Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

10 datos asombrosos sobre los gatos

Talya Stone, Escritora
Gato leyendo libro

Desde el poder cerebral hasta el poder político, esos misteriosos gatos están de nuevo en todo, sorprendiéndonos con sus enigmáticas habilidades y desconcertándonos con sus inexplicables poderes. No vas a creer estos hechos increíbles sobre los gatos.

1. El cerebro de un gato es más parecido al de un humano que al de un perro

Todos los dueños de gatos piensan en secreto que su gato es MÁS inteligente que todos esos perros tontos, pero esto va más allá de una corazonada. Biológicamente, el cerebro de un gato es más parecido al de un humano que al de un perro. Tanto los humanos como los gatos tienen regiones idénticas en el cerebro que son responsables de las emociones, y el cerebro de un gato tiene un 90% de similitud con el de un humano. Su corteza cerebral tiene 300 millones de neuronas, comparado con los 160 millones de un perro. ¡Por fin tienes pruebas!

2. Las gatas usan la pata derecha, los gatos son zurdos.

¿Alguna vez te has preguntado si tu felino es zurdo o diestro? Bueno, ahora no necesitas preguntarte más. Aunque muchos creen que los gatos son ambidiestros, un estudio de la Queen's University de Belfast descubrió que las gatas domésticas tienden a confiar en el uso de la pata delantera derecha, mientras que los gatos machos utilizan con más frecuencia la delantera izquierda cuando se enfrentan a tareas más difíciles. Curiosamente, el 90% de los humanos son diestros, mientras que el 10% restante de los zurdos también tienden a ser hombres.

Gato y pajarito

3. Los gatos hacen 100 sonidos diferentes

¿Alguna vez te has preguntado por qué es tan difícil averiguar qué significan los diferentes maullidos y ronroneos de tu gato? Deja de rascarte la cabeza, porque los gatos hacen unos 100 sonidos diferentes. Sí, puede que hayas pensado que eran diez o doce, pero necesitas aumentar esa cifra un poco. Demostrando de una vez por todas que los gatos son criaturas más complejas que los perros, que solo hacen alrededor de 10 sonidos diferentes.

gato sibilante enfadado mostrando los dientes

4. Un gato es el alcalde de Talkeetna, Alaska

No es broma, por ridículo que suene, ¡es absolutamente cierto! Con el nombre de Stubbs, el gato es alcalde de Talkeetna, Alaska, desde julio de 1997. ¡¿Cómo puede ser esto?! Te oímos preguntar. La posición de Stubbs es honorífica, ya que la ciudad es solo un "distrito histórico". A partir de 2016, Stubbs sigue siendo alcalde, y sigue inundado de tarjetas y cartas de sus admiradores. Sin embargo, no era el único gato que tenía la mira puesta en la alcaldía. ¡Un gato se postuló para alcalde en la Ciudad de México en 2013 también!

gato negro con sombrero patriótico

5. El gato más grande es la Savannah F-1

Así que tú puedes pensar que has visto algunos felinos muy grandes en tu vida, pero cuando se trata de la Savannah-F1, ¡estamos hablando de ENORME! La Savannah es una raza de gato doméstico híbrido y es un cruce entre el serval y un gato doméstico. Un poco como tener un mini guepardo en casa, el Savannah F-1 puede pesar la friolera de 20 a 30 libras / 10 a 15 kg. Una Savannah llamada Scarlett ostenta actualmente el récord mundial Guinness como el gato doméstico más alto con una altura de 17,1 pulgadas desde el hombro hasta los pies.

6. El Mau egipcio es la raza de gato más antigua

Tú probablemente ya sabes que los gatos eran adorados como deidades por los antiguos egipcios, pero ¿sabías que un gato domesticado por los egipcios sigue existiendo hoy en día? Pista, es el Mau egipcio. El Mau egipcio es la raza más antigua y la única de origen natural de gatos domésticos con manchas y es también la raza más rápida de los gatos con pedigrí que podría quizá competir con el hombre más rápido vivo, Usain Bolt, en una carrera, guardadas las relaciones tamaño y distancia.

7. Y ahora ¡el gato más rico del mundo!

¿Alguna vez pensaste en dejar todas tus posesiones mundanas a tu gatito? Bueno, una señora lo hizo y al hacerlo creó el gato más rico del mundo. Una heredera italiana de 94 años, viuda y sin hijos cuando adoptó a Tommaso, un gato callejero lleno de pulgas que deambulaba por las calles de Roma, falleció y dejó toda su fortuna de 13 millones de dólares a su gato, Tommaso. Lamentablemente, la ley italiana prohíbe pasar la riqueza directamente a un animal, por lo que su enfermera, amiga y compañera aficionada a los gatos se convirtió en la supervisora del cuidado y la propiedad de Tommaso. Ambos vivieron felices para siempre.

Gato acostado en la cama con papel moneda

8. Un gato sphynx no es realmente un gato sin pelo

Sin duda alguna, una de las razas de gatos más extrañas que existen, la sphynx (o canadian hairless) en realidad no es tan calva como crees. Aunque para la mayoría, el gato parece tan calvo como el día en que tú naciste, en realidad está cubierto de un pelo increíblemente corto y suave que se siente un poco como una sutil pelusa. También se sabe que les crecen bigotes y cejas - ¡quién lo hubiera pensado!

Gato sphynx

9. ¡Los gatos pueden ser clonados!

No, no estamos hablando de una tontería de ciencia ficción, ¡estamos hablando de cosas de la vida real! Si tienes un montón de dinero en efectivo, como para dar y regalar, y un gato al que quieres tanto que te gustaría tener dos igualitos, entonces, no es broma - la tecnología existe para hacer realidad ese sueño. La prueba viviente es Little Nicky, creada por una compañía de clonación de mascotas, Genetic Savings and Clone, por 50.000 dólares con el ADN de la gata amada de una dama.

10. Los gatos pueden sobrevivir a caídas masivas

¿Alguna vez has dejado entrar a tu gato por la ventana solo para tener un ataque al corazón cuando ves que pierde el equilibrio y cae de la cornisa? Aunque este es un momento de infarto en el miocardio, no te preocupes por cosas pequeñas. Según un estudio de la revista Journal of the American Veterinary Medical Association, de 132 gatos que caen de un promedio de 5.5 pisos y llegan a 32 pisos, el 90% puede llegar a sobrevivir. Esto es gracias a su reflejo de enderezamiento que se activa a la velocidad del rayo durante una caída, reorientando su cuerpo para poder aterrizar con los pies por delante y caer intactos en el suelo.

Gato en caída libre

¡Como si no tuviéramos ya suficientes razones para estar obsesionados con nuestros gatos!

10 datos asombrosos sobre los gatos