Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Un vistazo a la cruza y reproducción de felinos

Kelly Roper, Escritora
Dos gatos siameses

La cría de gatos puede ser una experiencia gratificante, pero no es una operación que deba realizarse a la ligera. Para decidir si quieres cruzar a tu gato, es importante que entiendas todo el proceso, desde el apareamiento de los gatos hasta el nacimiento de los gatitos.

Comprender el apareamiento y la cría de gatos

La cría de gatos parece ser un poco menos complicada que la cría de perros, ya que no es necesario ser tan preciso sobre el momento y los felinos parecen ser mucho más autosuficientes en el manejo del apareamiento. Echemos un vistazo más de cerca al proceso.

Ciclo de celo de la hembra

El ciclo de celo de la gata es el primer paso en el proceso de cría. Este es el momento en que será fértil y receptiva a los avances de un gato macho. Los ciclos generalmente comienzan cuando la hembra llega a los seis meses de edad, y solo duran dos días en promedio, pero se repiten aproximadamente cada dos semanas a partir de entonces, a menos que se produzca el apareamiento. Una vez que la gata se ha apareado y queda embarazada, sus ciclos de celo terminarán.

No siempre es fácil detectar cuándo comienza el ciclo de celo, ya que la vulva de la hembra está oscurecida por el pelo, y normalmente no hay una gran cantidad de secreción sanguinolenta para dejar manchas reveladoras en el suelo y los muebles.

Por estas razones, muchos criadores confían en el comportamiento de sus hembras para saber cuándo están entrando en condiciones de reproducción.

Los signos incluyen:

  • Coquetean: Las hembras se vuelven extremadamente afectuosas, y les encanta frotarse contra su gente y ser acariciadas. Este comportamiento puede alcanzar proporciones molestas en la cantidad de atención que demandan de ti durante este tiempo.
  • Levantamiento de grupa: Las hembras en celo tienden a levantar sus rabadillas cuando las acaricias a lo largo de sus espaldas.
  • Torcer la cola: La elevación de la grupa puede ir acompañada de un rápido movimiento de la cola hacia atrás y hacia delante. Esta es la forma en que la hembra anuncia su preparación.
  • Llamadas: Las hembras en celo pueden ser extremadamente vocales, llamando constantemente en busca de parejas masculinas. Cualquier macho que pueda oírla hará todo lo posible para responder a ese llamado, aunque la mayoría de los machos no son fértiles hasta por lo menos los diez meses de edad.

Actividad de apareamiento de los gatos

El apareamiento de gatos es ruidoso, y francamente, un poco duro. Los gatos incluso gritarán mientras se aparean. Una vez presentados, una pareja se involucrará en un comportamiento que se parece más a la guerra que al romance. Aunque el criador debería estar presente en caso de que las cosas se salgan de control, es mejor resistir la tentación de intervenir y dejar que la cría de gatos comience de forma natural. Cuando el macho monta a la hembra, se aferra a ella con sus garras y con frecuencia sostiene el cuello de ella con sus dientes. Las púas en su pene actúan como un detonante para estimular la ovulación inmediata de la hembra, asegurando así el éxito de la mayoría de los apareamientos.

Gestación

El período de gestación, o duración del embarazo de una gata, dura aproximadamente sesenta y cinco días, aunque las camadas grandes pueden llegar uno o dos días antes, y las camadas pequeñas pueden llegar un día más tarde. El éxito del apareamiento puede confirmarse en un plazo de tres a cuatro semanas después del apareamiento. Durante el período de gestación, la hembra embarazada, o la reina, como se la conoce ahora, necesita una mayor nutrición para ayudarla a proporcionarles todo lo que sus fetos en crecimiento necesitan sin agotar sus propios recursos. La comida para gatitos es una dieta excelente para ella ya que es más rica en proteínas, minerales y vitaminas que las mezclas de comida para gatos adultos.

También es una buena idea comenzar a ofrecer múltiples comidas a lo largo del día a partir de la quinta semana del embarazo. Esto asegurará que tu gato pueda consumir suficiente comida sin sobrecargar su estómago, ya que el espacio interno es escaso con cada semana que avanza. Además, asegúrate de mantener el plato de agua lleno y de refrescarlo varias veces al día.

Las gatas embarazadas deben ser tratadas con especial cuidado para evitar lesiones.

  • Resiste la tentación de tocar a tu mascota más de lo que es absolutamente necesario. Deja que mejor ella venga a ti. Esto disminuirá el riesgo de dañar su abdomen.
  • Mantenla adentro. El vagar conduce a peleas y otros posibles accidentes. Estar al aire libre también puede conducir a infestaciones parasitarias como pulgas y gusanos que también pueden infectar a los gatitos nonatos.

Preparación para el nacimiento de gatitos

Hacia el final del embarazo, una reina comenzará a buscar un cálido cubículo para dar a luz a sus bebés. Si tú no provees uno, el lugar puede terminar siendo tu cama.

Una caja suficientemente espaciosa forrada con periódicos y una manta blanda es un buen lugar para el parto. Coloca la caja en un lugar tranquilo, lejos del tráfico, unas semanas antes del parto previsto, para que la futura mamá tenga tiempo de descubrirla y acostumbrarse a ella.

También es una buena idea poner una caja de arena adicional en el área en este momento para que la mamá se sienta cómoda usándola cuando se sienta renuente a dejar a sus nuevos bebés.

Nacimiento de los gatitos

La mayoría de las reinas se encargan del parto muy bien por sí solas, y es posible que ni siquiera te des cuenta de que el evento ha tenido lugar hasta que descubras a la mamá y sus gatitos acurrucados juntos. Si tú llegas durante el parto y todo va bien, es mejor no intervenir. Solo mantente cerca en caso de que necesites ayudarla para extraer un saco de uno de los gatitos o atar un cordón umbilical con un poco de hilo suave de algodón si continúa sangrando después de separarse de la placenta.

Además, mueve los platos de comida de la mamá a un lugar junto a la caja por fuera para que no tenga que viajar lejos de sus bebés para obtener sustento.

Pon la salud de tu gata en primer lugar

Aunque no todos los gatos son de calidad suficiente para que valga la pena criarlos, hay algunos ejemplares dignos de poder hacer una contribución a su raza. Consulta con tu veterinario para determinar la salud de tu mascota y procede de forma responsable a partir de ese momento. Si cambias de opinión en cualquier momento antes de la cría, asegúrate de seguir todos los pasos adecuados para evitar que tus gatos se apareen.

Un vistazo a la cruza y reproducción de felinos