Cómo cuidar a los gerbillos

Kelly Roper, Escritora
Dos gerbillos

Los gerbillos son uno de las mascotas exóticas pequeñas más populares, y pueden proporcionar mucha diversión y entretenimiento. Estas pequeñas criaturas pueden vivir entre tres y cuatro años, siempre y cuando las cuides adecuadamente. Esto incluye darles el tipo de hogar adecuado, una dieta saludable, algo de entretenimiento y afecto, y atención veterinaria según sea necesario. Si puedes proporcionarles todo esto, un gerbilino como mascota podría ser lo adecuado para ti.

Albergando a tu nueva mascota gerbillo

Crea un hábitat seguro y saludable para tu gerbilino mascota siguiendo estas pautas.

La vivienda del gerbillo

De acuerdo con VivaPets, los gerbilinos como mascotas se alojan mejor en acuarios con la parte superior tapada con bastante ventilación. Estas pequeñas criaturas son grandes artistas del escape, por lo que las paredes de vidrio son las mejores para mantenerlas contenidas, mientras que la tapa transparente y llena de orificios permite el flujo de aire. Coloca el acuario o terrario donde reciba luz brillante indirecta, nunca a pleno sol, y asegúrate de que el área esté libre de corrientes.

Recomendaciones de tamaño de tu acuario o terrario

El tamaño del acuario que uses depende de cuántos gerbillos tengas. Un acuario de 10 galones es el tamaño mínimo requerido para uno o dos gerbos, pero más grande siempre es mejor si tienes espacio para ello. Planea aumentar el tamaño del acuario de cinco en cinco galones por cada gerbillo adicional después de eso. Esto significa que necesitaría un acuario de 30 galones para albergar seis gerbillos, y tendría que ser el acuario de estilo largo para proporcionar suficiente espacio en el piso.

Producto para el suelo de los gerbilinos

La recomendación para un área de dormir segura de tus mascotas incluye virutas de álamo temblón, tiritas de periódico reciclados o una combinación de ambas. Evita las virutas de pino y de cedro porque los vapores que desprenden estas maderas, ya sean tratadas o su olor natural, pueden ser tóxicos para tu mascota.

Gerbillo bostezando

Limpieza del hábitat de tus gerbilinos

Planea limpiar a fondo el recinto de tu mascota una vez a la semana, pero puedes limpiar la esquina donde deje sus excrementos varias veces a la semana para evitar la acumulación de tóxicos, de vapores y olores no saludables. Presta atención a las virutas o aserrín mojado y sácalo de inmediato luego reemplazarlo con virutas, aserrín o mezcla de papel seco y según sea necesario.

Antes de comenzar una limpieza completa de jaula, pon a tu gerbillo en un transportador que se cierre de manera segura para que no pueda escapar. Usa agua tibia y jabonosa para lavar tu acuario después de tirar las virutas y papel periódico sucios a la basura. Lava sus platos y su botella de agua también, y enjuaga y seca bien todo antes de agregar más base de virutas al recinto. Cuando todo esté listo, vuelve a poner a tu gerbilino en su casa.

Accesorios para el hábitat del gerbillo

En el hábitat de tu gerbillo, necesitarás lo siguiente.

  • Plato de comida: esto es opcional, ya que los gerbilinos tienden a dispersar los alimentos y, de todos modos, esconderlos en el piso a base de virutas. Si lo deseas, puedes colocar un plato en una pila encima de las virutas. Si usas un plato, asegúrate de que sea un plato de cerámica pesado que resista la necesidad constante de mordisquear de tu mascota.
  • Botella de agua: una botella proporciona la mejor manera de darle agua limpia a tu mascota. Necesitarás una botella resistente a la masticación que viene con un soporte de metal ajustable para poder dársela y cambiarla varias veces, según sea necesario desde el costado del acuario. Debes colgarla lo suficientemente abajo como para que tu mascota llegue al final del tubo para beber, pero no tan bajo como para que el tubo toque las virutas de la base del piso del recinto.
  • Rueda de ejercicios: los gerbillos son increíblemente activos, por lo que necesitan mucho ejercicio. Una rueda giratoria sólida es la más segura, ya que tu mascota no quedará atrapada entre los alambrones mientras corre. Por lo general, lo mejor es colgar la rueda de ejercicio del techo del acuario, de modo que solo quede una o dos pulgadas por encima de su cama de virutas.
  • Escondite: los gerbillos tienden a esconderse en su cama de virutas, pero también pueden beneficiarse de tener un nido de madera. Realmente les gusta masticar, así que es mejor evitar escondites de plástico.
  • Juguetes para masticar: los gerbillos necesitan masticar para evitar que sus dientes crezcan demasiado, así que les puedes proveer elementos como bloques de madera comestibles (pregunta en tu tienda de mascotas) para masticarlos y túneles de heno que también los mantendrán entretenidos.

