Ciclo del celo en perras, síntomas y cuidados

Kelly Roper, Escritora
Perra en celo con calzón sanitario

Comprender el ciclo de celo de una hembra puede ayudarte a prepararla para un apareamiento o para evitar una camada no deseada. Descubre cómo funciona el ciclo y cómo detectar cuándo una hembra está entrando en temporada de celo.

El ciclo de celo

Fertilidad

Cuando una hembra entra en "celo" o está en "temporada", su cuerpo se está preparando para la reproducción y la posibilidad de producir una camada. De acuerdo con la Facultad de Ciencas Veterinarias de la UNCPBA de Argentina, el ciclo se divide en etapas.

  • Proestro: esta etapa generalmente dura alrededor de nueve días y está marcada por un aumento en el nivel de estrógeno de la hembra. Aún no estará receptiva a los avances masculinos, pero mostrará muchos de las señales de celo que se describen a continuación.
  • Estrus: durante esta etapa, que también dura unos nueve días, los niveles de estrógeno disminuyen mientras aumentan los niveles de progesterona. La hembra comenzará a ovular durante esta etapa, lo que significa que una serie de óvulos se liberarán de sus ovarios y estarán disponibles para la fertilización. Ahora comenzará a ser receptiva a los intentos de un macho de criarla.
  • Diestro: Esta etapa dura aproximadamente dos meses. Los niveles de progesterona siguen siendo elevados, pero la hembra ya no será receptiva a los intentos de un macho de reproducirse con ella.
  • Anestrus: esta es la etapa de reposo que dura hasta que la hembra vuelve a entrar en celo.

Edad cuando comienza el celo

Si bien no es una regla escrita en piedra, la mayoría de las hembras entran en su primer ciclo de celo alrededor de los seis meses de edad, aunque algunas hembras esperan hasta los 12 y 18 meses de edad. Las hembras de raza muy grande pueden comenzar con su ciclo a los 24 meses de edad.

Frecuencia de los ciclos

Si bien muchas hembras mantendrán un cronograma bastante estable de entrada en temporada aproximadamente cada seis meses, puede variar. Algunas hembras solo entran en celo una vez al año, mientras que otras pueden entrar en temporada cada cuatro meses. Sin embargo, estas temporadas "extra" no siempre son fértiles. Una vez que una hembra tiene su primer celo, puedes realizar un seguimiento de los ciclos posteriores para determinar cuál será su patrón natural.

Señales de que una hembra está en celo

Los signos comunes que puedes esperar ver cuando una hembra está en temporada incluyen:

  • Cambio de humor: algunas hembras muestran un cambio en el estado de ánimo poco antes de que comience su celo, e incluso pueden mostrarse un poco sensibles. Piensa en ello como el equivalente del síndrome premenstrual en tu perra.
  • Pezones hinchados: a veces, pero no siempre, los pezones y las mamas se hincharán levemente. Esto también puede ser un signo de un embarazo fantasma, cuando una hembra puede comenzar a mostrar signos de estar embarazada, incluso si no lo está. Por lo tanto, observa si esto sucede, pero generalmente se resuelve en unas pocas semanas después de que finaliza el ciclo.
  • Interés repentino de los machos: los machos son excelentes detectores de la alerta inicial y pueden oler el cambio en las hormonas de una hembra antes de que incluso entre completamente en celo.
  • Vulva hinchada: la vulva puede mostrar algo de hinchazón, pero es bastante variable, algunas hembras apenas se hinchan, mientras que otras se hinchan como una pelota de golf.
  • Posicionar la cola en alto: cuando una hembra está lista para aparearse, por lo general permanecerá quieta mientras el macho investiga su vulva. Ella sostendrá su propia cola y la moverá de un lado a otro para asegurarse de que capte el olor.
  • Descarga de sangre: suele ser el indicador más seguro de que el ciclo de celo ha comenzado, con una descarga de color rojo rosado en la primera semana que generalmente cambia a un color bronceado durante el período fértil y luego vuelve a cambiar a un color rojizo antes de detenerse gradualmente. Algunas hembras se mantienen extremadamente limpias, y puede ser difícil saber si están en temporada.

Cuidando a tu hembra mientras está en celo

Cuidar a tu hembra mientras está en celo es relativamente simple.

  • Mantén una estrecha vigilancia sobre ella. Esto es principalmente para protegerla de una reproducción no deseada porque los machos pueden detectar el aroma de una hembra en celo desde cierta distancia, y viajarán desde cuadras de distancia para encontrarla.
  • Sé paciente y amable con ella. Puede sentirse un poco desencajada durante la etapa de proestro.
  • Evita bañarla hasta que deje de descargar por completo. De esta forma, puedes darte cuenta de que su cuello uterino ya está cerrado de nuevo y que es menos probable que desarrolle una infección vaginal/uterina por el agua del baño.
  • Si has determinado el patrón de ciclo de celo regular de tu hembra y tienes la intención de aparearla, haz que la revisen de la brucelosis antes de su próximo ciclo de celo, y solicita que el dueño del semental también haga revisar al macho. La brucelosis es una infección bacteriana que se transmite sexualmente entre machos y hembras, y puede causar infertilidad en ambos sexos.

Siempre es bueno saber

Puede que nunca aparees a tu hembra, pero sigue siendo una buena idea tener una comprensión básica de los ciclos de celo para que sepas por lo que está pasando. Si quieres eliminar toda posibilidad de que alguna vez tenga una camada, puedes pedirle a tu veterinario que la esterilice. De esa manera nunca más tendrás que lidiar con su ciclo de celo nuevamente.

Ciclo del celo en perras, síntomas y cuidados