Apareamiento de perros, guía de cuidados y procedimientos

Kelly Roper, Escritora
Perros besandose

El tema del apareamiento de los perros podría parecer algo que sería mejor que los propios perros lo manejasen solos. Sin embargo, hay cosas que debes entender sobre el proceso para mantener a tus mascotas seguras y saludables.

Acerca del apareamiento de perros

Preocupaciones éticas

Los perros no tienen que aparearse como una necesidad biológica o de salud, incluso si planeas no esterilizarlos o castrarlos. Si estás considerando aparear a tu mascota, hay algunas cuestiones clave que debes tener en cuenta.

  • ¿Por qué quieres producir una camada? Si se trata simplemente de una ganancia monetaria, esta no es razón suficiente para seguir adelante. Si se trata de producir un cachorro, que puedas mantener como acompañante de tu mascota actual, sería mucho más seguro y menos costoso simplemente adoptar otra mascota de un refugio.
  • ¿Realmente podrás encontrar un hogar para cada cachorro potencial? Hay tantas mascotas sentadas en refugios en este momento que producir otra camada podría simplemente aumentar la crisis.
  • ¿Son tus perros lo suficientemente saludables para reproducirse? Cualquier perro de cría debe tener un chequeo de salud de su veterinario. Los perros que tienen condiciones médicas/físicas en curso, defectos congénitos o problemas de temperamento no deben usarse para la reproducción.

Edad apropiada

Ahora considera la edad de crianza adecuada para tu mascota. Las hembras pueden entrar en su primer ciclo de celo a los seis meses de edad, pero esto no significa que estén listas para reproducirse. Del mismo modo, un macho de cuatro a seis meses de edad puede estar físicamente dispuesto y ser capaz de producir una camada, pero aún es demasiado joven para usarlo como semental. Ningún perro debe usarse para reproducción hasta que madure física y mentalmente. Criar demasiado joven puede agotar los recursos propios de un perro, puede obstaculizar su desarrollo y en casos extremos puede provocar lesiones y/o la muerte. Todos los perros utilizados para la cría deben estar actualizados en todas las vacunas.

Pautas generales de madurez:

  • Razas de perros pequeños: entre doce y dieciocho meses de edad
  • Perros medianos: entre quince y dieciocho meses
  • Razas grandes de perros: Aproximadamente dieciocho a veinticuatro meses de edad

Algunos dirán que puedes criar a partir del segundo celo, pero en realidad debería depender de su edad y madurez, ya que los ciclos de celo pueden variar mucho de un perro a otro.

En general, es mejor retirar a una perra de la reproducción alrededor de los cinco años, aunque los perros pueden continuar hasta aproximadamente los diez años, dependiendo de su fertilidad.

Preparación de la perra

Lo más importante es que deberías observar a tu perra para ver si está lista para su ciclo de celo. Idealmente, es una buena idea que le hagas el corte de pelo y lavado a tu perra justo antes de que llegue la temporada, y que le recorten el pelo cercano al área directamente alrededor de su vulva para presentar una entrada limpia y clara. En cuanto a la nutrición, es importante que tu perra tenga el peso deseado para su tamaño. La obesidad presenta problemas durante el trabajo de parto, y una perra con bajo peso ya está comenzando con un déficit cuando debe compartir sus propios recursos con crías en crecimiento.

Preparación del macho

Al seleccionar un perro para una perra, debes considerar su tamaño. Mientras que los machos son generalmente más grandes que las hembras, una pareja ideal es casi del mismo tamaño y peso. La hembra no sostiene todo el peso del macho durante la reproducción, pero un semental significativamente más grande sí podría lastimarla. Además, considera el tamaño de los posibles cachorros cuando se crucen. Si los cachorros son demasiado grandes para el nacimiento, la perra puede necesitar una cesárea.

La gestión de los perros machos es muy parecida con la de las perras hembras, aunque su papel es mucho más corto en todo el proceso de la producción. El perro debe estar completamente bañado, y cualquier exceso de cabello cuidadosamente recortado de la vaina sobre su pene. Es posible que un macho le provoque una infección a una perra, por lo que es esencial tener los genitales limpios y libres de residuos. El semental también debería tener un buen peso y alimentarse con una dieta bien equilibrada para mantener su condición física máxima. Sin embargo, es prudente abstenerse de alimentar al semental hasta después de que haya tenido lugar la reproducción, o puede vomitar su cena.

El procedimiento de apareamiento

La mayoría de las parejas caninas son capaces de realizar un apareamiento bajo la atenta mirada de un criador. Sin embargo, es posible que necesites ayudar a los perros a ponerse en posición si uno o ambos tienen dificultades. Una perra que está lista para tener aparearse le permitirá al macho aspirar y lamer su vulva mientras mantiene su cola levantada y fuera del camino. Idealmente, el macho montará a la perra por detrás y procederá a penetrar la vulva con su pene.

El amarre

En solo unos momentos, dos glándulas a cada lado del pene comenzarán a hincharse dentro de la vulva, produciendo una respuesta de sujeción de la perra que resulta en un amarre. Durante el amarre, la mayoría de los espermatozoides se dirigen al canal. El macho puede optar por permanecer encima de la perra, o ligeramente a su lado. También puede girar para que los dos estén mirando en direcciones opuestas. Lo importante es mantenerlos calmados para que no se lastimen los genitales de los perros. El amarre generalmente dura de diez a treinta minutos, y luego la hinchazón disminuye y los perros se pueden separar. Normalmente, se necesita un amarre para una crianza exitosa, sin embargo, una perra puede quedar embarazada incluso si no terminan teniendo el amarre durante el apareamiento.

Cuidado después del apareamiento

Inmediatamente después del apareamiento, es mejor confinar a la perra a su jaula durante los próximos treinta minutos para evitar que orine y expulse una buena cantidad del semen del semental. En cuanto al macho, debes asegurarte de que el pene se haya retirado completamente a la vaina. No fuerces que esto suceda, solo mantenlo calmado y revisa de vez en cuando.

Con qué frecuencia se realizan los apareamientos

Aunque no se puede confiar únicamente el apareamiento para reproducción con base al día del celo de la perra, muchas crías exitosas se llevan a cabo durante los días nueve, once y trece del ciclo. Solo es necesario permitir un buen apareamiento cada día para que dos perros sanos y fértiles produzcan una camada. Algo más que esto agota el conteo de esperma del macho y agota a ambos animales. Además, los espermatozoides pueden vivir y fertilizar los huevos durante varios días después de un apareamiento. Esto probablemente requerirá que estén separados durante su ciclo de celo para asegurar que haya un espacio adecuado entre los apareamientos.

Método alternativo de apareamiento

Existe un método alternativo de apareamiento de perros que tiene mucho éxito en la producción de camadas. Se llama inseminación artificial, y tu veterinario puede realizar esta tarea por ti. El veterinario recogerá una muestra de esperma del macho e inyectará el esperma en la vulva de la perra con una jeringa estéril. Este método prácticamente elimina el riesgo de que cualquiera de los perros desarrolle una infección del tracto urinario o una enfermedad venérea, como la brucelosis canina.

Próximos pasos

Una vez que se completa el apareamiento, el siguiente paso es observar los síntomas del embarazo de la perra.

Apareamiento de perros, guía de cuidados y procedimientos