Una dieta saludable para los gerbilinos

A los gerbillos les encanta comer y consumirán casi todo lo que puedan conseguir, pero es importante proporcionarles los alimentos adecuados en las cantidades adecuadas para mantenerlos saludables. Un solo gerbo necesita:

  • Aproximadamente una cucharada de mezcla de comida comercial para gerbillos al día: esta debe ser una mezcla comercial, preferiblemente sin semillas de girasol (pues son muy grasosas), que se mezcle para ofrecer una nutrición redondeada. El AGS recomienda una mezcla que proporcione 12% de proteínas y 7% de grasa.
  • Alrededor de 1 cucharadita de alimentos frescos por día: estos incluyen verduras de hoja verde orgánicas, zanahorias y brócoli. También puedes regalarles un poco de manzana de vez en cuando. Asegúrate de lavar la comida antes de servirla.
  • Agua limpia y fresca ilimitada: puedes usar un plato de agua, pero una botella de agua realmente es la mejor opción. Busca una que tenga un rodamiento de bolas doble en el pico para ayudar a evitar el goteo.

Arreglo y limpieza de los gerbillos

Los gerbilinos no necesitan baños de agua. En lugar de eso, dale a tu mascota un tazón pequeño de arena de baño para chinchilla para que se meta y se limpie en la arena. La arena lo ayudará a exfoliar la piel muerta y eliminar el exceso de grasa, y es una mejor opción que los productos de baño de polvo porque el polvo no es bueno para los pulmones de un gerbillo.

Cuidado de la salud de los gerbillos y otras preocupaciones

Es de esperar que tu gerbilino nunca necesite atención médica, y si tú mantienes limpio su hábitat, sus alimentos y agua, esto lo ayudará a mantenerse saludable. La ASPCA recomienda que veas a un veterinario si tu mascota muestra alguno de los siguientes signos.

  • Letargo
  • Pérdida de apetito
  • Diarrea
  • Estornudos
  • Respiración dificultosa
  • Hinchazón inusual o bultos
  • Signos de infestación parasitaria; rascado frecuente, frotamiento de la cabeza
Gerbillo bebé

Nunca levantes un gerbillo por la cola

Las colas de los gerbillos son aproximadamente tan largas como sus cuerpos, y aunque puede ser tentador atrapar a tu mascota por la cola si tienes dificultades para atraparlo, evita el impulso. Puedes lastimarlo e incluso lesionarlo si lo haces. Simplemente trata de ahuecarlo con tus manos.

Gerbillos con otras mascotas

Los gerbillos son bastante sociales, por lo que es mejor que tengan al menos otro gerbilino con quien convivir. Si quieres evitar una explosión demográfica, asegúrate de que ambos sean del mismo sexo, y de preferencia machos, ya que las hembras son más agresivas.

En cuanto a mezclarse con otras mascotas, generalmente es mejor evitarlo. Pueden pelear con otros roedores si se mantienen en espacios reducidos, y solo el estrés podría ser perjudicial para su salud. También es mejor mantenerlos alejados de los gatos y los perros, sin importar qué tan confiable creas que puedan ser estas otras mascotas. Todo lo que necesitas es un accidente para que pierdas a tu pequeña mascota.

Cuidando a tu gerbillo

Los gerbillos son criaturas sensibles, y los cambios pueden estresarlos. Cuando lleves a tu nueva mascota a casa por primera vez, dale tres o cuatro días para que se acostumbre a su nuevo entorno. Simplemente cambia su comida y agua, y quizás puedas cubrir su acuario para ayudarlo a sentirse más seguro. Después de que este período inicial haya pasado y él se sienta cómodo en su nuevo entorno, puedes comenzar a interactuar con él. Ofrécele una pequeña porción de su comida favorita cada vez, y estarás en camino de construir un vínculo que durará toda la vida.

Cómo cuidar a los gerbillos