Cómo cuidar a un gecko

Dra. Pippa Elliott, MVZ
Gecko leopardo

Los geckos son como los hámsteres del mundo de los reptiles; son adorables, fáciles de cuidar y son excelentes mascotas de arranque para los entusiastas de los reptiles. Sin embargo, es importante aprender la forma correcta de cuidar a tu mascota geco antes de llevarlo a tu casa.

Familiarizándose con los cuidados de las lagartijas gecko

Los geckos son lagartos del tamaño de una mano y una gran historia de éxito en el mundo de los reptiles. Según Lagartopedia, hay alrededor de 1.500 especies de gecos que ocupan diferentes nichos ambientales, un testimonio de su adaptabilidad. De estos, los que comúnmente se mantienen como mascotas son el gecko leopardo, el gecko con cresta y el gecko africano de cola gorda. Estas especies tienen en general los mismos requisitos de cuidado y la reputación de ser amigables, lo que las hace ideales para principiantes.

Morfos de los gecos

Además, los 'morfos' son populares entre los adictos al geco. De acuerdo con Artroposfera, estos son gecos criados selectivamente para producir patrones de piel inusuales o colores que no ocurren en la naturaleza. Ejemplos de esto incluyen:

  • Geco de cola de zanahoria (que tiene una cola naranja llamativa)
  • Súper Nieve (con rayas blancas y negras)
  • Albino
  • Rayas rojas (tiene dos rayas rojas continuas que recorren la longitud del cuerpo)

Cuidados necesarios para tu gecko

Los geckos viven de 15 a 20 años. Así que, a diferencia del humilde hámster, tu gecko estará presente por mucho tiempo. Si el geco es la mascota de un niño, esto significa que su cuidador puede crecer y salir de casa, así que asegúrate de estar contento con este nivel de compromiso. Los geckos pueden vivir solos o en grupos, pero con solo un macho por tanque para evitar las peleas. Por supuesto, solo querrás tener un macho con hembras si estás preparado para los huevos y las crías resultantes.

Vivienda y dieta ideales para tu gecko

Los gecos también son nocturnos, lo que significa que no es esencial proporcionarles una lámpara UVB (como lo es para otros reptiles). Sin embargo, los geckos son de sangre fría y necesitan la provisión de una fuente de calor constante. Los gecos son insectívoros y se alimentan de grillos, gusanos de la cera y gusanos de la harina espolvoreados con un suplemento de calcio. Deben tener agua, no tanto para beber sino para humidificar el aire.

Manejando a tu gecko

Los gecos disfrutan de un manejo suave y son caminantes tranquilos en lugar de corredores, lo que los hace menos propensos a lanzarse y perderse. Prepárate para que tu gecko se deshaga de su piel, lo que a veces lo hará parecer bastante cómico. La clave para tener éxito en la crianza de los geckos es cuidar los detalles que hacen la diferencia entre un geco enfermizo y uno feliz, saludable y próspero.

Gecko en una mano humana

El hábitat ideal para un gecko

Visión Animal explica cómo hacer que un geco se sienta como en casa.

Tamaño del tanque

Los gecos habitan en el suelo y no son grandes escaladores, por lo que un tanque largo y bajo está bien. Un solo geco requiere un mínimo de un tanque de 10 galones, 15 galones si son un par y 20 galones para cuatro gecos. Un tanque de vidrio funciona bien con una tapa de malla para evitar fugas. Ten cuidado de no poner tu tanque a la luz solar directa, ya que se pondrá muy caliente para tu mascota.

Sustrato

El revestimiento del suelo se conoce como el 'sustrato.' Mundo Gecko explica cómo los gecos tienen pieles sensibles y también son propensos a los bloqueos intestinales si se tragan el sustrato al alimentarse, así que elige con cuidado. Las mejores recomendaciones son:

  • Repticarpet
  • Papel de cocina o periódico
  • Álamo temblón
  • Césped artificial

Evita la arena, las virutas de madera, los trozos de mazorca de maíz, la arena para gatos o similares, ya que pueden causar enfermedades de la piel o daños en el intestino.

