Perrito agresivo y mordelón

Kelly Roper, Escritora
Perrito mordelón

¿Cómo evitar que un cachorro agresivo que muerde se salga de control? Descúbrelo aquí mismo.

Modificando el comportamiento del perrito agresivo y mordelón

Seamos sinceros. Ninguno de nosotros sueña con un cachorro agresivo que muerde cuando pensamos en traer un nuevo canino a nuestros hogares, pero de vez en cuando eso es exactamente lo que termina sucediendo. Aunque el comportamiento es definitivamente desagradable, no tiene que convertirse en un hábito de por vida. Puedes tomar el control de la situación y enseñarle a tu mascota que morder es inaceptable.

Primero, examinemos cómo los cachorros se vuelven más mordelones, y luego cubriremos formas de bajar su agresividad mordelona.

Jugar a morder lleva a morder agresivamente

Morder es un comportamiento natural entre los perros. Los perros se muerden entre sí para jugar, para probar su fuerza y para mostrarse quién es el jefe. Cuando un cachorro deja a su familia canina para venir a nosotros, trae consigo la misma manera de pensar y comportarse con él.

Los juegos de mordidas pueden escalar

Siempre puedes ver a los nuevos dueños de cachorros en una multitud. Son las personas con todas las pequeñas marcas de punción en los dedos, las manos y los antebrazos. Los cachorros, naturalmente, quieren probar todo con la boca, y terminan mordiéndonos en el proceso. Si bien la actividad es inofensiva al principio, incluso el juego de morder puede convertirse rápidamente en algo doloroso cuando un cachorro se vuelve más audaz.

Señales de un perro agresivo

Morder agresivamente es mucho más serio que jugar a morder. Un cachorro agresivo generalmente expresa su voluntad de morder bajando la cabeza mientras gruñe y te mira fijamente. Ya sea que el cachorro esté cuidando un juguete, una galleta o su zapato favorito, está tratando de establecer control y dominio sobre ti.

Entrenamiento para un cambio de comportamiento

Esto nos lleva al corazón del asunto. Ya sea que tu cachorro muerda en el juego o que realmente sea un asunto de preocupación, es crucial detener el comportamiento antes de que se convierta en un hábito arraigado. Todo se reduce a enseñarle a tu cachorro su lugar adecuado en el paquete familiar.

Enseñar a los cachorros a no morder

Para enseñar a un cachorro a no morder, primero tienes que hacerle entender que hay límites. Tiene que haber una regla firme de que nunca se le permite al cachorro envolver sus dientes alrededor de la mano de alguien, incluso si es solo durante el juego. No tiene sentido enviar un mensaje mixto de que morder está bien en algunas circunstancias y no en otras. Los cachorros simplemente no son lo suficientemente sofisticados como para descubrir la diferencia, por lo que depende de nosotros ser consistentes.

Asegúrate de que todos en tu hogar entiendan por qué esto es necesario y acepten la regla desde el principio.

Consejo Uno: Un firme "NO"

Entrenando al cachorro

Un firme "NO" es el primer paso para enseñarle a tu cachorro a no morder. Cuando tu cachorro trate de usar sus dientes contra ti, envuelve con tu mano inmediatamente su boca alrededor del hocico y dile "No" con voz fuerte y firme. Tu mano no debe estar lo suficientemente apretada como para cortar el suministro de aire, pero debe estar lo suficientemente ajustada para demostrarle que tú tienes el control. Deberás repetir esta corrección cada vez que tu cachorro intente usar sus dientes sobre ti.

Consejo dos: tiempo fuera

Cuando un firme "NO" no es suficiente por sí mismo para tranquilizar a tu cachorro, debes hacer un seguimiento con un tiempo de castigo. Esto significa encerrarlo en su jaula o encerrarlo en otra habitación. Esto le enseña que tú tienes el control y que no será recompensado con más atención cuando muerda.

Consejo tres: evitar el juego rudo y burlas

Un emocionante juego de guerritas puede ser muy divertido, pero este es exactamente el tipo de juego que involucrará a los instintos primarios de un cachorro más agresivo. Sostener un juguete fuera de su alcance para alentarlo a lanzarse para alcanzarlo también puede frustrarlo lo suficiente como para morder.

Mantén el tiempo de juego en control y opta por juegos que no impliquen luchas de poder.

Consejo cuatro: manzana amarga

La manzana amarga es un producto en aerosol que disuade a los perros de masticar casi cualquier cosa en donde la rocíes. Puedes usarlo en tus muebles, alfombras e incluso en tus manos. Cuando la lengua de tu cachorro entra en contacto con el sabor, él inmediatamente retirará su boca. La mejor forma de usar este producto durante el entrenamiento es rociarlo en tus manos, darle unos segundos para que se seque y luego tener contacto casual con tu cachorro. No hay necesidad de animarlo a que realmente te trate de morder. Solo acarícialo, y deja que su instinto natural de usar su boca en tus manos lo lleve al área amarga. Inmediatamente conectará el sabor desagradable con poner la mano en la boca, y tú habrás mantenido la consistencia al no alentarlo a masticar o morder.

Puedes repetir este entrenamiento según sea necesario e incluso combinarlo con el firme "NO" y, si es necesario, un poco de tiempo de espera castigado.

Consejo cinco: nunca golpearlo

Si quieres que tu cachorro controle su comportamiento, también tú debes mantener el control del tuyo. Si bien la necesidad de darle un bofetón a tu perro cuando muerde puede parecer un reflejo natural, evítalo a toda costa. Golpear a tu perro solo alimentará su agresividad y su instinto natural para protegerse, y a su vez llevará a más mordiscos.

Cuando tu mascota muerda, recurre a los dos primeros consejos ofrecidos. Esto castiga a tu perro de una manera aceptable y lo remueve de la situación el tiempo suficiente para recuperar la compostura.

Atención y guía ayudarán cambiar el comportamiento agresivo de tu perro

Si quieres evitar que un cachorro agresivo y mordedor se convierta en una amenaza doméstica, los límites deben establecerse mientras es joven. Al igual que con cualquier niño humano, la guía firme y la disciplina justa son las claves para moldear el buen comportamiento.

Perrito agresivo y mordelón