ahora se esconde?

Estos factores intangibles a menudo te dicen mucho sobre cuán enfermo está el gato.

La máxima bondad

Amas a tu gato y te rompe el corazón verlo tan enfermo. Por supuesto, haz todo lo posible por consolarlo, pero debes saber que a veces es más amable decir adiós que luchar. La eutanasia es difícil para un dueño, pero debes saber que estás poniendo los mejores intereses del gato primero y evitando el sufrimiento. En definitiva, decir adiós es una decisión valiente tomada desde un sentido de autosacrificio. No es lo que quieres, pero lo que el gato necesita, al final eso es de suma importancia.

Última etapa en la enfermedad renal felina