Accesorios y equipo

Dentro del tanque, el gecko debe tener tres áreas: un lugar para esconderse, un espacio para disfrutar del calor y otra área para explorar. Esto permite que el geco cumpla una serie de comportamientos naturales para que no se aburra, tenga miedo ni se frustre. Esto se hace fácilmente con la mitad de la cáscara de coco para un escondite, algunas rocas y ramas para disfrutar y plantas para explorar. Muchas personas optan por las plantas artificiales, pero si te gusta la vegetación viva, siempre comprueba que la planta sea segura si tu gecko la ingiere.

Gecko leopardo dentro del tanque

Calefacción

Un geco frío no puede digerir los alimentos, por lo que mantener la temperatura correcta, día y noche, es vital. Un termómetro es esencial para que puedas revisar el hábitat de tu gecko regularmente. Por la noche, el tanque debe estar en los 70° F / 21° C, aumentando a 80° F a 85° F / 26.5° C a 29° C durante el día. Puedes alcanzar la temperatura ideal con una lámpara de calor negra (no emite luz) o una lámpara roja colocada en un termostato. Además, el geco necesita un lugar más cálido para tomar el sol durante el día, puesto a 88° F a 90° F / 31° C a 32° C. El objetivo es crear un gradiente de temperatura en el tanque para que el geco pueda regular el calor de su cuerpo al pasar de un lugar más frío a otro más caliente, o viceversa.

Iluminación

Los geckos son nocturnos y requieren de sus días y sus noches para mantenerse saludables. Los geckos también registran las estaciones y prefieren un período de luz de 14 horas en verano y un período de luz de 12 horas en invierno. Este efecto se logra mejor a través del uso de temporizadores para mantener las cosas constantes si estás fuera a la hora de que tu geco se va a dormir. Además, a los geckos no les gusta la luz brillante, por lo que los bulbos deben situarse por encima de la tapa de malla del tanque para evitar que el resplandor le dé directamente a tu geco.

Agua y humedad

Coloca un recipiente de agua poco profunda dentro del tanque y mantenlo siempre lleno. Esto ayuda a mantener el nivel de humedad alto, lo cual es importante para una buena salud de la piel. Si el nivel de humedad cae por debajo del 20 por ciento, el gecko puede tener dificultades para deshacerse de la piel muerta. Si esto ocurre, puedes colocar una caja de musgo húmedo dentro del tanque. Esta es una manera fácil de permitir que el geco se ayude a arrojar su piel muerta. Alternativamente, Tienda Animal sugiere que rocíes tu geco dos veces al día con una botella rociadora con nebulizador ligero.

Limpieza del tanque de tu gecko

La limpieza es esencial para mantener a tu geco saludable. Se recomienda que limpies el tanque a diario, lo que significa que debes sacar los excrementos, el sustrato que se haya ensuciado o cualquier comida dejada a medio comer. Además, hacer una limpieza a fondo del tanque de tu geco una vez a la semana es muy importante. Retira todo lo del tanque, incluido el sustrato, y reemplázalo con nuevo. Usa un desinfectante seguro para reptiles para limpiar la piel vieja dejada en el tanque, los accesorios del tanque y el vidrio. No querrás interrumpir el patrón de sueño natural del gecko, por lo que las mejores horas para limpiar son las primeras horas de la noche o la mañana.

Alimentar a tu gecko

¡Si no te gustan los insectos, un gecko no es la mascota para ti! Los geckos comen insectos y un banquete para estos lagartos debe tener cucarachas, grillos, saltamontes, langostas, gusanos de harina, gusanos moros y gusanos de cera en el menú. WikiFaunia sugiere que es difícil sobrealimentar a un geco, aunque tu mascota puede volverse obesa si come demasiados antojitos grasos (es decir, gusanos de cera). Alimenta a tus geckos bebés todos los días, pero tu geco adulto puede saltear comidas y tener días de 'hambre'. Al alimentarlos, ofrece tanta comida como el gecko pueda comer en 10 a 15 minutos.

