¿Pueden los humanos contagiarse de los parásitos de los gatos?

Jessica Gomez, Escritora
Gato reposando en el suelo

Aunque algunos parásitos son específicos a los felinos y no infectan a los humanos, ciertos gusanos no discriminan entre un gato y una persona. Si tu gato se infecta con lombrices, es posible que tú o tu familia también se infecten.

Gusanos a vigilar

Los gusanos son frecuentes en los gatos, en particular los gatitos y los gatos de exterior. Sin embargo, no todos los gusanos son transmisibles entre gatos y humanos. Hay dos tipos de gusanos con los que debes preocuparte cuando se trata del contacto humano: gusanos redondos y anquilostomas.

Nematodos, gusanos redondos, o lombrices

Nematodos, gusanos redondos, o lombrices

Llamados así por su apariencia de espagueti, los gusanos redondos son blancos o marrones, y se alimentan de los intestinos de un animal. Estos parásitos se pasan a través del agua, la comida, el vómito o las heces que están infectadas con huevos de lombriz intestinal. Si alguien accidentalmente ingiere alguno de los huevos, esa persona puede infectarse. Aunque es poco común, es posible que una persona pase estos parásitos a otra persona; por ejemplo, si una persona infectada no se lava las manos después de ir al baño y luego prepara la comida para otra persona.

Tratamiento para lombrices

El tratamiento para lombrices intestinales en humanos puede incluir medicamentos como Medendazol (Vermox), Ivermectina (Stromectol) o Albendazol (Albenza), que son tabletas orales recetadas. Evita infestaciones adicionales desparasitando a tu gato y lavándote las manos con frecuencia, especialmente después de manipular la comida, el agua o los desechos de tu gato.

Anquilostomas

Los anquilostomas son gusanos no visibles para los humanos que afectan los pulmones y el intestino delgado de una persona o animal infectado. Según MedlinePlus, la infección ocurre cuando una persona entra en contacto con el suelo que contiene las heces de un animal infectado. Por ejemplo, puedes contagiarte de anquilostomas caminando descalzo en un área donde defeca un animal infectado. Las heces del animal infectado contienen huevos de anquilostoma que eclosionan en larvas, y los parásitos se unen cuando se produce el contacto con la piel. El contacto humano a humano no propaga la uncinaria. El primer síntoma de la anquilostoma es por lo general un sarpullido con picazón similar a una alergia.

Tratamiento para Anquilostomas

Las infecciones por anquilostoma son peligrosas tanto para los animales como para las personas. La anemia y las deficiencias nutricionales son resultados comunes de las infecciones por anquilostomas en los seres humanos, e incluso pueden prevenir el desarrollo mental adecuado en los niños que contraen la anquilostomiasis con frecuencia. Albendazole (Albenza) o Mebendazole (Emverm) se pueden recetar para tomarse por vía oral de uno a tres días para matar los parásitos dentro de tu cuerpo. Evita infecciones futuras al desparasitar a tu gato, desinfectar adecuadamente las áreas donde defecó tu gato y evitar tocar tu piel en cualquiera de esas áreas.

Tiña

Debido a su nombre en inglés (ringworm), muchas personas piensan que la tiña es un tipo de gusano, pero en realidad, es una infección por hongos. Se distingue por una erupción rojiza que generalmente tiene la forma de un anillo. Es muy contagiosa, y el contacto con la tiña de un gato generalmente resulta en que esa persona también desarrolle tiña. Por lo general, se puede tratar con medicamentos de venta libre, y debe desaparecer dentro de dos a cuatro semanas.

Identificando los síntomas del gusano

De acuerdo con Mascotafiel, los síntomas comunes de gusanos en felinos incluyen:

  • Vientre distendido
  • Malestar abdominal
  • Tos
  • Vómitos
  • Letargo
  • Incapacidad para subir de peso
  • Diarrea o sangre en las heces
  • Gusanos visibles en las heces o cerca del área del ano del gato

Aunque algunas personas pueden no mostrar ningún síntoma, los síntomas que enfrentan los gatos son los mismos que los humanos pueden enfrentar cuando están infectados con lombrices.

Erradicando los gusanos de tu gato

Si acabas de adoptar un nuevo gato o si tu gato presenta síntomas de gusanos, debes administrar el tratamiento de inmediato para proteger tu salud y la de tu gato.

El tratamiento para una infección de gusano generalmente se administra por vía oral y puede ser en forma de píldora o líquido. Un veterinario prescribirá un antihelmíntico y los tratamientos pueden comenzar en un gatito de tan solo dos semanas de edad. Puedes usar varias tomas de tratamiento para librar a tu gato de todos los gusanos que aloja.

La prevención es lo mejor

La mejor manera de mantenerte a salvo de los gusanos es mantener a tus gatos en el interior. Los gusanos se transmiten a través de las heces de los animales infectados; si los gatos no tienen acceso a estos, entonces una infección de lombriz es extremadamente improbable, y no tendrás que preocuparte de que se transmita a tu familia.

¿Pueden los humanos contagiarse de los parásitos de los gatos?