5 divertidos juegos infantiles para la hora de la cena

Lic. Eliza Martinez
Sopa de letras y numeros con cuchara con el numero cien

Las cenas familiares pueden promover la unión y fomentar relaciones cercanas. Sin embargo, mantener la atención de los niños puede ser un desafío. Para mantener a tus hijos atentos en la mesa, prueba un juego de cena familiar que seguramente ayudará a crear risas y recuerdos para todos.

El juego de letras

Cuando los niños aprenden las letras y las traducen en la capacidad de leer, puede ser muy divertido para ellos. Fomenta su amor por todo lo alfabético jugando con las letras. No solo se divertirán, sino que estarán más enfocados a la hora de compartir la comida familiar.

  1. Elige una letra. Puedes comenzar con "A" y trabajar a través del alfabeto, o elegir una al azar.
  2. Desafía a cada miembro de la familia a encontrar algo en la habitación que comience con esa letra.
  3. El ganador de cada ronda es la persona que primero encuentra una respuesta.

Adjetivos de la cena

Desarrollar su vocabulario mientras disfrutan de su comida puede ser un divertido juego de cena para los niños. Cuanto más tontas sean las palabras que los niños puedan encontrar más diversión. Y si puedes pensar en algunas palabras grandes e interesantes, realmente puedes ayudar a desarrollar el vocabulario de tus hijos a través de juegos de aprendizaje.

  1. Comienza por elegir un alimento que se hizo para la cena, digamos puré de papas.
  2. Haz que una persona describa la comida usando un adjetivo. Pueden usar los cinco sentidos diferentes para encontrar una palabra (cremosa, mantecosa, escamosa, grumosa, etc.)
  3. Tomen turnos alrededor de la mesa hasta que no puedan pensar en más palabras para describir la comida. Verás que nadie querrá ser el que se queda sin adjetivos así que no faltarán descriptores divertidos y claro ¡las consiguientes carcajadas!

Lo mejor y lo peor

Los juegos de mesa para niños deben ser divertidos para toda la familia, como lo es este. No hay duda de que todos tienen partes del día que fueron buenas y partes que no fueron tan buenas. Como a los niños les encanta compartir, este es un juego divertido para que todos hablen y compartan. También es una excelente manera para que toda la familia muestre empatía con los demás y seguramente también los hará reír a veces.

  1. Deja que cada persona cuente algo divertido o emocionante que sucedió durante el día.
  2. Haz que cada persona hable sobre algo que no fue tan bueno.
  3. Ahora vuelvan a compartir algo divertido o gracioso. Harán algo así como un emparedado del día, las buenas experiencias serían el pan, y el relleno las cosas no tan buenas. Para el final de la comida habrán compartido momentos de sus vidas y tendrán en mente el doble de momentos buenos que difíciles.

Las cosas son diferentes

Este es un divertido juego de mesa para niños para todas las edades y les brinda a los niños algunas habilidades para resolver problemas, aunque probablemente no se den cuenta. Es más fácil jugar si sirves tus cenas al estilo familiar en la mesa en lugar de en la barra de la cocina. A los niños les encanta ponerle y quitarle cosas a mamá y papá, así que esta es una manera fácil y divertida de dejar que hagan eso. Puede haber un ganador para cada ronda de este juego.

  1. Haz que una persona cierre los ojos.
  2. Todos los demás jugadores quitan algo de la mesa. Una servilleta, un salero, un tenedor o un rollo de comida son excelentes ideas.
  3. El jugador abre los ojos y debe adivinar qué eliminó cada persona.
  4. El ganador es el jugador que elimina los objetos que no pueden adivinarse.
Familia de cuatro cenando y jugando

Rimando alrededor de la mesa

Las actividades divertidas y de aprendizaje en la mesa de la cena pueden hacer que la familia desarrolle un gran vínculo. Otra forma de ayudar a los niños a desarrollar su vocabulario y divertirse con su familia es a través de palabras que riman. Esto puede ser realmente útil si los niños solo están trabajando en esta habilidad en la escuela, pero también puede ser divertido para los niños mayores.

  1. Comienza con algo en tu plato como la carne.
  2. Haz que los niños piensen en una palabra que rime con pollo como hoyo, rollo, etc. Incluso puedes usar palabras inventadas para niños pequeños. Para los niños mayores, dales un límite de tiempo para agregar más desafío.
  3. Ve alrededor de la mesa hasta que no puedan pensar en más palabras.
  4. Elige una nueva comida.
  5. El mejor rimador de palabras podría obtener un privilegio extra o algún premio especial.

La hora de la cena es una valiosa oportunidad de convivir

No hay duda de que estos juegos de cena harán que tu familia se ría y ame la hora de comer. Tienen que comer, así que también puedes hacer que estos momentos en familia sean beneficiosos para todos. Al disfrutar de algunos juegos en la mesa, puedes hacer que tus hijos se diviertan contigo y disfruten de pasar tiempo juntos. No te detengas con estos juegos. Puedes modificarlos o incluso dejar que tus hijos inventen juegos nuevos. El chiste es jugar y pasar tiempo juntos.

5 divertidos juegos infantiles para la hora de la cena