Sin embargo, es esencial ofrecer insectos sanos y bien alimentados, lo que significa "cargarles los intestinos". Simplemente alimenta previamente a los insectos con vegetales o frutas jugosas y espolvoréalos con polvo de calcio. Como seguro adicional, es bueno rociar los polvos de calcio sobre los insectos antes de ofrecérselos. Luego, coloca las golosinas en un plato poco profundo o un platillo y deja que el geco se agasaje. Perseguir y atrapar a los insectos también proporciona una excelente estimulación mental para el gecko.

Gecko leopardo comiendo

Salud y bienestar del gecko

Afortunadamente, los geckos son generalmente personajes duros y agradablemente resistentes. Como explica Mundo Animalia, los problemas que ocurren a menudo se deben a una mala gestión.

Enfermedad metabólica del hueso

Cuando la dieta de un gecko carece de calcio, la lagartija extrae el calcio de sus huesos para satisfacer las necesidades diarias. Esto conduce a huesos blandos y gomosos que no son capaces de soportar el peso del geco. Los síntomas incluyen un geco que no puede levantarse del suelo y tiene extremidades distorsionadas. La prevención es mejor que una cura, por lo que es mejor alimentar a los insectos cargándoles bien las tripas para que los coma luego tu reptil. Asegúrate de que estén bien alimentados y espolvoréalos con calcio antes de ofrecercelos como alimento.

Enfermedad respiratoria

Cuando la temperatura del tanque baja demasiado, el sistema inmunológico del gecko se estresa. Esto significa que el geco es menos capaz de combatir las infecciones, especialmente las infecciones del pecho. Los signos incluyen un lagarto letárgico con poco apetito y dificultad para respirar. Si notas estos síntomas, busca la ayuda de un veterinario de reptiles, ya que los antibióticos son necesarios. Además, verifica la temperatura de tu tanque para asegurarte de que sea lo suficientemente alta, tanto de día como de noche.

Desprendimiento de cola

Un geco asustado puede arrojar su cola como un mecanismo de escape. La cola vuelve a crecer, pero también es un depósito de grasa para el geco. No te sorprendas si el gecko se come su propia cola, después de todo es como una alacena personal. Además, es importante asegurarse de que un gecko con una cola auto cercenada se mantenga a la temperatura adecuada y esté bien alimentado durante el tiempo que tarde la cola en regenerarse.

Estimulación mental

Aquellos nuevos en el mantenimiento de reptiles a menudo se sorprenden por la cantidad de personalidad que tienen estos pequeños. Los geckos disfrutan de la interacción humana, por lo que se recomienda que juegues según las reglas del gecko y que manejes a tu amigo con mucha suavidad y de noche. Si bien un geco no necesita caminar como un perro, es bueno pasar el tiempo hablando con tu mascota y manejándolo. Además, capturar su propia cena es una gran fuente de satisfacción para los geckos. Eso y tener un entorno natural para explorar.

La higiene y tu gecko

Como lo señala el Centro para el Control de Enfermedades, debes asumir que todos los reptiles portan salmonela y actuar en consecuencia. Asegúrate de lavarte las manos antes y después de manejar un gecko, y nunca coloques al geco o sus accesorios cerca de las áreas de preparación de tus alimentos. Obedece estas precauciones simples y recuerda siempre lavarte las manos, y el riesgo de que una persona contraiga una infección es bajo. Sin embargo, las personas con sistemas inmunitarios débiles (los muy jóvenes, los ancianos o los que reciben quimioterapia) deben ser extremadamente cuidadosos y considerar si es prudente manejar un gecko.

Gecko leopardo sacando la lengua

Ser un entusiasta de los geckos

Cuando sabes cómo cuidar a un gecko, no hay ninguna razón por la que el lagarto no pueda vivir una vida larga y saludable, lo que te brindará placer en los próximos años. Quién sabe, quizás te conviertas en un adicto a los geckos y comiences una línea de morfos únicos admirados por los amantes de las lagartijas del mundo.

Cómo cuidar a un gecko